La ciudad

Agrupación Infantil Oroño, el club que oficia de "pulmón" para Villa Moreno

La Agrupación Infantil Oroño (AIO) trabaja todo el año: acuden 75 chicos repartidos en diez categorías diferentes y hasta se organiza la colonia de verano. Un rol clave en el barrio.

Domingo 06 de Marzo de 2016

En el corazón de Villa Moreno, en el barrio Domingo Matheu, funciona un club que es clave para la contención de chicos de entre 4 y 13 años. La Agrupación Infantil Oroño (AIO) trabaja todo el año: además de brindarles la posibilidad de practicar un deporte y competir en una liga, durante el verano desarrolla una colonia de vacaciones para que sigan encontrando su lugar en el club.

La bandera naranja y negra, con los colores de la AIO flamea en su mástil. En Presidente Quintana, entre Dorrego y Moreno, se encuentra este club que fue testigo del triple crimen en la madrugada del 1º de enero de 2012. Si bien la relevancia que tomó este barrio por los asesinatos de Adrián "Patom" Rodríguez, Jeremías "Jere" Trasante y Claudio "Mono" Suárez es triste, hoy en día la entidad funciona como un lugar de resguarde y contención para los 75 chicos que juegan en sus filas. La Capital visitó las instalaciones en el marco del anuncio que realizó la intendenta Mónica Fein en el que detalló que destinará alrededor de 75 millones de pesos para obras en infraestructura en el barrio (ver aparte). Fue a la hora de abrir las sesiones ordinarias del Concejo.

El club recibe a sus visitantes con un paredón en honor a las víctimas y, por una pequeña puerta de alambrado, se ingresa a la Agrupación Infantil Oroño, institución que cuenta con 35 años al servicio de este sector del barrio Domingo Matheu. "La zona se hizo conocida por algo tremendo, por algo que fue un error. Acá no somos así", advierten Mónica, María y Miriam, todas de la comisión directiva de la AIO. Es que Moreno, como la llaman sus habitantes, quedó marcada a fuego por aquella fatídica madrugada.

"El club es primordial para el barrio. Está en el centro de él, vienen todos los pibes y hasta los grandes lo usan", afirma Juan, militante del Movimiento 26 de junio. Por citar un ejemplo, ayer se disputó un torneo de mayores que, como único requisito, pedía una inscripción de 100 pesos por equipo. Estas recaudaciones son vitales para la AIO, ya que le permiten subsistir.

Mónica, tesorera del club, afirma la teoría: "La contención que da hoy en día, por el modo en que está la sociedad, es importante. Acá arrancan chicos de cuatro años y se quedan hasta los 13 o 14 años. Saben que los sábados se juega, que hay que cumplir horarios; empiezan a desarrollar responsabilidades".

"El pulmón". La importancia que tiene la Agrupación Infantil Oroño para Villa Moreno es clave. No es casualidad el mote que ha logrado por parte de los vecinos, como detalla Miriam: "Todos le llamamos «el pulmón del barrio». No es que los chicos vienen a practicar y nada más, también vienen a buscar otra cosa que el club les puede brindar. Muchos de los chicos que se retiran vuelven para ayudar al club".

Lo mejor viene a fin de año: desde la comisión directiva organizan una fiesta en la que premian a todas las categorías, y donde despiden a los más grandes. "Hacemos entrega de trofeos a todos. El año pasado se retiraron los chicos de la categoría 2002, y les regalamos a todos su primera camiseta encuadrada, que habían usado a los cuatro años. Fue muy emocionante. Yo hace 17 años que ayudo en el club", cuenta, orgullosa, Mónica. Miriam agrega que la categoría 2002 fue siete veces campeona en el tiempo que jugó para el club. La fiesta de fin de año es a la canasta y se hace en un club techado, aunque Mónica confiesa que su sueño "es hacerla algún día en el Oroño. Aunque sea antes de irme". María no se queda atrás y asegura que a Mónica "la sacan con los pies para adelante de la cantidad de tiempo que está acá".

Necesidades. A pesar de que se esfuerzan todos los días para que el club salga adelante, la tranquilidad no es plena. Sobre esto, Mónica asegura: "Queremos baños dignos para los chicos, con agua para que se puedan bañar cuando terminan de jugar. Hoy eso no lo tenemos. De todos modos, el club igual funciona: los chicos vienen, se divierten. Es mi segundo hogar". Ella dice: "Nosotros compramos la máquina de cortar el césped y mantenemos el lugar. Logramos cerrar el predio y luchamos por mantener los tejidos para que no se meta gente". Pone principal atención al cerramiento del lugar para poder tener "un espacio más confortable para los chicos".

"La gente de acá es trabajadora. Es gente que se levanta temprano, que lleva a los chicos a la práctica, al colegio y que se ocupa de que tengan los botines", agrega Mónica. Los colectivos que los llevan cada vez que juegan de visitantes salen 15 pesos por chico que, a su vez, tienen su propia hinchada: "Los padres siempre acompañan. Se llevan las sillas, el mate, jugo, gaseosa; todo para ir a ver a sus hijos y acompañarlos".

En verano también. Si bien es un club de fútbol, durante el verano funciona una colonia de vacaciones en el Oroño. Sobre esto, Miriam cuenta: "Miembros de la comisión directiva hicimos una colonia de vacaciones que duró un mes. Como en diciembre se deja de jugar, lo hacemos para que los chicos sigan viniendo".

Las actividades son variadas, y hasta hicieron visitas a determinados lugares para los chicos del barrio. "Vendimos canelones, pollo, papas fritas. Con esa plata, alquilamos colectivos y logramos llevar a los chicos al complejo Saint Mary de Fisherton para que pudieran conocerlo. Además de eso, hicimos una visita a un camping en Piñero y al Concejo Municipal. Nos organizamos para que los chicos que no tienen posibilidades puedan acceder a estas cosas", asegura Miriam. La colonia veraniega congregó a más de 80 pibes y para este año "hubo profesores que venían de otros lados a enseñarles actividades".

La colonia, que se dictó tres veces por semana por la tarde, les daba la posibilidad a los chicos de poder merendar. Además, este año se sumaron profesionales del dispensario y de Promoción Social: "Cuando un chico no venía, preguntábamos por qué y nos preocupábamos. La gente de asistencia social se ha acercado a los padres en casos especiales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario