Información general

Estremecedor relato de otra víctima de los rugbiers de Zárate

Un joven contó la paliza que sufrió en septiembre pasado en una fiesta privada, donde además le robaron.

Miércoles 05 de Febrero de 2020

Un joven reveló que hace cuatro meses fue atacado por el mismo grupo de rugbiers que el pasado 18 de enero asesinó en Villa Gesell a Fernando Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique.

Federico, un joven de 21 años oriundo de Zárate, rompió el silencio para contar que en septiembre pasado fue atacado por la misma patota mientras participaba de una fiesta privada en una quinta de aquella ciudad bonaerense.

En esa oportunidad las circunstancias fueron similares a las que terminaron con el desenlace fatal en la ciudad balnearia: el vuelco de un vaso por un choque y la provocación seguida de una paliza con robo incluida.

"Me crucé en el baño con uno de ellos, chocamos sin querer y se rompió un vaso que él llevaba. En ese momento me miró mal y me dijo: «¡Me manchaste la camisa!»", relató Federico, quien agregó: "Como yo ya sabía de quién se trataba, le dije que no tenía ganas de pelear pero, de todas formas, me tiró una piña".

>>Leer más: Los rugbiers podrían ser acusados de "homicidio por placer"

La víctima contó que cayó al suelo ante semejante trompada y que inmediatamente apareció el resto del grupo para pegarle patadas mientras estaba caído, indefenso, similar a lo que sucedió en Gesell. "No sé cómo hice pero pude zafar y empecé a correr, aunque cuando llegué al auto me siguieron golpeando", agregó en medios porteños.

Embed

Sin embargo, Federico aseguró que la pesadilla aún no terminó ahí. "Cuando quiero dar marcha atrás con el auto, quedo inmovilizado en un zanjón; ahí me abrieron la puerta, siguieron pegándome y me robaron el celular, la billetera y la gorra que llevaba", recordó el joven, quien, a diferencia de Fernando, hoy puede contarlo.

>>Leer más: "No son asesinos", afirmó el padre de uno de los rugbiers

No contentos con eso, Federico recordó que unos amigos alcanzaron a ayudarlo para salir de esa situación, pero los rugbiers comenzaron a arrojarle piedras al auto y luego lo amenazaron por las redes sociales. "Al otro día me mandaron mensajes para advertirme que no me metiera con ellos, pero después borraron los mensajes", aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario