Información Gral

El Flamengo, muy comprometido en la tragedia de sus juveniles

Los 10 adolescentes muertos dormían en un contenedor reciclado. El predio no estaba habilitado por el municipio para funcionar como alojamiento

Domingo 10 de Febrero de 2019

Un día después del incendio que cobró la vida de diez adolescentes de entre 14 y 16 años de las divisiones inferiores del Club Flamengo de Río de Janeiro, queda cada vez más claro que la institución cometió faltas de seguridad y que fue una tragedia evitable. El gerente general del club salió incluso a defender el edificio incendiado y dijo que el "containers" reciclado como alojamiento que se incendió era parte de unas instalaciones "confortables". El alojamiento que se incendió figura en el catastro de Río como estacionamiento y no está habilitado como edificio residencial.

Los diez juveniles, de 14 a 16 años y en su mayoría oriundos de lugares distantes y algunos de origen humilde, soñaban con llegar al primer equipo de Flamengo para algún día, tal vez, convertirse en ídolos del club, uno de los más populares de Brasil y Latinoamérica.

Pero en la mañana del viernes un incendio destruyó una parte del centro de entrenamiento del Flamengo, conocido como "Nido de Urubú", en la zona oeste de la ciudad, que era utilizado como dormitorio de atletas juveniles. Además de las víctimas fatales, tres jóvenes permanecen internados, uno de ellos en estado de extrema gravedad. Varios de los fallecidos quedaron totalmente carbonizados y en algunos casos se debió recurrir a las pruebas de ADN.

El área arrasada por el incendio en el predio no contaba con la habilitación correspondiente para funcionar como dormitorio, según una nota oficial emitida por la alcaldía de Río de Janeiro. Ese sitio sólo podía ser utilizado como estacionamiento, señaló el Ayuntamiento y la jefatura del cuerpo de bomberos carioca. Las chapas retorcidas que quedaron en el lugar del incendio indican que la construcción del alojamiento de juveniles era más bien precario y en todo caso no estaba realizado con materiales propios de la construcción.

El club Flamengo no respondió a la consulta de Associated Press.La Policía Civil de Río de Janeirorealizó ayer las primeras pericias en el centro de entrenamiento y tomó declaración a 13 atletas y tres empleados del club. Además, ya tiene en su poder imágenes de cámaras de seguridad del club.

"Flamengo siempre ha sido un club negligente con sus divisiones de base. La estructura para sus jóvenes es ridícula y muy riesgosa comparada con la de sus profesionales", dijo a Associated Press un ex jugador de Flamengo, aún en actividad profesional, que pasó 10 años en la institución y pidió mantener anonimato.El profesional, quien entrenó en el mismo predio que se incendió, dice que "todos los de mi generación nos vemos reflejados en esta tragedia". Resalta que las diferencias entre profesionales y amateurs eran muy acentuadas. "(El club) ni siquiera garantizaba que todos los chicos del club, algunos muy humildes, fueran bien alimentados", recuerda. "Si la justicia investiga saldrán más irregularidades a la luz. Es una situación que no sólo se produce en Flamengo sino en todo el fútbol brasileño".

Los jóvenes del Flamengo dormían en contenedores reciclados en una zona donde, de acuerdo con el proyecto edilicio presentado por la institución y aprobado por la alcaldía en 2018, debía funcionar un estacionamiento. No existía, según la alcaldía, ningún pedido pendiente para que el espacio fuera usado como área para dormir.

En tanto, el CEO del club, Reinaldo Belotti, habló sobre las instalaciones del Nido de Urubu, a las que calificó de "viviendas confortables". Flamengo "no escatima esfuerzos para dar lo mejor" a sus juveniles. Al final de su discurso, al igual que hizo el presidente flamenco Rodolfo Landim en la mañana del día del incendio, el CEO no quiso responder preguntas.Sin dar nombres, Belotti refutó al comandante de Bomberos, Roberto Robadey, que había llamado al lugar un "cobertizo". "No fue un cobertizo que ocultamos, al contrario. Era un alojamiento cómodo, adecuado a lo que se proponía y que mostrábamos con orgullo", dijo el CEO. "Varios de los mejores jugadores del Flamengo, como Ronaldinho Gaúcho y Vagner Love, así como el equipo olímpico brasileño, han pasado por este alojamiento. Ocurrió un trágico accidente. No fue por falta de inversión del Flamengo, no fue por falta de cuidado del Flamengo. Después de todo, este es nuestro mayor activo. Ese grupo que dormía allí es nuestro futuro. Apreciamos mucho a este grupo", dijo el director ejecutivo.

duelo. Abrazos y llanto durante una misa en memoria de los chicos fallecidos entre las llamas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});