Información Gral

Caen en España con 900 kilos de cocaína los hijos de dos brigadieres

Tres hijos de brigadieres argentinos fueron detenidos cuando arribaron al aeropuerto El Prat, de Barcelona, en un avión privado con más de 900 kilos de cocaína. El hecho ocurrió el domingo 2 pero se conoció ayer.

Viernes 07 de Enero de 2011

Tres hijos de brigadieres argentinos fueron detenidos cuando arribaron al aeropuerto El Prat, de Barcelona, en un avión privado de la compañía Medical Jet con más de 900 kilos de cocaína. El hecho ocurrió el domingo 2 último pero se conoció recién ayer.
  Según los investigadores españoles, los detenidos son el piloto de la aeronave, identificado como Gustavo Juliá, y su hermano Ricardo, hijos del fallecido brigadier José Juliá. Con ellos viajaba en calidad de copiloto Gastón Miret, hijo del brigadier José Miret.
  En tanto, una cuarta persona que viajaba en la aeronave de la empresa argentina quedó demorado, aunque luego fue liberado tras determinarse que no tenía vinculación con la maniobra.
  Los Juliá son los principales accionistas de la compañía de traslados médicos MedicalJet.
  El avión, un jet Challenger 604, llegó a Barcelona el pasado 2 de enero procedente de Cabo Verde, país de la costa africana donde, de acuerdo con la investigación, habría cargado los 900 kilos de cocaína de “máxima pureza”.
  Se trata de una “gran operación”, de las mayores contra el narcotráfico, aseguró una alta fuente de la investigación.
  Agentes de la Guardia Civil española estaban esperando el avión, que aterrizó a las 15 hora local del domingo 2, e inmediatamente procedieron a efectuar las detenciones, por orden del juzgado de instrucción de El Prat.
  La investigación está a cargo del juez penal de Barcelona Jorge Brugo, quien decretó el secreto sumario.
  En tanto, el consulado argentino de Barcelona ofreció a los detenidos asistencia consultar, pero estos la rechazaron.   En julio pasado, el juez Brugo ya había expresado su asombro por el intenso tráfico de estupefacientes en España. “Es impresionante, nunca se vio en el país. Me pongo a pensar que si en 15 días se descubren cuatro toneladas y media de contrabando de cocaína, ¿cuánto salió? Esa es la realidad que hay que ver: hay droga para tirar al techo, eso es tremendo”, afirmó.
  La preocupación del juez estaba vinculada en ese entonces con que el 16 de junio de 2010 se habían descubierto unos 1.600 kilos de cocaína dentro de un cargamento de manzanas, en ese caso relacionadas a un cartel mexicano de Tijuana.
  Por esos días, también se descubrió un cargamento de una tonelada de cocaína en un lote de muebles enviados desde Argentina.
  Además, en abril de 2010, un falso camión de la edición Rally Dakar Argentina-Chile fue secuestrado en España con más de 800 kilos de cocaína de máxima pureza y 10.000 pastillas de éxtasis que fueron enviados desde Buenos Aires a Bilbao.

Historia negra de Juliá. Gustavo Juliá fue acusado en 2003 por la Auditoría General de la Nación por violar la ética pública que prohíbe trabajar en empresas estatales y al mismo tiempo ser socio de empresas prestadoras.
  También, trascendió que aportó económicamente a la campaña de Luis Barrionuevo cuando se presentó como candidato a gobernador de Catamarca. El gastronómico viajaba en los aviones de Medical Jet.
  Gustavo Juliá era gerente económico-financiero del Pami y al mismo tiempo presidente de Federal Aviation S.A. y accionista de Medical Jet (propiedad de su padre, el brigadier José Juliá), empresas que el Pami contrataba para vuelos sanitarios.
  Al asumir Néstor Kirchner la presidencia, el nuevo interventor del instituto, Juan González Gaviola, lo removió de su cargo y la Oficina Anticorrupción lo denunció por la presunta comisión de los delitos de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, cohecho y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública.
  En tanto, su padre, el brigadier José Juliá prestó servicios en diferentes dependencias de la Fuerza Aérea. Fue agregado aeronáutico en países limítrofes y durante la Guerra de las Malvinas fue jefe de Operaciones de la Fuerza Aérea Sud, por lo que cumplió la tarea de asesorar en todas las operaciones aéreas de combate.
  Al asumir Carlos Menem la presidencia de la Nación, el militar fue nombrado como jefe de la Fuerza Aérea. En el desempeño de sus funciones fue denunciado ante la Justicia por haber firmado un contrato por 18 millones de dólares con la empresa Cesel para la compra de material destinado a la reconversión de aviones Mirage, pero después de una investigación fue sobreseído de los cargos.

La sombra de Yabrán. En 1991 el ex diputado nacional Franco Caviglia lo había denunciado —como también a su antecesor en el cargo, el brigadier Ernesto Crespo— ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, por su presunta relación con los negocios aeroportuarios de Alfredo Yabrán.
  Cuando Juliá se retiró de la Fuerza Aérea, se lo vinculó a Lanolec (la empresa de aviones reconocida por Yabrán como de su propiedad), y más tarde formó, según fuentes de la fuerza, con ayuda del empresario telepostal su propia firma de servicios aéreos: Medical Jet.
  Sin embargo, Juliá negó conocer al empresario cuando declaró ante la comisión antimafia de la Cámara de Diputados en 1998.
  Por medio del ex ministro de Defensa y de Trabajo, el fallecido Antonio Erman González, Juliá logró una férrea relación con el presidente Menem y fue considerado por años un “intocable”. Gracias a esos contactos, su empresa pudo prestar servicios médicos sanitarios al Pami y al Same (servicios de emergencia médica porteña).
  Otro detenido es el copiloto, Gastón Miret, hijo del brigadier José Miret, quien fue secretario de Planeamiento durante la dictadura de Jorge Videla. Además, fue quien le alquiló al caudillo militar paraguayo Lino Oviedo la casaquinta donde permaneció durante su estadía en Argentina.

Negocios

Medical Jet comenzó a operar en 1993 con traslados aéreos médicos de alta complejidad. Además de ofrecer servicios de ambulancias áreas, sirvió a firmas de medicina prepaga, para “turismo médico”, ministerios de Salud y también en el traslado de órganos para trasplantes. En junio de 1998, el entonces brigadier José Juliá admitió tener el 10 ciento de las acciones de la empresa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario