La ciudad

Por la situación social, aumentaron las consultas para emigrar del país

Estiman que se acercan al nivel de 2001, pero sin la desesperación de aquel momento. Trámites más tranquilos para "dejar una puerta abierta".

Domingo 29 de Julio de 2018

Las consultas para emigrar del país vienen en alza. Los interesados promedian entre 20 y 40 años y si bien prefieren España e Italia, también eligen otros destinos. En general, la situación económica y social lideran los motivos de quienes en Rosario piden turnos por asesoramiento y ciudadanías pensando en irse a corto o mediano plazo, "como dejando una puerta abierta", según señalan. En algunos lugares, las diligencias están llegando a los niveles de 2001 y, aunque sin la desesperación de aquel momento, la tendencia a buscar otros cielos no pasa desapercibida.

¿Todos concretan la idea? A nivel local, en la delegación de la Dirección Nacional de Migraciones, explicaron que no hay datos al respecto. La obtención de visas tampoco es un buen termómetro porque España e Italia no la requieren, y son estos países justamente, los más elegidos para hacer pie en Europa rumbo a otros destinos. En la tierra del Dante, se obtiene ciudadanía por residencia y quienes tienen esa posibilidad, prefieren viajar, radicarse un tiempo, obtenerla y después buscar el lugar de sus sueños.

Las redes sociales y las filas en las puertas de los consulados dieron las señales. Las primeras hablaban de angustia, despedidas y aeropuertos, las segundas de ansiedad y esperanzas. ¿Por qué se van? Para encontrar la estabilidad y seguridad que aquí les resultan esquivas y por un futuro más creíble para sus hijos, resumieron los consultados. Más aún, dicen que no les molesta que en otros países los llamen sudacas, si la vida cotidiana se vuelve previsible.

En las instituciones que brindan asesoramiento para radicarse en el extranjero, la actividad creció a ojos vista. Hay turnos y esperas, consultas telefónicas y por correo electrónico porque para emigrar sin sobresaltos hay un primer paso insoslayable: tener la documentación en regla o armar las carpetas lo más completas posible. Esto incluye la búsqueda de alguna partida, a veces incunables, de un antepasado inmigrante. Y quienes no tienen esta posibilidad, suelen tomar las visas anuales por trabajo o vacaciones que otorga Australia, Nueva Zelanda y Francia, entre otros países.

Sin desesperación

"Notamos un crecimiento de consultas con intención de emigrar, casi a los mismos índices de los años 2001 y 2002", explicó Leandro Zaccari, presidente de la Fundación Migrantes y Refugiados Sin Fronteras, una organización no gubernamental que trabaja estas temáticas desde 1997. Y dijo que este ascenso que se venía insinuando tres años atrás, alcanzó su pico en febrero y marzo, una especie de cresta en los números que vienen atendiendo desde hace dos décadas.

"En 2001, la gente se iba casi con desesperación, sin tener los documentos en regla; hoy lo hacen más tranquilos, pero sí hay un crecimiento muy importante de las consultas", comentó. En ese marco, comienzan con la homologación de títulos universitarios, trámites para ciudadanía y posibilidades laborales en el destino, diligencias en las que asiste la Fundación, cuyo objetivo es hacer los procesos migratorios ordenados y por lo tanto factibles.

"No siempre se emigra por crisis económica, también buscando una mejor calidad de vida, para no tener problemas de seguridad y si son matrimonios jóvenes, por el futuro de sus hijos", comentó. Y ubicó la franja etaria entre los 20 y 40 años, mujeres y varones casi por partes iguales y también parejos en cuanto a calificación laboral o no. Entre los profesionales, hay médicos, odontólogos e ingenieros, dijo Zaccari, recién llegado de Ginebra donde participó en la reunión anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur), donde la Fundación participa desde 2014.

Jóvenes y profesionales

Desde el Istituto Nazionale Assistenza Sociale (Inas) que, en Buenos Aires 1563, brinda asesoramiento para italianos y descendientes, Marcela Parello, fue categórica. "En la actualidad hay mucha demanda para tramitar la ciudadanía y lo primero que nos dicen es que se van", enfatizó. Y dijo que la nacionalidad italiana opera de salvoconducto para después partir hacia otros destinos como España, Nueva Zelanda, Australia y Londres, antes de que cambien sus normativas.

"La mayor parte pertenece a clase media acomodada, muchos profesionales", detalló. Y citó el ejemplo de una pareja joven que vendió todo y viajó el pasado 31 de mayo, con sus tres pequeños hijos, aún en la etapa de trámite, porque tuvieron un episodio muy fuerte de inseguridad", relató.

Una entidad como puente

La Fundación Migrantes y Refugiados, que atiende en Zeballos 445, articula con distintos niveles del Estado e instituciones análogas en el mundo, y aborda en forma integral estas dos situaciones. Atiende entre 1.000 y 1.200 consultas mensuales, de las que un 60 por ciento (ciudadanía, homologación de títulos) "podría vincularse a una potencial emigración, el resto es inmigración". Desde 2014, es organismo consultivo de Naciones Unidas y trabaja en el reconocimiento de derechos de migrantes y ciudadanos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario