Información Gral

Quince turistas fueron maniatados y asaltados en una casa de Miramar

La ola de robos en la costa atlántica no parece tener freno. Esta vez las víctimas fueron nada menos que 15 personas, integrantes de tres familias, que fueron asaltadas a punta de pistola y maniatadas por dos delincuentes que entraron a robar mientras cenaban en una casa de Miramar.

Viernes 18 de Enero de 2008

La ola de robos en la costa atlántica no parece tener freno. Esta vez las víctimas fueron nada menos que 15 personas, integrantes de tres familias, que fueron asaltadas a punta de pistola y maniatadas por dos delincuentes que entraron a robar mientras cenaban en una casa de Miramar.
  Las tres familias comparten una gran casona de veraneo en ese balneario ubicado al sur de Mar del Plata, famoso por su tranquilidad y ambiente ideal para veranear con niños. El hecho ocurrió alrededor de las 23.30 del miércoles en la vivienda situada en la calle 18, número 1376, una zona residencial muy cercana al centro de Miramar.

Cena violenta. Según fuentes judiciales y la denuncia formulada una de las víctimas, Ricardo Miguel Sanclemente, de 54 años, los 15 integrantes de las tres familias estaban cenando cuando dos delincuentes sorprendieron a algunas de las víctimas en la puerta y entraron a la casa. Según las fuentes, los delincuentes, que estaban armados, actuaron de manera violenta. Las 15 personas fueron maniatadas y encerradas en una habitación, mientras los delincuentes revolvieron toda la casa en búsqueda de objetos de valor. Las fuentes indicaron que los delincuentes huyeron con 4.000 pesos, dos notebooks, una consola de juegos Play Station, cámaras digitales, relojes, celulares y hasta ropa y calzado.

En San Eduardo. Según el portal de noticias Infobae, el caso no es aislado y se vincula a la ola de robos en el pequeño balneario de San Eduardo, ubicado entre Mar del Plata y Miramar. Allí veranea el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, aunque fuentes policiales aseguraron que él no fue robado. Sin embargo, Pérez Esquivel se quejó ante las cámaras de América TV de la falta de acción policial ante la ola delictiva.
  Según consta en la sede policial, al menos cuarenta viviendas fueron saqueadas cuando sus ocupantes se encontraban disfrutando de la playa. San Andrés cuenta con apenas 300 casas, de manera que resulta altísimo el porcentaje de viviendas asaltadas.
  En Mar del Plata, en tanto, un turista que acababa de extraer una suma superior a los 15 mil pesos de un banco fue interceptado por dos individuos que le robaron el dinero y se fugaron en una moto.
  El fenómeno del desvalijamiento de las casas en la costa también se extendió a Las Toninas. Al menos diez denuncias de veraneantes se realizaron en las últimas horas en esa localidad balnearia. Las víctimas afirmaron que se encontraron con sus viviendas completamente desvalijadas. Los hechos se suman a la ola de delitos que sufren los comerciantes del centro de este pequeño balneario.
  Asimismo, en Necochea dos viviendas fueron asaltadas. En la primera, los delincuentes forzaron un portón de reja e ingresaron tras violentar la puerta de vidrio, llevándose un reproductor de DVD, una filmadora y una cámara digital. En el segundo domicilio, dos jóvenes delincuentes habían sustraído un DVD, pero luego fueron capturados por la policía.

Pinamar. Asimismo, en Pinamar una pareja de turistas fue víctima de un violento episodio de robo con privación de la libertad. Encapuchados interceptaron a una mujer y la obligaron a ingresar a su casa. Tras robarle todos sus ahorros, la ataron a ella y su esposo y los amenazaron de muerte. El matrimonio quedó particularmente conmocionado por la violencia demostrada por los asaltantes. El episodio ocurrió de noche, cuando los delincuentes sorprendieron a la mujer, que había salido de la vivienda porque había olvidado la tarjeta de débito en su auto. Armados y encapuchados, los delincuentes la obligaron a entrar al domicilio. “Una vez adentro les dimos las llaves de la caja fuerte donde había 2.500 pesos”, contó la mujer, que prefirió no dar a conocer su identidad. Cuando les pidió que se fueran, los dos encapuchados se pusieron violentos. “El que manda acá soy yo. Dame más plata porque sé que tenés”, le dijo uno de ellos. Le apoyaron varias veces el caño de un arma en el cuerpo y los amordazaron y ataron de pies y manos. Los delincuentes se llevaron un anillo, una pulsera de oro y un reloj, además de un DVD.   
  El hecho se suma a otros robos en Pinamar. Se supo que al menos se produjeron otros dos sucesos delictivos simultáneamente con el anterior. El primero fue en el cruce de las calles Troya e Ilíada y el otro en Fragata La Victoria e Ilíada, a cien metros uno del otro. Se trató de robos menores, perpetrados mientras las familias inquilinas dormían.
  Ya son siete los robos contra casas en esa ciudad balnearia. En algunos casos, los malvivientes recurrieron a la violencia y en otro aprovecharon el descuido de propietarios o inquilinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario