La ciudad

Desbaratan una estafa con bitcoins diseñada por tres rosarinos

Usuarios de Buenos Aires y Mendoza denunciaron la estafa y resultó que los ciberdelincuentes tenían domicilio en Rosario.

Viernes 07 de Septiembre de 2018

A partir de la denuncia de varios damnificados por compras online que no recibieron los productos por los que habían pagado se detectó una sofisticada maniobra de estafa. Los autores de la defraudación son tres rosarinos que, merced a una celosa investigación judicial, terminaron tras las rejas.
Siete usuarios denunciaron una estafa con características similares de la que fueron víctimas en un Hot Sale de 2016. La maniobra fue investigada por especialistas en ciberdelitos que pudieron dar en Rosario con los tres jóvenes que diagramaron la estafa y se alzaron al menos con 28 mil pesos.
La pesquisa la inició la Fiscalía Nacional Nº 25, siguió con la Ufeci y ahora también con la Unidad de Cibercrimen de Armas de Rosario que los próximos días podría imputar a Ramiro L.T., Alexis S. y Nicolás S. por el delito de estafa.
La publicidad engañosa publicada en el sitio de ofertas invitaba a comprar a través de la página cuponsemanal.com un juego de colchón, somier, sábanas y acolchado a precio rebajadísimo: el valor original estaba tachado -8.200 pesos- y se vendía a 1.800 pesos.
Los clientes pagaban a través de Pago Fácil pero el producto no llegaba a destino. Fue ahí que comenzaron los reclamos, las denuncias y la investigación de la Universidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci) que siguió las pistas a través de los usuarios, los IMEI, las cuentas de Gmail y pudieron dar con números de celulares con procedencia de Rosario.
La investigación encontró un dato singular y es que el dinero de las compras no era derivado a ninguna SRL o sociedad anónima, sino que era enviado a SatoshiTango, una empresa argentina que permite comprar y vender Bitcoins en pesos.
El anzuelo era el sitio web con productos baratos, y luego los pagos eran derivados a los monederos de Bitcoins, con un domino de una tarjeta de crédito en otro país pero con un domicilio postal de Rosario. Esos registros fueron dados de baja apenas terminó el Hot Sale, pero igual los pudieron rastrear.
Google proporcionó los números de teléfono asociados a los correos de Gmail. Se tartaba de cuentas prepagas que los delincuentes intercalaban con los chips de sus teléfonos personales. Esa fue la clave, ya que a través del IMEI pudieron detectar que otras líneas se usaban en esos teléfonos y asociar los datos filiatorios.
En total los delincuentes pudieron cobrar 4 Bitcoins, alrededor de 28 mil pesos, aunque quedaron 14 operaciones sin poder concretarse y una que se suspendió a tiempo luego de las denuncias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario