Información Gral

El Vaticano cerró un instituto salteño fundado por un cura acusado de abuso

La congregación de derecho diocesano Hermanos Discípulos de San Juan Bautista había sido inaugurado por Agustín Rosa.

Miércoles 07 de Agosto de 2019

La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica decidió cerrar al Instituto religioso de derecho diocesano Hermanos Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, cuya sede principal está en la ciudad de Salta, y que fue fundado por el sacerdote Agustín Rosa, acusado de abuso sexual y ahora vinculado con el narcotraficante mexicano Joaquín "Chapo" Guzmán.

A través de la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA) se informó ayer la decisión de cerrar este instituto y de designar como delegado apostólico para la ejecución del contenido del decreto al arzobispo de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, fray Carlos Alfonso Azpiroz Costa.

El decreto, fechado el 18 de junio de 2019 y dado a conocer ayer, señala que el 11 de mayo de 2015 el nuncio apostólico en la Argentina solicitó la intervención de la Congregación, tras recibir serias denuncias sobre diversos aspectos de la vida del instituto religioso.

El Instituto Hermanos de Discípulos de Jesús de San Juan Bautista fue fundado por Rosa, quien está acusado de "abuso sexual gravemente ultrajante por la duración, agravado por ser el autor ministro de culto reconocido", en perjuicio de dos ex novicios de su congregación y de "abuso sexual simple" en perjuicio de una mujer.

Además, la fiscal salteña Verónica Simesen solicitó esta semana a la Justicia federal de Salta que inicie una investigación de oficio para determinar si existe algún vínculo entre el sacerdote con el narcotraficante mexicano Chapo Guzmán, tras una publicación periodística. El 1 de junio de 2015 fue elevado el informe de una investigación preliminar, por el que el 17 de julio de ese año la Congregación decidió nombrar al obispo emérito de Quilmes, monseñor Luis Stöckler, como comisario pontificio para el instituto, y dos años después fue reemplazado por el obispo emérito de 9 de Julio, monseñor Martín de Elizalde. Ambos escucharon al fundador, a los miembros del instituto, a los obispos interesados y a quienes estuvieron de alguna manera en contacto con esta institución religiosa nacida en Salta y que tenía varias sedes en Argentina y otros países.

Según publica AICA, la congregación examinó todos los informes, la conducta del fundador y la de numerosos miembros, a la vez que evaluó las dificultades encontradas para la formación humana y espiritual de los miembros y tuvo en cuenta la situación institucional fuertemente comprometida. Finalmente, se indica que examinó con cuidado las posibles soluciones y la necesidad de proceder con urgencia para proteger el bien de las personas y evitar más daño a la comunidad eclesial y a la vida consagrada.

Al cabo de este itinerario, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, de acuerdo con Código de Derecho Canónico, dictó el decreto que dispone la supresión del instituto religioso. El decreto añade que, dada la delicadeza y complejidad del caso, designó como delegado pontificio a fray Azpiroz Costa, con todas las facultades necesarias y apropiadas para el desempeño de la tarea recibida de acuerdo con lo que prescriben las normas canónicas y con el fin de que todo se haga con justicia y caridad, para implementar la decisión tomada.Estas disposiciones fueron aprobadas de forma específica por el Papa Francisco.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario