Información Gral

Un hospital de Las Vegas contagió la hepatitis C por usar la misma jeringa

El personal médico del Endoscopy Center de Las Vegas, en el estado norteamericano de Nevada, usó las mismas inyecciones en varias oportunidades entre marzo de 2004 y comienzos de este año, por lo que las autoridades sanitarias temen que los pacientes podrían haberse infectado no sólo con hepatitis C sino también con sida.

Sábado 01 de Marzo de 2008

El personal médico del Endoscopy Center de Las Vegas, en el estado norteamericano de Nevada, usó las mismas inyecciones en varias oportunidades entre marzo de 2004 y comienzos de este año, por lo que las autoridades sanitarias temen que los pacientes podrían haberse infectado no sólo con hepatitis C sino también con sida.

Alrededor de 40 mil personas están recibiendo cartas con el consejo de realizarse pruebas por las dudas, posiblemente incluso costeándolas ellos. Los afectados están desesperados, desorientados y enojados. Las autoridades hablan del mayor llamado de este tipo en Estados Unidos.

En el caso de seis pacientes de la clínica, ya se comprobó una infección de hepatitis C, según informó ayer el diario Las Vegas Sun.

"Nunca en la vida hubiera pensado que no iban a usar inyecciones nuevas”, dijo muy asustada e indignada la paciente Diana Andrade al canal local KVBC. “Mis nietos, mis hijos, mi esposo tienen que realizarse ahora pruebas”, afirmó.

“Qué vergüenza, Endoscopy Center del sur de Nevada”, escribió alguien indignado en el blog del diario USA Today. “Por culpa de sus empleados, que fueron tan negligentes, ahora vivo con la preocupación de que mi madre, que estuvo allí tres veces para tratamientos de rutina, quizá se contagió una enfermedad potencialmente mortal”.

La misma jeringa. Usar la misma jeringa —no la misma aguja— era según investigaciones de la revista Las Vegas Review Journal una práctica corriente “desde médicos hasta colaboradores técnicos”. La dirección de la clínica especializada en enfermedades del estómago expresó su “profundo pesar”, pero no dio ninguna explicación. “La medida de esto es inquietante”, dijo el médico Joseph Perz del Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). “Hay que imaginarse lo que les pasa a las personas cuando reciben esta carta. Muchas personas no podrán dormir”.

Los médicos no pueden creer el estado de la clínica. Cualquier médico aprende ya en el primer año de estudio que las inyecciones sólo pueden ser usadas una vez, subrayó Cheryl Hug-English de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nevada. “Nos tomamos esto muy en serio”, agregó.

La hepatitis es una inflamación del hígado causada por virus, bacterias y parásitos que puede dañar seriamente este importante órgano. En el caso del escándalo de Las Vegas las autoridades sanitarias temen una infección con los dos tipos de hepatitis B y C que pueden ser transmitidas por vía sanguínea.

No es la primera vez que una alarma de hepatitis asusta la opinión pública. En el principal caso hasta ahora las autoridades advirtieron hace siete años a 2 mil pacientes de una clínica en Nueva York acerca de una posible infección después de que ocho personas dieran positivo a un test de hepatitis C.

El mayor brote de la enfermedad en Estados Unidos fue en 2002: en una clínica para pacientes con cáncer en el estado de Nebraska se infectaron 99 pacientes de hepatitis porque una enfermera usó una y otra vez la misma inyección. Una de las afectadas fue Evelyn McKnight, quien fundó luego un grupo para pacientes con hepatitis.

"Nuevamente tenemos un brote que incluye dos elementos conocidos, por un lado una clínica ambulante y por el otro instrumental médico que debe ser usado sólo una vez usado varias veces”, escribió en un e-mail después de que se diera a conocer el escándalo en Las Vegas. (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario