La ciudad

Dos hermanas murieron en un juego del parque de diversiones del Independencia

Una de las tazas de la Vuelta al Mundo se desplomó. Una tía de las víctimas está grave. Hay dos detenidos.

Domingo 11 de Agosto de 2013

La espléndida tarde de ayer fue tocada por un horror que esta semana no le concedió pausas a Rosario. Dos hermanas de 12 y 14 años murieron cuando uno de los juegos mecánicos del complejo del Parque Independencia, de Oroño y 27 de febrero, sufrió un desperfecto fatal. Una de las tazas tazas de la llamada Vuelta al Mundo, que cargaba con cinco personas unidas entre sí por lazos familiares, se desplomó desde unos 20 metros. Eso ocasionó la muerte de las dos nenas y un total de siete heridos.

Las niñas que murieron son Florencia Aranda, de 12 años, y Melanie Aranda, de 14 años. Ambas son oriundas de Rafaela. En tanto los heridos de diferentes edades, internados en el momento en distintos nosocomios de Rosario, son tres chicos y cuatro mayores. Norma G., de 43 años, Natalia C.; de 36 años, Tomas D.; de 22 años y los niños; Florencia C; de 9 años, Jackelin A, de 11 años y Santino G. de 3 años. A ellos se suma un bombero, Maximiliano D. de 31 años. De todos los heridos ya fueron dados de alta cuatron anoche: Santino G.; Norma G.; Maximiliano D; y Tomas D.

Con lesiones más comprometidas quedó Natalia C. con distintas fracturas expuestas y traumatismo de cráneo, hematomas y contusiones en la cadera y una serie de costillas fracturadas. La directora del Hospital Víctor J. Vilela, Stella Binelli, afirmó que las niñas internadas son primas y están fuera de peligro. La de 8 años sufrió una fractura en la pierna izquierda y está compensada, lúcida y respira por sus medios. En tanto que la de 10 llegó con una fractura en el fémur y fue operada.

Cuando todo era incertidumbre, el padre de las chicas describió a Florencia y Melanie como "chicas grandotes, altas, las dos con rodete". Eso ocasionó que en principio las confundieran con dos mujeres adultas.

El juez correcional Juan Carlos Curto determinó la detención e incomunicación de Emiliano S, un joven de 20 años que manejaba la máquina y de Mario O, el apoderado comercial de la sociedad que explota el predio. La Municipalidad dispuso la clausura total del lugar.

En un sábado por la tarde en el International Park suele haber cientos de chicos acompañados por sus padres o bien solos que concurren a cumpleaños infantiles, una modalidad usada comercialmente por la empresa que tiene la concesión. Ayer a los clientes habituales se sumaban 200 chicos que son hijos o familiares de integrantes del Sindicato de Peones de Taxis y otros niños que son hijos de miembros del Sindicato de Aceiteros.

Cerca de las 16 y mientras el "Gusano Loco" daba vueltas infinitas y los chicos hacían cola con sus padres para entrar a una decena de juegos mecánicos, una taza de "La vuelta al mundo" comenzó a ceder hasta que se desplomó al vacío, estrellándose sobre la plataforma con sus cinco ocupantes, todos familiares.

Gustavo Flores, un bombero de San Nicolás que estaba con su familia relató a LaCapital el momento en que la muerte cayó del cielo. "Escuché un ruido y vi como caía la taza, corrí a mis hijos y a mi madre del lugar y me tiré sobre la plataforma. Entonces vi a las dos nenas y las quise atender. Pero no tenían pulso y se notaba la cabeza destrozada. La mujer estaba aturdida y preguntaba por las nenas". Se trataba Natalia C. tía de las niñas.

El parque ocupa un espacio mayor a una manzana. Diferentes boxes estaban colmados por chicos que asistían a cumpleaños o eventos diversos, comiendo y bebiendo entre juego y juego. En el momento fatal debajo de "La vuelta" había una larga cola. Muchos chicos fueron testigos del drama. Martín, Enzo y Mauro estaban en el cumpleaños de Eugenia. Minutos después y con miedo en los ojos contaban la escena. "Vimos como se caía, escuchamos mucho ruido y pudimos mirar a las chicas que se cayeron. Todos empezaron a correr", dijo Mauro desde sus 11 años, intentando parar su llanto con los dedos sucios de mostaza.

"Vimos que se caía sobre la gente. A mí me salvó que el pibe de la boletería no me dejó pasar por que tengo dos mellizos de cinco años y el juego es para nenes más grandes", contó a su vez el padre de otros dos niños.

Los primero testimonios sostuvieron que los ocupantes de las otras tazas esperaron por más de 40 minutos que efectivos de la Guardia Urbana Municipal fueran moviendo manualmente el sistema hasta que cada uno bajó por sus propios medios.

Un episodio aparte fue la confusión en torno a las identidades de las niñas. Como eran robustas fueron confundidas con personas de más edad. Sus padres, presentes en el lugar ya que su tía las invitó a la fiesta del Día del Niño, estaban cerca y se preocupaban más de le mujer herida, hermana de la madre de las chicas, ya que hasta ese momento se suponía que las fallecidas eran dos personas mayores.

Con esa hipótesis, de que las niñas podrían estar en el parque perdidas, acudieron al Hospital de Niños Víctor J. Vilela y comenzaron a averiguar los paraderos en distintos hospitales. "Voy a buscarlas por el parque, no aguanto mas", dijo el padre de las chicas a los taxistas que lo aguardaban en la puerta y se dirigió junto a su esposa nuevamente al Internacional Park. Allí fue lo peor.

"Parece que están muertas, las chicas encontradas en realidad son las nenas", dijo un compañero del padre mientras él, desesperado, fue al instituto Médico Legal. Allí se aclaró el panorama.

Para esa hora el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini, junto a la fiscal Cristina Herrera y el juez Correcional Curto, daban fin a sus actuaciones iniciales. El magistrado ordenó detener al apoderado del emprendimiento comercial y al joven que operaba el juego. "Es prematuro decidir responsabilidades, ya estamos actuando y mañana (por hoy) se presentará un ingeniero para comenzar con las pericias", detalló el magistrado, cuando el sol se había ido del todo.

Antecedentes

El 17 octubre de 2005 el trencito con veinte carros conocido como Gusanito Manzana, del International Park, descarriló su segundo vagón. No hubo heridos pero sí gritos y un susto mayúsculo. El 13 de julio de 2005 un nene de un año recibió una descarga al tocar un cantero electrificado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario