Información General

La Justicia portuguesa archivó la causa por la desaparición de Maddie

Es la niña británica raptada en un hotel cuando estaba de vacaciones con su familia. Tras 14 meses de investigaciones, la Fiscalía tuvo que cerrar el caso por falta de pruebas.

Martes 22 de Julio de 2008

Tras catorce meses de infructuosas investigaciones, el fiscal general de Portugal archivó la causa por la desaparición de la niña británica Madeleine McCann y libró a sus padres de las sospechas de implicación en el hecho. El fiscal, Fernando Pinto Monteiro, dijo que un tercer sospechoso, Robert Murat, un británico que reside en Portugal, también quedó libre de sospechas. "El caso puede ser reabierto por la Fiscalía General o seguir una solicitud de una parte interesada, si se materializan nuevas pruebas", precisó.

Maddie McCann desapareció de su habitación en un departamento de un complejo turístico costero del Algarve el 3 de mayo del año pasado, pocos días antes de su cuarto cumpleaños.

El caso copó los titulares internacionales, especialmente después de que la policía considerara sospechosos a los padres, Gerry y Kate McCann.

La policía no ha conseguido encontrar a la niña ni pruebas para acusar a nadie y presentó su informe final al fiscal el 1º de julio.

No hay pruebas. Un escueto comunicado de la Procuraduría General de la República (Fiscalía lusa) informó de que "no se han obtenido pruebas de la práctica de delito alguno" tanto por parte de los padres de Madeleine como del tercer sospechoso del caso, el británico Robert Murat.

Los tres ya han obtenido indemnizaciones de 694.000 y 750.000 euros, respectivamente, tras querellarse contra diversos diarios de Reino Unido por difamación.

Con la decisión de los fiscales, Kate y Gerry McCann, así como Murat, que habitaba una casa cercana al departamento donde desapareció la niña, pierden la condición de sospechosos que les impuso la Justicia portuguesa de acuerdo con una peculiar legislación del país.

La Policía Judicial portuguesa entregó a los fiscales el pasado 1º de julio su informe final sobre la investigación sin pruebas aparentes que aclaren el paradero de la niña o la implicación de Murat, Gerry y Kate McCann.

Respecto al sumario, la Fiscalía puntualizó que cuando se haga público podrá ser consultado por "cualquier persona que revele interés legítimo y respete las formalidades y límites impuestos por la ley".

Los documentos del caso, cuyo secreto fue prorrogado en dos ocasiones e incluye decenas de volúmenes con informes policiales y periciales, levantan gran expectación en Portugal, porque en ellos deben figurar los elementos que llevaron a la policía a formular sus sospechas contra los McCann. En un principio la policía se centró en la hipótesis de un rapto relacionado con pederastas y luego en una muerte accidental de Madeleine que sus padres habrían ocultado.

Los principales indicios contra los padres surgieron cuando la policía británica, preocupada por la falta de resultados de sus colegas lusos, les proporcionó dos perros especialmente entrenados para detectar rastros de sangre y de cadáveres.

Los canes encontraron indicios de los dos tipos en efectos personales de la pareja, en su departamento y en un automóvil que alquilaron después de la desaparición de la niña.

Pero, según declaraciones públicas de un alto cargo de la policía, las muestras recogidas en los lugares y objetos señalados por los perros, analizadas por un laboratorio británico, no han permitido identificar al cien por cien el ADN de Madeleine.

La niña desapareció la noche del 3 de mayo de 2007, nueve días antes de cumplir cuatro años, del departamento donde dormía junto a sus dos hermanos menores, mientras sus padres cenaban con varios amigos en un cercano restaurante de la costa del Algarve.

Pese a la campaña inter nacional y las donaciones de varios millones de euros para localizar a la pequeña, nunca se encontró rastro de ella y los padres gestionan todavía un fondo de cientos de miles de euros para hallar a Maddie. (Reuters, AP y DPA)

Hasta en Rosario

La desaparición de Maddie McCann desató una búsqueda mundial frenética. Varias personas en distintos países creyeron verla. Tal como pasó en Rosario, donde una estudiante confundió a la niña británica con otra danesa que pasaba las vacaciones con sus padres. Fue el 15 de junio de 2007. Se alojaban en un hotel de la cortada Ricardone.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario