Información Gral

El servicio secreto alemán ocultó que Eichmann estaba en Argentina

Uno de los responsables de la "solución final" para el exterminio de judíos estuvo protegido. El paraguas de Alemania occidental sobre su paradero duró seis años, según se reveló ayer.

Domingo 09 de Enero de 2011

El servicio secreto de la Alemania occidental ocultó durante seis años, desde 1952 hasta 1958, el paradero del nazi Adolf Eichmann, uno de los responsables directos de la llamada “solución final” para eliminar a la población judía europea, según publicó ayer el diario Bild.
  Eichmann, quien vivía bajo la identidad falsa de Ricardo Klement y trabajaba como operario en una fábrica de Mercedes, fue secuestrado en Buenos Aires el 11 de mayo de 1960 por un comando del servicio secreto exterior de Israel (Mossad).
  El antiguo SS-Obersturmbannführer (teniente coronel de las SS nazis) fue juzgado en Israel y ejecutado el 31 de mayo de 1962.
  Bild denuncia que Eichmann “pudo haber sido atrapado mucho antes” y reproduce un documento del espionaje alemán, con fecha de enero de 1952.
  En este documento se lee: “Eichmann no está en Egipto, sino que se oculta bajo el nombre falso de Klement en Argentina. La dirección de Eichmann es conocida como El Camino por el director del periódico alemán en Argentina”.
  No fue hasta 1958 cuando el servicio secreto germano occidental informó a la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) de que Eichmann estaba oculto en Argentina, según documentos estadounidenses desclasificados en 2006.
  El diario alemán recoge las declaraciones de la historiadora Bettina Stangneth, quien asegura que el documento ahora revelado “es sensacional”.
  “No se sabía hasta ahora que el servicio secreto germano occidental conocía dónde se escondía Eichmann”, señala Stangneth en el periódico.
  Adolf Eichmann fue capturado tras la II Guerra Mundial por el Ejército de Estados Unidos, que desconocía su identidad, y huyó de su custodia en 1946.
Mil caras. Karl Adolf Eichmann (nacido en Solingen, 19 de marzo de 1906, y muerto en Ramla, 31 de mayo de 1962) fue un teniente coronel (en alemán, Obersturmbannführer) de las SS nazi. Fue el responsable directo del exterminio de judíos, principalmente en Polonia, y de los transportes de deportados a los campos de concentración alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.
  Los judíos eran para él “estadísticas”, aunque según sus declaraciones en el juicio que se le realizó por sus crímenes de guerra en 1960 en Israel, no era un antisemita fanático; de hecho, como muchos otros alemanes, se encontraba emparentado de alguna manera con judíos.
  Al final de su vida se defendió arguyendo que su participación en el Holocausto se limitó a ser un simple ejecutor de órdenes superiores. Sin embargo, lo cierto es que entró en conflicto con éstos en numerosas ocasiones debido al excesivo celo que puso en la idea de la “solución del problema judío”, yendo incluso más allá de las órdenes recibidas.
  Antes de 1939, cuando Alemania contemplaba la posibilidad de expulsar a los judíos, Eichmann fue uno de los principales interlocutores nazis del movimiento sionista, el cual estudió la posibilidad de facilitar la emigración judía a Palestina. En la misma línea, fue una de las personas que pensaron en la viabilidad de crear un estado judío en el Este de Europa.
  Apresado al fin de la guerra, logra al poco tiempo escapar de sus captores.
  A finales de los años 50 es localizado por agentes del Mossad con un nombre falso, Ricardo Klement, en la localidad de Virreyes (partido de San Fernando) en la zona norte del Gran Buenos Aires.
  Violando tratados de asistencia consular y la soberanía nacional argentina, el 1 de mayo de 1960 un grupo de “nokmin” (vengadores) del espionaje israelí ingresan subrepticiamente por vía aérea en Buenos Aires e inician la Operación Garibaldi (bautizada así por el nombre de la calle donde vivía Eichmann).
  El 11 de mayo de 1960 lo esperan en una calle y secuestran a Eichmann cuando baja del ómnibus que lo dejaba cerca de su casa.
  Uno de sus secuestradores, Peter Malkin, dijo: “Eichmann era un hombrecito suave y pequeño, algo patético y normal, no tenía la apariencia de haber matado a millones de los nuestros”.
  El 20 de mayo, Eichmann es conducido semiinsconciente a Ezeiza y lo hacen abordar un avión de la aerolínea El Al con otra identidad, vestido como un mecánico de la aeronave, simulando que estaba ebrio. Fue sentado en un asiento de primera clase y con pasaporte falso. Fue sacado del país hacia Haifa en Israel.
  El juicio que finalizó el 15 de diciembre de 1961 lo condena a morir desnudo en la horca. La sentencia se cumple la madrugada del 31 de mayo de 1962 en la prisión de Ramla.
  Sus últimas palabras fueron: “Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Estos son los países con los que más me identifico y nunca los voy a olvidar. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo”. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario