La Ciudad

La historia del videoclub que resiste gracias a los cinéfilos y coleccionistas de culto

Se trata de Videoteca, de Entre Ríos al 1700, que resiste pese a las plataformas de streaming gracias a la invalorable colección de VHS.

Domingo 26 de Septiembre de 2021

Fabián Del Pozo (58), dueño de un videoclub que lleva el nombre de Videoteca, uno de los últimos de Rosario, aseguró que “sigue siendo un negocio porque el público sigue alquilando películas diariamente” y que las plataformas de streaming “no sustituyen el ir cine, ni el alquiler de películas”.

Se trata de un videoclub tradicional ubicado en Entre Ríos al 1700, con más de 40 años de trayectoria, que alquila DVD y tiene “miles” de títulos en Blu-ray, formato que en Argentina “no tuvo éxito”, detalló Fabián. Es junto a Premier y de La Plaza los que aún resisten al paso del tiempo y los avances tecnológicos.

Además, conserva una colección de VHS, y los coleccionistas buscan títulos puntuales allí “porque los VHS ya no se fabrican. Quedó como una franja de culto de coleccionistas que disfrutan de esa forma de ver películas”, explicó.

Sobre el VHS detalló que tiene “muy poco alquiler”, pero hay cada vez más búsquedas de coleccionistas de títulos puntuales que aprovechan a ver miles películas que salieron en formato analógico, pero nunca salieron en formato digital. Las plataformas de streaming, como avance tecnológico, “son una maravilla” para Fabián.

Sin embargo, aclaró, “lo que combato mucho y comentamos con mi clientela, que sigue viniendo porque valoran el videoclub, es que se quiere hacer creer al público que si uno contrató varias plataformas tiene real acceso y representatividad de lo que es el cine hoy día, pero estoy convencido de que Netflix no representa ni siquiera lo que es el cine norteamericano, de los Premios Oscars, tiene una o dos películas por año propias que imponen en ese premio y no tiene las otras”.

Leer más: Los últimos dos videoclubes de Rosario aún resisten a Netflix

Y agregó: “Lo que trato de remarcar y alertar es que no se crean que, por entrar en el universo de las plataformas, que es buenísimo y recómodo, se sustituye a ir al cine o a alquilar una película”.

Por último, dijo que la actividad del videoclub la pone a la par de resistirse a pensar que el día de mañana desaparezcan las librerías, las casas de ventas de discos y las bibliotecas, porque son cultura.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario