La ciudad

Un cura le pidió al gobierno que "supere la paranoia de la desestabilización"

Daniel Siñeriz expresó que los robos a supermercados de la semana pasada no estuvieron organizados y que se trató de "uno de los tantos síntomas de quiebre del pacto social".

Sábado 29 de Diciembre de 2012

El padre Daniel Siñeriz, reconocido por su trabajo social en zonas vulnerables de Rosario, consideró que los robos ocurridos la semana pasada en distintos puntos de la ciudad representa "uno de los tantos síntomas de quiebre del pacto social", a la vez que consideró que esos episodios "no fueron organizados" y llamó a los gobiernos a que "superen la paranoia de la desestabilización".

El representante de la parroquia de San Joaquín y Santa Ana ubicada en Nuevo Alberdi Oeste, habló con el programa "Convenio" de La Tres para analizar lo ocurrido en vísperas de Navidad cuando se desató una ola de robos contra supermercados, la mayoría de propietarios de nacionalidad china. También se refirió a las semejanzas que esos episodios encontraría con la crisis de diciembre de 2001.

"Es una cuestión compleja. Son procesos distintos. En estos once años pasaron cosas positivas para superar la crisis del 2001. Pero tambien hay situaciones que empeoraron y que llevan a un proceso de descomposicón de la sociedad como el crecimiento del narcotráfico, que fue exponencial. El narcotráfico se supera así mismo y eso trae mucha violencia", sostuvo el párroco.

Siñeriz sostuvo que los robos del 20 y 21 de diciembre pasado representan "uno de los tantos síntomas de quiebre delpacto social. El pacto social es lo que sostiene, con normas conscientes o inconscientes, la convivencia de una sociedad. Después está la impunidad, que es una de las grietas más profundas del paco social. Quita toda confiabilidad y deja abierta la posibilidad de que crezca la corrupción".

Siñeris consideró que, tras los robos de la semana pasada, las autoridades "están buscando estúpidamente culpables organizativos. Esto no se organiza en un rato o en dos o tres días en una charla de café o en un búnker. Esto que sucedió es algo que venía caminando y que en un momento explotó porque se juntó pólvora.

"No hay una organización detrás de todo esto. Que los gobiernos superen toda esta cuestión de la paranoia de la desestablización. Ese planteo de inestabilidad de los gobiernos es paranoico. Acá hay que salvar a la gente, y la gente está hecha pelota. Como está hecha pelota, hace pelota las cosas. Ese síntoma que se ve en la calle es el que visibiliza el problema, pero el problema es más profundo, porque el desconocimiento del otro está en quienes trazan los planes para que este sistema sigua depredando y despojando".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario