La Ciudad

La odisea de la emblemática bola de espejos de Space que casi termina en la basura

Fue rescatada por un empleado de mantenimiento del boliche y hoy está, junto a otros elementos de la discoteca, en otro comercio del barrio

Miércoles 13 de Octubre de 2021

Como si hubiese estallado en mil pedazos y ahora respondieran al llamado para la reunificación, cada una de las partes del boliche Space comienzan a salir a la luz a la par de lo que será la vuelta de la discoteca que marcó un antes y un después en la historia de la noche rosarina. Y no lo hacen en cualquier contexto, ya que esto se da en el marco de la actividad que se desarrollará el sábado, de 19 a 22, en Mendoza y Alsina para rememorar la época de uno de los boliches bisagra de la historia de Rosario.

El rumor llegó ni bien una fotógrafa de La Capital se acercó este martes a retratar el frente de lo que hoy es el estacionamiento de una cadena de supermercados nacional: la icónica bola de espejos de Space seguía vigente, pero en otro edificio y en un rubro diferente.

La mudanza de uno de los elementos más emblemáticos de la discoteca empieza a gestarse a inicios del 2000. El boliche El Templo, la reversión de Space, cierra por una ordenanza que obliga a reubicar a casi 30 boliches y discotecas de la ciudad. Sobre fin de mayo del mismo año, se vende el inmueble a la cadena de supermercados para que monte un estacionamiento.

>>Leer más: Cómo será la fiesta de Space en pleno corazón de Echesortu

El detonante principal del cese de actividades del boliche fue, según su último dueño, José Dómina, la ordenanza que buscó desterrar los boliches del centro de Rosario para reubicarlos en otras zonas.

En concreto, vendió el inmueble, construido en 1937 para levantar el cine Echesortu, “por las barbaridades que legisló el Concejo municipal, que este año me obligó a dar de baja uno de los mejores boliches del interior de la república”, según publicó la edición de La Capital del 31 de mayo del 2000.

Por entonces, hizo referencia a la ordenanza 6.326 (hoy, derogada), la cual establecía una fecha límite para el 3 de marzo del 2000 para que los boliches de menos de 750 m2 se reubicaran en zonas de “radicación promovida”, fuera del centro y de áreas de centros comerciales.

En el desmantelamiento del inmueble, los operarios se preguntan qué hacer con la bola de espejos gigante que adornó durante años a la discoteca insignia de Echesortu; el destino inevitable era la basura. Sin embargo, uno de los electricistas que estaba trabajando en el lugar pide llevársela y la ubica donde está hasta el día de hoy: un salón de fiestas infantiles en Lima al 700.

space
Un cartel de pana que se ubicaba sobre una de las barras también está en el salón de fiestas infantiles.

Un cartel de pana que se ubicaba sobre una de las barras también está en el salón de fiestas infantiles.

El dato fue confirmado por una de las propietarias del comercio, que además cuenta con un cartel de pana que se encontraba arriba de una de las barras de la discoteca.

>>Leer más: Se viene un baile al aire libre para recrear la magia del mítico boliche Space

Los vestigios de la discoteca más icónica de la historia de la ciudad continúan saliendo a la luz, en una semana que moviliza a muchos que están esperando para volver a reencontrarse, aunque sea por tres horas, con las mejores épocas de su juventud.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario