Información Gral

Barack Obama pide a los estadounidenses ser mejores padres que el suyo

Durante su infancia, Barack Obama recibió de su padre una pelota de basquetbol, su primer nombre y ambiciones, pero poco más que eso. El presidente de Estados Unidos le está pidiendo ahora a los estadounidenses que sean mejores padres que el suyo propio.

Sábado 20 de Junio de 2009

Washington- Durante su infancia, Barack Obama recibió de su padre una pelota de basquetbol, su primer nombre y ambiciones, pero poco más que eso. El presidente de Estados Unidos le está pidiendo ahora a los estadounidenses que sean mejores padres que el suyo propio.

En contraste con lo poco que recibió de su padre, su hijo le dio mucho más: una vida de recuerdos y comentarios sobre el hombre que abandonó a su familia, un libro titulado “Sueños de mi padre” y el legado de sus hijas Sasha, de ocho años y Malia, de 10.

Como candidato y ahora presidente, Obama está repitiendo un ritual que repite cada Día del Padre y no se avergüenza de ello. Aconseja a los hombres el tipo de padre que deberían ser y pide a los estadounidenses que sean mejores padres de lo que fue el suyo.

El presidente dijo que comprendió la importancia de la paternidad ante su ausencia en los hogares en los que creció, al igual que unos 24 millones de estadounidenses que hoy crecen sin un padre.

Su esposa, Michelle, ha contado en repetidas ocasiones cómo su padre fallecido, Fraser, es su cimiento y su referente.

Barack Hussein Obama padre dejó una familia en Africa para estudiar en Estados Unidos. Fue un pastor de cabras keniano transformado en intelectual que obtuvo becas y estuvo en la Universidad de Harvard.

Comenzó otra familia en Estados Unidos y luego abandonó a su segunda esposa y a Barak cuando tenía dos años para volver al continente africano con otra mujer.

Su fortuna se apagó en Africa tras trabajar para una empresa petrolera y el gobierno keniano. Comenzó a beber y murió en un accidente de tránsito cuando su hijo tenía 21 años y estudiaba en la Universidad de Columbia.

“No quiero ser el tipo de padre que tuve”, dijo el mandatario a un amigo según un nuevo libro sobre su vida.

Empero, no se considera un modelo de padre. Ningún político ambicioso puede hacerlo.

“Sé que he sido un padre imperfecto”, escribió en la edición dominical de la revista Parade. “Sé que cometí errores. Perdí la cuenta, con el transcurso de los años, en que las exigencias del trabajo me apartaron de mis deberes de padre”. (AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario