Información Gral

Bergoglio en Luján: "El pueblo necesita aprender a escuchar y ser escuchado"

El arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, afirmó ayer que "el pueblo argentino necesita aprender a escuchar" y que "necesita ser escuchado", invocando la figura de la Virgen María, al hablar ante una multitud estimada en un millón de fieles católicos, que peregrinaron a la basílica bonaerense de Luján.

Lunes 06 de Octubre de 2008

El arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, afirmó ayer que "el pueblo argentino necesita aprender a escuchar" y que "necesita ser escuchado", invocando la figura de la Virgen María, al hablar ante una multitud estimada en un millón de fieles católicos, que peregrinaron a la basílica bonaerense de Luján.

  Bergoglio habló durante la misa central oficiada tras la 34ª peregrinación juvenil a Luján, que este año se realizó bajo el lema "Madre, enséñanos a escuchar, para descubrir la importancia de estar junto a quien nos necesita, escuchándolo con el corazón".

  Fuentes policiales estimaron en un millón las personas que llegaron a Luján, a 61 kilómetros al oeste de Capital, lugar al que cada año caminan miles de jóvenes y peregrinos del país.

  Con la imponente basílica por detrás, el cardenal primado de la Argentina se preguntó: "¿Cuántos de nosotros a veces vivimos momentos en que necesitamos que alguien nos escuche y no lo encontramos?"

  "A todos nos ha pasado de andar carenciados de oreja, que alguien nos ponga la oreja. O cuantos otros se acercan a nosotros pidiendo que le pongamos la oreja y por ahí estamos ocupados y no nos damos cuenta", dijo. "Escuchar y ser escuchados como la Virgen, por eso el lema de este año, de esta peregrinación es «Madre enséñanos a escuchar». Ella nos enseña cómo se escucha, cómo se escucha a Dios, cómo se escucha al prójimo", ejemplificó.

  En una jornada de sol pleno en la plaza Belgrano de Luján, donde ofició la misa central, Bergoglio dijo: "Por eso nos hace bien venir aquí y creer realmente que ella nos escucha, sentirlo". "Y después, ¿cuántas veces después de mirarla, pasamos y en un confesionario le pedimos prestado al cura el oído de Jesús para que Jesús nos escuche y descargar nuestra conciencia? Y qué bien nos sentimos cuando somos escuchados por alguien que nos recibe con cariño", destacó Bergoglio.

  Además se preguntó: "¿Cuántos problemas se nos ahorrarían en la vida si aprendiéramos a escuchar? Escuchar a otro es detenerme un poquito en su vida, en su corazón y no pasar de largo como si no me interesase. ¡Y como la vida nos va acostumbrando a pasar de largo, a no interesarnos en la vida del otro, en lo que el otro nos quiere decir o en contestarle antes de que termine de hablar!"

  Tras una pequeña pausa, Bergoglio pidió: "Madre enséñanos a escuchar", y recordó que "somos un pueblo que necesita aprender a escuchar y somos un pueblo que necesita ser escuchado". l (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario