La ciudad

Exigen al Congreso que ratifique convenio de la OIT contra el acoso laboral

El mundo del trabajo tiene desde el mes pasado una herramienta fundamental para enfrentar la violencia y el acoso laboral.

Viernes 26 de Julio de 2019

El mundo del trabajo tiene desde el mes pasado una herramienta fundamental para enfrentar la violencia y el acoso laboral, y esta semana medio centenar de mujeres del Movimiento Sindical de Rosario exigió al Congreso, y sobre todo a los diputados nacionales por Santa Fe, la ratificación de ese acuerdo para la Argentina. Se trata del Convenio Nº109 que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobó en su asamblea del 10 de junio, donde entre la delegación que representó a los trabajadores estuvieron dirigentes locales y provinciales. "El proyecto ya está ingresado en el Congreso, con una clara fundamentación de por qué es necesario ratificarlo, y ese es el compromiso que le exigimos a nuestros diputados por la provincia", aseguró la secretaria adjunta de la CTA Autónoma de Rosario y secretaria general de Siprus (sindicato de profesionales de la salud), María Fernanda Boriotti, que participó del debate y aprobación de la norma en Ginebra (Suiza).

Con la firma de más de 30 sindicatos y en una mesa a la que se sentaron las dirigentes de los principales gremios de la ciudad, las mujeres ratificaron "la importancia de sumar esta herramienta para visibilizar y dar curso a situaciones que, de hecho, ocurren todos los días en el mundo del trabajo".

La secretaria adjunta del Sindicato de Empleados Municipales, Yamile Baclini, explicó que "hay en el país diferentes tipos de normativas, por lo cual la aprobación de este acuerdo a nivel nacional, con rango constitucional y por encima incluso de las leyes nacionales, viene a unificar los criterios y garantizar una herramienta por parte del Estado para todos".

Además, la gremialista recalcó que "no sólo viene a regular la situación, sino que además deja en claro que la violencia y el acoso laboral atentan contra los derechos humanos y la dignidad de las personas", y señaló "la importancia de incluir tanto al sector público como privado, así como el hecho de que prevé sanciones en casos de incumplimiento".

Para Boriotti, se trata además de una herramienta que permitirá "abordar realidades que ocurren, que son difíciles de visibilizar y más aún de denunciar por parte de las víctimas".

En el documento dejaron asentado el reconocimiento "de que la violencia y el acoso en el mundo del trabajo afectan la salud psicológica, física y sexual de las personas, su dignidad, y a su entorno familiar y social".

"La adopción de un enfoque inclusivo e integrado que tenga en cuenta las consideraciones de género y aborde las cuestiones subyacentes y los factores de riesgo, entre ellos los estereotipos de género, las formas múltiples e interseccionales e la discriminación y el abuso de las relaciones de poder por razón de género, es indispensable par acabar con la violencia", indicaron.

Las dirigentes recalcaron el camino colectivo que el movimiento de mujeres inició desde la primera movilización de Ni Una Menos, y al que las dirigentes sindicales se sumaron, señalaron los avances, pero dejaron en claro la necesidad de esta herramienta "para ver que es posible trabajar de otra manera y así corresponde".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario