La ciudad

Fuerte contrapunto entre concejales por la ayuda social

Un edil justicialista solicitó que se declare la "emergencia alimentaria" para llevar mayor asistencia a los barrios y se generó la polémica.

Miércoles 05 de Septiembre de 2018

Un áspero cruce sobre la atención a las demandas sociales se dio ayer entre concejales de las bancadas socialistas, justicialistas y de Cambiemos, luego de que el concejal del Movimiento Evita, Eduardo Toniolli, propusiera que el municipio declare la "emergencia alimentaria" para que todo menor con problemas nutricionales tenga garantizada su comida diaria.


La concejala socialista Verónica Irizar pidió que se deje de cargar con "nuevas competencias, responsabilidades y subsidios a la Municipalidad, cuando es el gobierno nacional el que está saqueando el federalismo fiscal con la eliminación del fondo sojero y probablemente con la quita de los subsidios al transporte".

Según el proyecto de Toniolli, al dificultoso contexto social que sumó "21.000 nuevos pacientes en la salud pública en el primer semestre" y generó "una creciente demanda de los comedores populares", se agrega ahora "una brutal devaluación y una vuelta de tuerca del ajuste", que "va a terminar por desatar la tormenta perfecta sobre Rosario".

El expediente de Toniolli arribó a la comisión de Presupuesto cuando ésta cerraba su debate y la reacción inmediata de la concejala de Cambiemos, Renata Ghilotti, fue censurar la actitud "agitadora" del edil justicialista. Ya de pie, Ghilotti disparó: "Estamos viviendo situaciones difíciles, sí, pero las estamos atendiendo en los barrios dando la cara, poniendo el esfuerzo y llevando soluciones; no movilizando piqueteros", chicaneó. A su lado, su colega macrista Germana Figueroa Casas asintió cada palabra.

Toniolli planteó que "urge que el Concejo apruebe la emergencia" para "atender la situación de exclusión extrema" y "mientras se construye la alternativa política que le dé salida institucional a este desgobierno, que podría incluir elecciones anticipadas".

La concejala socialista Irizar tomó enseguida la posta para sugerir "racionalidad" en los pedidos a la Municipalidad y frente a un gobierno nacional que "está saqueando al federalismo".

"Lo que está sufriendo el país es responsabilidad de las políticas macroeconómicas de ajuste que ya hemos vistos en los años 90", opinó

El proyecto de Toniolli, en comisión, no resultó aprobado.

Ya en diálogo con La Capital, requerida por el tenor de sus conceptos, Irizar dijo que "la pretensión del gobierno central de que las provincias y municipios resuelvan el déficit fiscal nacional es una locura".

Agregó que "algunos referentes del PRO local, como Roy López Molina, argumentaron en su momento que se eliminaba el fondo sojero porque no había más retenciones a la soja. Y resulta que ahora, lejos de eliminarlas, el gobierno las aumenta, por lo que bien vale que le reclamemos la restitución del fondo sojero. Santa Fe es una provincia generadora de divisas por las exportaciones de soja, uno de cada cuatro pesos de las exportaciones generales la Nación, los obtiene de Santa Fe".

La concejala socialista señaló que el recorte de los subsidios al transporte, si se dispone, "tendría un impacto muy fuerte en Rosario, unos 80 millones de pesos mensuales menos, casi 1.000 millones anuales", mientras que en toda la provincia alcanzaría los "3.000 millones".

"Estamos ante números muy complejos de resolver en un esquema de enfriamiento de la economía", dijo Irizar. "Hay una mirada muy de Capital Federal, no entienden lo que pasa en el resto del país y las medidas no hacen más que generar incertidumbre acerca de la superación de crisis, además de que van a disminuir notablemente la recaudación de los estados municipales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario