Información Gral

El encanto del carnaval envuelve a Brasil con música y color

Empezó anoche el carnaval más importante del mundo. Decenas de miles de cariocas y turistas desafiaron una pertinaz lluvia para danzar ayer en las calles de Río de Janeiro. El alcalde de Río entregó las llaves de la ciudad al Rey Momo y dijo que no ejercerá su cargo durante estos días.

Lunes 04 de Febrero de 2008

Río de Janeiro.- Decenas de miles de cariocas y turistas desafiaron una pertinaz lluvia para danzar ayer en las calles de Río de Janeiro, al acelerarse en todo Brasil los frenéticos festejos de Carnaval.

En Río de Janeiro, la fiesta se inició con un gran despliegue de las scolas do samba cariocas a lo largo de la avenida Marques de Sapucai. De hecho, el miércoles último el alcalde César Maia entregó las llaves de la capital carioca al Rey Momo y dijo que no ejercerá su cargo en estos días. Indicó que desde ese día los problemas de la ciudad son exclusiva responsabilidad de Alex Oliveira, es decir, del Rey Momo. "A partir de ahora no quiero saber de problemas. De hoyos en las calles, de los salarios del personal de aseo, de nada, todos los que tengan algo que reclamar que hablen con el Rey Momo", dijo.

Por su parte, las “escolas de samba” daban los últimos toques a sus lujosas alegorías para competir desde anoche por el título de campeona en un concurso sazonado con ardientes ritmos y cimbreantes bailarinas semidesnudas. Una febril actividad rodeaba el “sambódromo” de Río, donde 12 “escolas” expondrán en los dos días de desfiles, con miles de carnavaleros disfrazados y gigantescos carros alegóricos, una diversidad de temas sociales y políticos.

En toda la ciudad, luego de una segunda noche de bailes callejeros, la fiesta, iniciada el viernes, continuó temprano el domingo con desfiles de coloridos “blocos”, o grupos organizados que atraen a miles con sus rítmica música. “Esto es fabuloso, fabuloso, la mejor fiesta del mundo”, dijo un estudiante que, mojado por la lluvia y el sudor, danzaba en el barrio de Copacabana.

En los cinco días de festejos, que terminan en la mañana del Miércoles de Cenizas, más de 70 “blocos” alegrarán el desinhibido Carnaval carioca, generosamente regado con cerveza. Como ocurre en todo Brasil, en los festejos callejeros se mezclan mujeres y hombres de todas las edades y condiciones sociales, en una habitual confraternización favorecida en Río por la vecindad de barrios opulentos y favelas.

Los mayores desfiles callejeros se desarrollan en las cálidas ciudades de Salvador, Recife y Olinda, donde los festejos comenzaron informalmente hace varios fines de semana. Como todos los años, las autoridades extremaron las medidas de seguridad “en todo sentido”, y además de reforzar la presencia policial en las calles, previeron la distribución gratuita de 19,5 millones de preservativos en todo el país.

El  concurso de carrozas más famoso, televisado a todo el mundo, comenzó anoche en Río, donde las “escolas de samba” fueron declaradas “patrimonio cultural” por la alcaldía. Cada una de las 12 “escolas” tiene 75 minutos para recorrer los 700 metros de la avenida del “sambódromo”, ante unos 100.000 espectadores, y presentar su tema con estridente música, cánticos y grupos o “alas” de baile, conformadas por miles de carnavalescos ricamente disfrazados y vibrantes bailarinas.

Al cumplirse 200 años de la llegada a Río de Janeiro del rey portugués Joao VI y su corte, que escapó de las guerras napoleónicas, el tema motivó a varias “escolas”, incluyendo a Sao Clemente, que abrirá el concurso de dos días.

En la madrugada de hoy, cerró la primera jornada Viradouro, que desató una polémica con un carro alegórico de su tema “Es espeluznante”, que recordaba el Holocausto y fue vetado por una juez a pedido de la comunidad judía de Río. La escuela transformó aceleradamente el carro, que rememoraba ese genocidio con esculturas de esqueléticos cadáveres apilados, y le puso el nombre de “La ejecución de la libertad”, según dijo en su sitio de internet.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario