Información Gral

El iceberg más grande de los últimos 50 años se separa de la Antártida

Un gran iceberg, de más de 1.600 kilómetros cuadrados y que contiene 315 gigatoneladas de hielo, se ha separado de la plataforma de hielo Amery de la Antártida Oriental y constituye el mayor desprendimiento de una masa de hielo del Continente Blanco en los últimos 50 años, según reportan investigadores.

Miércoles 02 de Octubre de 2019

Un gran iceberg, de más de 1.600 kilómetros cuadrados y que contiene 315 gigatoneladas de hielo, se ha separado de la plataforma de hielo Amery de la Antártida Oriental y constituye el mayor desprendimiento de una masa de hielo del Continente Blanco en los últimos 50 años, según reportan investigadores.

Las plataformas de hielo son hielo flotante que se forman donde la capa de hielo antártico se encuentra con el océano. No afectan directamente el nivel del mar porque las plataformas de hielo ya están flotando, como un cubo de hielo en un vaso de agua. El hielo derretido sobre tierra firme es el causante del aumento del nivel del mar.

Helen Fricker, glacióloga del Instituto Scripps de Oceanografía y coautora del hallazgo, dice que este tipo de evento no está relacionado con el cambio climático: ocurre naturalmente y se produce cada 60 ó 70 años.

"Sin embargo, este evento es parte del ciclo normal de la plataforma de hielo y, aunque hay mucho de qué preocuparse en la Antártida, todavía no hay motivo de alarma para esta plataforma de hielo en particular", dijo Fricker en la cuenta de Twitter de Scripps. Amery es la tercera plataforma de hielo más grande de la Antártida. El iceberg provenía de la parte occidental de un sistema de grietas en la parte delantera de la plataforma de hielo.El sistema de grietas era el límite de un gran trozo de hielo que se había denominado el "diente flojo" desde 2002, porque parece haber estado precariamente unido durante algún tiempo. Este desgarro ocurrió hacia el oeste y el "diente flojo" todavía se mantiene.

El nuevo bloque masivo de hielo ha sido designado "D-28". Las imágenes de satélite continuarán monitoreando el nuevo iceberg porque podría convertirse en un peligro para el envío.

Fricker dice que este evento de desgarro subraya la importancia de las observaciones a largo plazo en la Antártida para comprender el ciclo natural de las capas de hielo, para que los científicos puedan desenredar mejor los eventos inducidos por el cambio climático del ciclo natural de "fondo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS