Información Gral

Investigan a 14 embajadores por sus autos

El juez federal Norberto Oyarbide requirió ayer informes a la Cancillería para corroborar identidades y la condición laboral actual de 14 embajadores y un número intedeterminado de diplomáticos con altos cargos de distintos países, que importaron autos con franquicia, aunque por el momento no ordenará el secuestro de las unidades.

Viernes 25 de Enero de 2008

El juez federal Norberto Oyarbide requirió ayer informes a la Cancillería para corroborar identidades y la condición laboral actual de 14 embajadores y un número intedeterminado de diplomáticos con altos cargos de distintos países, que importaron autos con franquicia, aunque por el momento no ordenará el secuestro de las unidades.
  El magistrado solicitó además al Registro Nacional Automotor que informe las identidades de los actuales propietarios de los 98 vehículos investigados y de apoderados locales que pudieron tramitar la nacionalización de los mismos entre 2004 y 2007.
  Oyarbide rechazó “por el momento” ordenar el secuestro de los automotores, como había pedido ayer al mediodía el fiscal federal Luis Comparatore.
  El juez busca dilucidar antes si los diplomáticos involucrados con rangos superiores a cónsul siguen en funciones, ya que en ese caso la causa podría ser competencia originaria de la Corte Suprema de Justicia.
  En total, en el requerimiento fiscal se menciona a 14 embajadores, además de cónsules, agregados, militares, jefes de misión y administrativos de distintos países.
  En total, la Cancillería deberá informar la situación en el país de unos 80 funcionarios diplomáticos mencionados como adjudicatarios de autos importados sin pago de impuestos, del tipo Hummer, Land Rover, Porsche, entre otros.
  Estas unidades, que se ingresaban con un tope de 60 mil dólares, podían nacionalizarse luego de doce meses de la fecha de acreditación del beneficiario en el país y tras nueve meses de uso del auto.
  En algunos casos, se ingresaron modelos como 24 Hummer y 17 autos deportivos que estaban excluidos del beneficio por “no adecuarse a las funciones oficiales o de representación” que eran fundamento de la exención impositiva para “asegurar el mejor y buen desempeño de la función diplomática”.  (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario