Información Gral

Una nena de tres años logra sobrevivir sola 12 días en medio de la estepa siberiana

Ella salió tras su padre, que había ido a un bosque cercano a la aldea donde vive, y se perdió. La cuidó su perro Wonder, que fue a buscar comida a un pueblo y los habitantes lo siguieron.

Domingo 21 de Septiembre de 2014

Una niña de tres años logró sobrevivir sola, acompañada de su perro Wonder, durante 12 días en un espeso bosque siberiano tomado como territorio por lobos y osos, y padeció los rigores extremos guarecida durante la noche en un agujero que encontró en la tierra.

El perro estuvo con la niña, Karina Chikitova, una semana hasta que sintió hambre y fue hasta un pueblo cercano a buscar ayuda. Algunos pobladores siguieron al animal hasta el refugio improvisado y hallaron a la nena.

La hazaña de Karina se conoció esta semana luego de que fuera rescatada y asistida en un hospital rusos. Ella regresó a su casa, en la remota aldea del suroeste de la oriental República de Sajá (pertenece a la federación rusa) para reunirse con Naida, el cachorro que le salvó la vida, ya que durante la noche se recostaba sobre la pequeña dentro de un hueco en la tierra para darle calor.

"A finales de julio, Karina había seguido su padre Rodion en el bosque de su pueblo, aunque él no estaba al tanto de lo que hacía la nena, quien irremediablemente se perdió, a pesar de que estaba a unos pocos kilómetros de su casa", informó The Times, de Siberia.

Su abuela que cuidaba de ella estaba convencida de que su padre la había llevado con él a permanecer en un pueblo lejano con el que no hay contacto telefónico.

Pasaron varios días hasta que la madre de la niña descubrió, horrorizada, que ésta se había extraviado. Ella avisó a la policía y comenzó una frenética búsqueda en la región, la más grande y deshabitada de Rusia.

Cuando la niña fue rescatada, estaba guarecida en un agujero en la tierra cubierto por pastos, su cara estaba cubierta de picaduras de mosquitos. Ella estaba desesperadamente débil. En el tiempo que estuvo sola, bebió agua de arroyos y comió bayas silvestres, pero quedó gravemente desnutrida.

Los médicos que la asistieron se centraron en que recuperar peso, luego de comprobar que no había enfermado.

Fedora Gogoleva, pediatra del hospital de niños de Yakutsk, la ciudad capital, dijo que Karina no ha quedado con secuelas físicas ni psicológicas. "Duerme mucho y plácidamente. Creo que ella trata de olvidar lo que pasó". "Su apetito ha mejorado, ella ganó peso y se siente bien. Juega con otros niños, es muy independiente y razona como un adulto", señaló.

La pediatra considera que la educación siberiana que recibió la nena y algunas costumbres, como entrar en el bosque con su abuela para recoger bayas, la ayudó a no sentir miedo y a emprender la búsqueda de sustento.

"La familia vive muy lejos, en un pueblo remoto, no en la ciudad, y ella está acostumbrada a la vida de campo. Karina es una chica muy fuerte, tiene un carácter fuerte. Eso probablemente la ayudó a sobrevivir", dijo la médica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario