La ciudad

El Banco de Alimentos refuerza su mensaje: "La comida no se tira, le puede servir a otro"

Su titular, Fernando Cáceres, se refirió a los índices de la pobreza en el Gran Rosario y a la ayuda que brindan los rosarinos.

Jueves 01 de Octubre de 2020

"Queremos seguir creando conciencia de que la comida no se tira, que las sobras son otra comida. Y que si no es para uno, le puede servir a otro..." La frase de Fernando Cáceres, el titular del Banco de Alimentos Rosario suena como refuerzo de la campaña que la entidad viene desarrollando desde el inicio de la pandemia y que piensan extender al menos hasta diciembre. Más aún después de los índices de pobreza publicados este miércoles por el Indec y que muestran que el 41,8% de la población rosarina era pobre al fin del primer semestre de este año, 6,3 puntos porcentuales más que hace un año atrás. Y que de ese universo de pobreza, el 13,3% se encontraba en la indigencia.

"Lamentablemente los números de la pobreza son tremendos. Unos se los venía venir pero cuando los ves reflejados duele pensar en la cantidad de niños y familias que sufren esta situación”, le cuenta Cáceres a La Capital, mientras continúa diseñando la estrategia para la ampliación de la campaña.

El Banco de Alimentos Rosario tiene como modelo de gestión la recuperación de alimentos que se encuentran fuera del circuito comercial pero que son aptos para el consumo. "Nosotros trabajamos de esa forma, apelando al apoyo de instituciones privadas". De allí que al inicio de la pandemia se articuló "con todos los actores que trabajan el tema del hambre -gobiernos provincial y municipal, Bolsa de Comercio, Concejo Municipal, Cáritas y otros- para que se involucren. En un principio se pensó la campaña Contagiemos Solidaridad para cuatro meses, después se amplió a tres meses más y ahora estamos viendo la posibilidad de extenderla hasta diciembre. Estamos atendiendo a más de 1.600 organizaciones mensuales a las cuales les entregamos mercadería en forma mensual. Dentro de las organizaciones atendemos clubes, parroquias, iglesias, Cáritas y a las cocinas centralizadas que entregan raciones en plaza Montenegro, Lourdes, Santa Rosa y otras”.

alimentos03.jpg

Los números de la campaña fueron más que exitosos: en 183 días de campaña se entregaron 4.269.792 kilos de comida a 1.649 organizaciones beneficiarias que involucran a 394.161 personas.

>> Leer más: Santa Fe aumentó un 106 por ciento la asistencia alimentaria respecto al año pasado

Ya el año pasado, con la campaña del Gondolazo, el Banco de Alimentos Rosario recolectó casi 70 mil kilos de alimentos en supermercados. "Y ahora estamos viendo cómo hacer nuevamente esa campaña en forma virtual. Pero lo digo siempre, Rosario es una ciudad de gente solidaria y ese es el gran motor de nuestro trabajo”.

La imposibilidad de no poder contar con los voluntarios del BAR para realizar la entrega y reparto de alimentos no fue impedimento para que la entidad siguiera trabajando. Allí Cáceres evaluó que, en ese sentido, el refuerzo del mensaje es vital: "La gente se tiene que seguir movilizando, donando y teniendo empatía con el otro. De esto, nadie se salva solo. Y si a la peligrosidad de ese enemigo terrible que es el coronavirus le sumamos la inseguridad alimentaria, la situación es tremenda. Por eso el trabajo que estamos haciendo es para que a ningún rosarino le falte un plato de comida”, resalta con énfasis.

alimentos04.jpg

Por último, recordó que al inicio de la pandemia de coronavirus “la gente salió corriendo a los supermercados para abastecerse. Entonces nos comunicamos con todas las organizaciones con las que que interactuamos porque pensábamos lo terrible que sería para los barrios vulnerables no poder ir a comprar alimentos porque no tenían con qué".

Según su relato, el mensaje que transmitieron desde el BAR fue de tranquilidad: "Les dijimos que íbamos a seguir trabajando, que los íbamos a seguir asistiendo. Porque la incertidumbre de saber si iban a recibir comida era tremenda. Ese fue el objetivo de la campaña y en eso seguimos trabajando. Pero también queremos concientizar que la comida no se tira, que las sobras son otra comida. Y que si no es para uno, le puede servir a otro”.

alimentos02.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario