Información General

Pasan la noche en una carpa en el balcón porque aseguran que su casa está "embrujada"

Paticia, David y sus dos hijos contrataron a un medium que les aseguró que las cosas extrañas que perciben en la vivienda son causadas por un espíritu que quiere que se vayan

Miércoles 21 de Julio de 2021

Tomaron una decisión extrema pero, según confesaron, no les quedó otra. Una pareja de Replonges, Francia, puso una carpa en el balcón de su departamento y se instaló ahí, debido a que, según aseguran, su vivienda está embrujada.

Después de que una vidente les dijo que había detectado la presencia espiritual de una mujer que quería que dejaran la propiedad, y como no tenían a donde ir, decidieron vivir a la intemperie, como si estuvieran en un camping, pero en su propio departamento.

"Comenzó con sombras negras", contó Patricia, la dueña de casa, al medio francés de Le Progres. "Luego fue a más: la luz se apagaba aleatoriamente, la televisión se encendía sola, el teléfono se congelaba sin motivo, la vajilla hacía ruidos extraños...", añadió.

Patricia, David y sus dos hijos se mudaron al departamento, ubicado en el parque social de Semcoda, en Replonges, el pasado mes de septiembre. Patricia aseguró que su hija fue quien advirtió que pasaban cosas extrañas poco después de que se mudaran y después toda la familia se convenció de que había actividad paranormal.

Embed

La pareja convocó a un "magnetizador", una médium que usa energía magnética para detectar espíritus y tras realizar un exhaustivo relevamiento de la propiedad constató que estaba embrujada, según afirmó, por el espíritu "atrapado" de una mujer del siglo XIX que quería que se fueran de inmediato.

El apartamento fue construido en 2016 dentro de un terreno que anteriormente albergaba un hangar. Después de una seguidilla de incidentes inexplicables, la familia decidió instalar la carpa en el balcón para "poder dormir tranquilos", y vivieron ahí durante más de un mes.

Patricia se quejó que esta situación hizo que tengan que vivir "como indigentes" y ha sido así porque no pueden permitirse el lujo de mudarse a otra casa. Como David padece una discapacidad, les resulta imposible conseguir una plaza fuera del programa de asistencia social francés.

La empresa que gestiona el parque social Semcoda niega de plano que haya actividad paranormal en el edificio donde vive la familia y asegura que el departamento en cuestión ha sido alquilado dos veces anteriormente y no hubo quejas. Por ahora, Patricia, David y sus hijos siguen pasando las noches en el balcón.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario