Pandemia

Rápidos, fáciles de procesar y confiables, así son los nuevos test de coronavirus

Las pruebas descomprimirán los laboratorios que hacen el diagnóstico de la enfermedad y triplicarán la capacidad de testeo

Martes 29 de Septiembre de 2020

Rápidos, fáciles de procesar y confiables. Con esas tres palabras describen los bioquímicos a los test de Covid-19 que desde este martes comenzaron a implementarse en Rosario. En tiempos en que la población se va curtiendo en terminología médica desconocida antes de la pandemia, incluso se animan a llamarlos por su nombre "pruebas de antígenos", ya que detectan una proteína del virus. El nuevo método, aseguran, permitirá descomprimir la demanda de los laboratorios públicos y ampliar al triple la capacidad de testeo.

Las pruebas comenzaron a usarse ayer en el barrio Libertad, de la comunicad Qom, en el marco del trabajo territorial que desarrollan los equipos de los centros de salud que recorren casa por casa buscando personas con síntomas del virus.

Y también en los camiones sanitarios instalados en el predio Ferial Parque Independencia (Ex Sociedad Rural) donde se desarrolló el acto en el cual el presidente de la Nación, Alberto Fernández, prometió fortalecer las acciones que se desarrollan en la ciudad para mitigar los efectos de la pandemia. Y, entre otras cosas, anunció que se iban a triplicar los testeos que se realizan para hallar en forma temprana la enfermedad.

El test rápido de antígenos es uno de los tres tipos de pruebas que actualmente se usan para detectar la presencia del Covid-19. El ministro de Salud, Ginés González, presentó las pruebas el miércoles pasado. Según se explicó en esa oportunidad, la ventaja de estos test es que no requieren ningún equipamiento especial tanto para la toma de las muestras como para la lectura de los resultados.

Esta característica de los test permite agilizar la capacidad de testeo, fortaleciendo la estrategia preventiva basada en el diagnóstico precoz, el aislamiento de los casos confirmados y el seguimiento de sus contactos estrechos. Además, indicaron, contribuirá a aliviar la tarea de los laboratorios de biología molecular, saturados una demanda que crece al mismo compás que aumentan los contagios.

Según advierte Ana Laura Cavatorta, investigadora del IBR/Conicet y responsable del área de biología molecular del Centenario, "la elección de un método de diagnóstico tiene que ver con el objetivo, la función y, sobre todo, la situación epidemiológica". En este momento, "de alta circulación del virus, los test rápidos como los de antígenos tienen el beneficio de determinar rápidamente en una población quiénes son positivos y permiten aislar rápidamente a los pacientes".

En este sentido, considera, "son muy buenos para emplear en testeos masivos porque tienen altos valores predictivos en el caso de los resultados positivos, mientras que si los análisis son negativos, se necesita confirmarlo con un método más sensible (como el de PCR)".

Más capacidad diagnóstica

La principal característica que tienen los test de antígenos es que permiten contar con el resultado "en menos tiempo y resultan más económicos que las pruebas diagnósticas que venían realizándose hasta ahora y tienen una buena sensibilidad y especificidad", señala Eduardo Anchart, director de Bioquímica del municipio y responsable del laboratorio del Cemar, uno de los primeros autorizados para realizar pruebas diagnósticas de Covid-19.

En el país hay dos grandes grupos de pruebas de detección de coronavirus. "Las que buscan algún material del virus y las que arrojan un resultado positivo cuando el virus ha estado presente en el organismo, es decir las que buscan anticuerpos", señala el profesional. Las pruebas de PCR y las de antígenos pertenecen al primer grupo, en el segundo se alistan los test serológicos.

Los análisis de PCR (por las siglas en inglés de "Reacción en Cadena de la Polimerasa") que actualmente se usan para el diagnóstico de la enfermedad permiten detectar un fragmento del material genético del coronavirus, mediante el análisis en un laboratorio de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada. Estas pruebas tienen alta especificidad y alta sensibilidad, y precoz porque se detecta virus en las primeras fases de la infección respiratoria.

Los test de antígenos, recientemente incorporados, se realizan a través de una muestra nasal o de saliva y detectan la proteína del virus en alrededor de 20 minutos. El test funciona mediante tiras reactivas, similar a una prueba de embarazo. Si el resultado es positivo, el caso se informa como positivo, si es negativo y la sospecha médica persiste, se confirma el diagnóstico mediante PCR.

Los test serológicos se hacen mediante análisis de sangre y permiten detectar los anticuerpos producidos tras el contacto con el virus. Si el resultado en este último test es positivo, quiere decir que hay inmunoglobulinas; la persona analizada ya ha estado expuesta al virus y falta saber si se trata de una infección activa o pasada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS