La Ciudad

El centro de Rosario ya cuenta con un refuerzo de policías

La idea es combatir el accionar delictivo de punguistas, mecheras y ladrones de celulares. Los comerciantes están conformes

Jueves 18 de Marzo de 2021

En medio del paro de los trabajadores municipales que hoy llevarán adelante su segunda jornada de 48 horas de conflicto, el centro rosarino recibió un refuerzo de policías para patrullar las calles y prevenir contravenciones ante la ausencia de la Guardia Urbana Municipal (GUM). A la cantidad estable de uniformados, se le agregaron entre 10 y 15 binomios, 3 móviles y el regreso de los dos vehículos eléctricos sobre las peatonales. La coyuntura, que explica la saturación, servirá para planificar el accionar policial en la zona.

La presencia de los policías, en su mayoría identificados con chalecos verdes encima del uniforme negro no pasó inadvertida entre los comerciantes. Por ejemplo, el titular del Centro Comercial Calle San Luis, Miguel Rucco, dijo: “Tenemos tres parejas de caminantes y motos. Ojalá el compromiso continúe. Ahora, se vieron más que nunca y están con mucha mejor predisposición”, destacó el dirigente empresarial.

Las cuadrillas y binomios, según indicaron desde el Ministerio de Seguridad provincial, se modifican según el proceso de los conflictos que se desaten. “En función de esas dinámicas y de la cantidad del personal se cambia la forma de trabajo”, destacaron.

La presencia de más uniformados caminando por las calles, va en línea con lo anunciado por las autoridades del área el jueves pasado. A la Unidad Regional II se le sumaron 200 nuevos policías santafesinos afectados exclusivamente a recorrer y patrullar las calles rosarinas.

De ellos, los caminantes están vinculados a las tareas de prevención de los delitos predatorios en el centro (mecheras, punguistas y ladrones de celulares).

Los binomios con chalecos verde se suman a un nuevo paisaje del macrocentro. Ayer, por Pellegrini entre otros corredores, efectivos de la Policía Federal se apostaron con personal y patrulleros en diversas intersecciones de la avenida. Esto es parte de los 300 agentes de las fuerzas federales, que llegaron a la ciudad en el marco de los refuerzos anunciados la semana pasada.

“Queremos compensar la falta de la GUM de estos días, pero también como respuesta a los reclamos de los comerciantes del centro que determinaron un refuerzo para luego hacer tácticas y trabajo en conjunto con las fuerzas federales. Están diagramados operativos que tienen que ver con el centro y el macrocentro, que deberían surtir un buen resultado. Iremos ajustando, pero al saturar nos permiten hacer foco en los recorridos comerciales en forma más capilar, para luego corregir y cambiar si hace falta”, indicó el subsecretario de Prevención y Control Urbano Alberto Mongia.

En tal sentido, el titular de la Asociación Casco Histórico, Fabio Acosta, señaló que frente al paro municipal se solicitó una respuesta a la provincia. “La policía en días normales hace de apoyo, sin la GUM deben reforzar presencia para sostener la ausencia de esta repartición”, indicó para recordar que en paros anteriores el centro “se transformó en un verdadero mercado persa, se llegó a vender hasta medicamentos y alimentos asados en plena peatonal”.

Al respecto, Rucco coincidió con Acosta: “Veníamos gestionando la presencia de caminantes, y ahora tres parejas recorrieron la zona”.

La Iglesia va al Concejo el lunes por la ola de violencia

El próximo lunes, los integrantes de la Comisión de Justicia y Paz del Arzobispado de Rosario, serán recibidos en la comisión de Seguridad del Concejo Municipal para ampliar las consideraciones de un documento que elaboraron respecto a la situación de violencia en la ciudad y que este diario divulgó en febrero pasado.

“Nos pronunciamos una vez más ante la escalada de muerte y agravios contra la vida evidenciados no sólo por la inseguridad, el narcotráfico, los femicidios y las violencias interpersonales sino por otros síntomas de esta terrible enfermedad: desempleo, pérdida del poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, pobreza, hambre y desnutrición, deficiencias educativas, destrato a los ancianos y enfermos, abusos y abandono de niños, aborto, adicciones, enfermedades evitables, discriminación, corrupción, manipulación mediática de las conciencias y una larga lista de calamidades profundizadas por el tiempo transcurrido sin acciones que las corrijan y por la pandemia”, destaca el documento producido por la comisión de Justicia y Paz del Arzobispado de Rosario.

El duro tono del documento se inscribe en una serie de advertencias previas. Hace un año y en consonancia con la Carta de Cuaresma, el arzobispo rosarino, Eduardo Martín, había destacado la “necesidad de rectificar el rumbo de nuestra vida personal y comunitaria en medio de una sociedad enferma”. La luz roja se da en un contexto de una ciudad con unos 50 homicidios en lo que va del año.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario