clasico rosarino

La provincia negó de plano que la policía haya reprimido en la previa del clásico

El secretario de Seguridad Deportiva, Diego Maio, aseguró que, frente a la gran afluencia de espectadores, "se implementó un protocolo para que las tribunas no colapsaran y no tengamos que lamentar algo peor". 

Lunes 16 de Septiembre de 2019

"La policía no hizo represión. Implementó un protocolo de retención de gente para que las tribunas no se colapsaran y no tengamos que lamentar algo peor", afirmó el director de Seguridad Deportiva de la provincia, Diego Maio, en relación con los incidentes que se registraron en la previa del clásico rosarino en el Gigante de Arroyito.

Media hora antes de que empezara el partido que ayer empataron Central y Newell's hubo situaciones de violencia y tensión entre el público que pugnaba por entrar y la policía. El problema se disparó porque había hinchas que, a pesar de tener su entrada, no pudieron ingresar el estadio.

"Hay una denuncia del club que detectaron una importante cantidad de entradas falsificadas"

"El operativo se realizó con normalidad hasta cerca de las 15 cuando la cantidad de gente desbordó la capacidad de las tribunas populares", aseguró Mario, en una conferencia de prensa realizada hoy en la sede local de la gobernación, y añadió: "A esa hora se procedió al cierre de los ingresos, porque habían 11 mil personas en la popular norte".

Embed

"Esa gente fue trasladada hacia las puertas 3 y 4, es decir hacia la popular sur. En ese momento había unos 4 mil lugares para ocupar. Unos diez minutos después quedó colmada la popular sur", explicó.

>> Leer más: Prometen resarcir a hinchas tras incidentes

Asimismo, destacó que, cuando quedó completa la tribuna sur, el comité de crisis "tomó la decisión de trasladar a unas mil personas a la platea de Cordiviola", y siguió: "Unos minutos más tarde empezó a llegar mucha gente que tenía su entrada y con toda razón estaba muy enojada porque no podía ingresar".

"Eso ocurrió porque se mezclaron con el público que llegaba para ir a populares. Y en ese momento comenzó a ser agredido el personal policial que hacía la contención", señaló Maio.

maio.jpg
"Se decidió cerrar los ingresos al estadio porque estaba colmado"

"La policía no reprimió, implementó un protocolo de retención de gente para que las tribunas no se colapsen y no tengamos que lamentar algo peor", destacó el funcionario del área de seguridad, y afirmó: "Había que hacer una contención de gente porque si hubiese ingresado esa cantidad de público, la realidad indica que hubiésemos tenido que lamentar algo mucho peor ".


"Las cámaras de video vigilancia arrojarán la información de si el personal policial actuó bien o mal"

Maio aseguró que "se hizo un trabajo muy fuerte entre el club y la policía para controlar que la gente llegue al club con las entradas o con el carné de socio", e indicó: "Tenemos una denuncia del club que detectaron una importante cantidad de entradas falsificadas, pero la gente que llegaba hasta la puerta tenía entrada o carné, lo que indica que la gente se arrojó masivamente hacia el estadio. De todas maneras habría que rever el sistema de ingreso a populares".

>> Leer más: Newell's con juego, Central con lucha, empataron 1 a 1 en el Gigante

En ese sentido, sostuvo que en últimos cuatro años fueron asistieron a los clásicos entre 37 y 39 mil personas. "El último de 2017 teníamos 36.500 personas y 30 minutos antes del partido dejamos las puertas abiertas y no ingresó más gente. Ayer, una hora antes de que empiece el partido teníamos las populares colapsadas con todo lo que eso significa y la capacidad del estadio esta colmada", expresó.

Embed

El director de Seguridad Deportiva admitió que las autoridades de Central denunció que hubo entradas falsificadas. "Vamos a investigar no sólo la falsificación, sino la venta de entradas que se entregaron de protocolo que también configuraría un delito.

>> Leer más: Riaño lo que ofrece es corazón

"Las cámaras de videovigilancia arrojarán la información de si el personal policial actuó bien o mal", insistió Mario, y detalló: "Si la policía actuó mal será sancionada como corresponde. No tenemos problemas en decirlo cuando hay algún exceso. La realidad indica había más gente habilitada para ingresar que la capacidad del estadio permite".

"Estuve en el partido de Argentina-Brasil como asistente, y la situación fue muy parecida", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario