EL MUNDO

La ola de frío convirtió los canales de Amsterdam en pistas de patinaje sobre hielo

Pese a la advertencia de las autoriadaes, gran cantidad de gente desafío el peligro que significa que el hielo se resquebraje y caigan a las aguas heladas.

Martes 16 de Febrero de 2021

Una intensa ola de frío azota a Europa. Las fuertes nevadas han hecho que los clásicos paisajes de las grandse capitales hayan cambiado su fisonomía. Así fue como los célebres canales de Amsterdam, producto de las bajas temperaturas, se hayan convertido en pistas de hielo, sin tener en cuenta el peligro que se corre al deslizarse por superficies que, por el peso, pueden resquebrajarse y romperse.

Las temperaturas se ubicaron por debajo de los 10ª bajo cero, por lo que los cursos de agua se congelaron. Frente a esta situacón las autoridades lanzaron una severa advertencia sobre los riesgos que se corrían al patinar en esa situación. No obstante, los canales se problaron de gente dispuesta a desafiar el peligro. Así fue como un grupo patinadores tuvo que se rescatado de las aguas heladas al romperse el hielo.

Las redes sociales se poblaron de videos de caídas de patinadores, como el que se registró en el Prinsengracht de Amsterdam, uno de los cuatro canales principales del cinturón que define la postal de la capital neerlandesa. El ayuntamiento había pedido a los vecinos abstenerse de patinar porque la capa de hielo no era lo suficientemente fuerte, pero muchos hicieron oídos sordos a las recomendaciones.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fdirkjanjanssen%2Fstatus%2F1360996984115527680

Los servicios de urgencias han recibido el doble de pacientes de lo habitual con heridas causadas por su imprudencia. En general los patinadores consultaban porque necesitaban tratamiento por lesiones de tobillo, muñecas o caderas rotas, y alguna que otra fractura causada por la ruptura del hielo.

Una persona cayó al agua, según los medios locales, y varios ayuntamientos, como el de Ámsterdam, instaron a los patinadores a dejar los canales, por el deshielo. El domingo por la mañana, decenas de personas patinaban cerca de los molinos de Kinderdijk (oeste), inscritos en la lista de patrimonio mundial de la Unesco.

Embed

"Normalmente, la mayoría de la gente se queda en la cama por la mañana a estas horas. Pero este hielo es tan hermoso, que causa gran entusiasmo", comentó Cok Hartkoorn, de 71 años, un vecino de la zona. "Esto quizá no vuelva a ocurrir hasta dentro de unos años. Las ocasiones se deben de aprovechar cuando se puede”, agregó, en declaraciones a la AFP.

"El patinaje es agradable porque estamos todos juntos. Estamos fuera, nos movemos. En estos tiempos difíciles, esto es algo inusual", declaró Marleen Bouman, una holandesa de 49 años.

amsterdam01.jpg

Los aficionados al patinaje ya tomaron masivamente lagos y cursos de agua helados el sábado por todo el país, donde esta actividad, muy popular, cada vez se puede practicar menos. Algunas localidades cortaron incluso las carreteras para evitar multitudes.

Este peligroso pasatiempos provocó numerosas caídas y lesiones, sobrecargando aún más los servicios de urgencias, ya presionados por el coronavirus, pese a los llamados a la vigilancia del primer ministro, Mark Rutte.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS