Información Gral

El Tesoro de EEUU no puede aclarar el origen de una misteriosa fortuna

Un empresario mantiene en jaque al Tesoro de los Estados Unidos con una historia que no tiene asidero ni siquiera para su comprensión. Se trata de la posibilidad de que el Estado esté ante una estafa que supera los 20 millones de dólares por el canje de billetes arruinados.

Lunes 28 de Julio de 2008

Un empresario mantiene en jaque al Tesoro de los Estados Unidos con una historia que no tiene asidero ni siquiera para su comprensión. Se trata de la posibilidad de que el Estado esté ante una estafa que supera los 20 millones de dólares por el canje de billetes arruinados. El principal implicado en la cuestión, Franz Felhaber, no está apresado y los investigadores no tienen pistas concretas para detenerlo o para determinar que incurre en algúin delito.

  Eso sí, el dinero está ahora confiscado.

  El empresario llegó al Departamento del Tesoro estadounidense con un maletín repleto de 5.200.000 dólares en billetes petrificados y casi irreconocibles. Pidió canjearlos por un cheque del cajero. El dinero en estas condiciones suele llegar después que un banco lo quema o se inunda una caja fuerte. No es habitual que lo lleve un cliente común y corriente.

  Pero los hábitos bancarios de Franz Felhaber dejaron de tener sentido para el gobierno desde hace mucho tiempo.

  Durante años, él y su familia se han presentado en uno y otro banco buscando cambiar unos 20 millones de dólares en billetes de 100 arruinados (quemados o mojados) por billetes nuevos.

  Sus explicaciones siempre variaron: era una herencia, alguien excavó junto a un árbol y los encontró allí, fue hallado en un maletín enterrado en un alfalfar, y que un familiar halló un mapa de un tesoro.

  Felhaber es un corredor de aduanas. Su compañía, F.C. Felhaber & Co., se maneja como pez en el agua en la burocracia aduanera en El Paso, Texas, donde entran todos los años miles de millones de dólares en bienes mexicanos.

  Felhaber dice que un familiar mexicano, Francisco Javier Ramos Sáenz Pardo, le pidió ayuda. Sáenz Pardo se preocupaba de que un extranjero con tanto dinero pudiese llamar desmedidamente la atención, explicó.

  En vez de hacer un solo canje en el Tesoro, al parecer empezó a tratar de cambiar cantidades más pequeñas en los bancos de la zona de El Paso, provocando sospechas por doquier.

Un poco de suerte. En el 2005, las autoridades dicen que convino un intercambio por 120.000 dólares con el banco de la Reserva Federal (banco central) en El Paso, transfiriendo el dinero a una cuenta perteneciente a su tío José Carrillo Valles.

  Los bancos habitualmente remiten tales pedidos a la Oficina de Grabado e Impresión, una rama del Tesoro. El canje de 120.000 dólares fue una excepción. Los investigadores dicen que Felhaber no tuvo tanta suerte en otros sitios.

  Intentó infructuosamente conseguir que un camión blindado del Bank of America fuera enviado a la frontera mexicana a recoger el dinero. Semanas después dicen que dio un nombre falso en dos bancos mientras averiguaba cómo canjear millones de dólares.

  Una vez, la explicación fue que había descubierto el dinero excavando bajo un árbol en Chihuahua, México. En otra ocasión dijo que estaba enterrado en un alfalfar.

  Felhaber niega casi todo esto, incluyendo haber dado nombres falsos. Pero es un hueso duro de roer. A veces admite haber ayudado a canjear una herencia de 20 millones de dólares. Minutos más tarde se contradice y dice que la cifra es mucho menor y que no tiene idea de dónde viene el dinero.Agentes de aduanas interrogaron a Felhaber en octubre del 2005, quien dijo creer que el dinero procedía de una operación mexicana de compra de terrenos. Dijo que estaba enterrado hasta que Sáenz Pardo, quien le había llevado el dinero, descubrió un mapa del tesoro.

  Posteriormente, Felhaber usó a familiares para intentar otros canjes de billetes arruinados, pero no sólo que no prosperaron sino que atrajo con más fuerza a los investigadores.

  Las pericias judiciales dejan abierta la posibilidad de que alguien haya encontrado dinero en el desierto mexicano. l

Final abierto

La fiscalía planea solicitar la incautación de los 6,4 millones en billetes quemados y arruinados dando al empresario Franz Felhaber y su familia la oportunidad de pedir la devolución. De hacerlo así, un juez les ordenará que expliquen la procedencia y quizás se sepa el fondo de la historia. Pero si no se presentan, el dinero pasará a ser propiedad del gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario