Información Gral

Roberto Piazza, a ladrones que lo asaltaron: "Me hubiera encantado matarlos yo"

El conocido diseñador reavivó la polémica sobre la pena de muerte tras sufrir un robo en un restaurante porteño. Los delincuentes huyeron, se tirotearon con la policía, y uno murió. Escuche sus declaraciones.  

Viernes 29 de Mayo de 2009

El diseñador Roberto Piazza reavivó la polémica sobre la pena de muerte para delincuentes, al desearle el fallecimiento a tres ladrones que anoche asaltaron el restaurant donde cenaba y se llevaron sus pertenencias.

También manifestó su apoyo a las declaraciones de Susana Giménez, quien meses atrás reclamaba que "el que mata, tiene que morir" , tras el asesinato de su florista.

Todo comenzó después de medianoche: el modisto cenaba con amigos en el restaurant La Farola de Belgrano, ubicado en la Avenida Cabildo al 2600.

Tres de los comensales resultaron ser delincuentes armados que amenazaron a la clientela del lugar, robaron mesa por mesa y huyeron en un automóvil Ford Sierra donde los esperaban otros dos cómplices, informó la agencia de noticias DyN.

Los ladrones se alejaron por la avenida General Paz y doblaron en Constituyentes para internarse en el barrio Pablo Podestá, del partido bonaerense de Tres de Febrero. En la intersección de avenida Márquez y Perón chocaron su vehículo contra la parte trasera de un camión detenido.

Al descender, los cinco delincuentes se tirotearon con la policía: uno murió, otros dos huyeron, y los dos restantes cayeron presos. Dentro del auto encontraron las pertenencias robadas, que luego fueron retiradas en la comisaría local, afirmó DyN.

En diálogo con el programa "Primera Mañana" de Radio Mitre, Piazza contó que los ladrones empezaron a gritar de forma desaforada "Demen todo, esto es un asalto, hijos de puta" y luego se dedicaron "a insultar, patear, romper botellas, empezaron a sacarles las joyas, la plata y los celulares".

"Varios se retobaron, a un tipo joven le dieron un culatazo en la cabeza", explicó el modisto. Los ladrones, "estaban super drogados, muy agresivos", se dirigieron a él y le gritaron "Vos, hijo de puta, que sos famoso y rico, dame todo lo que tenés".

"Yo, totalmente en paz y en calma no dije ni mu y ahí manoteó los bolsos de mis amigos y el mío y se llevaron todo lo que había adentro: celulares, elementos de trabajo, la ropa del teatro, la guita que tenía para pagar a todos los músicos esta noche", lamentó Piazza.

Consultado sobre si lamenta lo que le ocurrió al delincuente fallecido, el modisto dijo que no, sino que "me da pena lo que nos pasó a todos nosotros" y que le "hubiera gustado que los maten a los tres" delincuentes.

"Lamentablemente mataron a uno solo y al que no le guste lo que digo, la verdad, no me importa, porque todos pensamos lo mismo. Cuando tenés un revolver en la cabeza con un drogado que te está maldiciendo, en ese momento tenía ganas de que el diablo venga y se lo lleve de los pelos", manifestó Piazza.

"No me voy a poner a analizar por qué son resentidos, no me interesa nada, todo ese tipo de gente me tiene harto", afirmó el diseñador, y aseguró que sus declaraciones no son producto de un enojo temporal.

"Me hubiera encantado matarlos yo; si en ese momento tenía la posibilidad de clavarle un cuchillo en la cabeza, yo se la clavaba, lo que pasa es que quedé inmóvil porque el tipo me estaba apuntando con una 45 en la cabeza", sostuvo Piazza.

Sobre la polémica por la pena de muerte, el modisto dijo que está "totalmente de acuerdo con lo que dijo Susana Giménez".
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario