Información Gral

Asesinaron en Brasil a un turista argentino para robarle el auto

Un turista argentino fue asesinado ayer de un balazo en la cabeza frente a su esposa y a sus dos hijos por un delincuente que le robó el auto minutos después de haber llegado al balneario brasileño de Canasvieiras para pasar sus vacaciones.  

Miércoles 05 de Enero de 2011

Un turista argentino fue asesinado ayer de un balazo en la cabeza frente a su esposa y a sus dos hijos por un delincuente que le robó el auto minutos después de haber llegado al balneario brasileño de Canasvieiras, de la ciudad de Florianópolis, para pasar sus vacaciones.
  El cónsul argentino en el sureño estado de Santa Catarina, Alberto Coto, dijo que el hombre asesinado fue identificado como Raúl Alberto Baldo, de 48 años, cuyo cadáver fue trasladado al Instituto Médico Legal de Santa Catarina para ser sometido a una autopsia. Señaló que el hecho “fue un espanto” ya que los hijos de la víctima, de 12 y 15 años, “vieron todo, estaban con él”.
  Baldo era radiólogo en el hospital de Santa Rosa de Calamuchita, ciudad cordobesa en la que vivía con su familia, y era familiar del flamante jefe de la policía federal, Enrique Capdevila.

El segundo. Baldo es el segundo turista argentino asesinado en temporada veraniega en el estado de Santa Catarina. En enero de 2006 fue ultimado el joven porteño Ariel Malvino a manos de una patota en una pelea callejera en el balneario de Ferrugem, por el cual se encuentran procesados tres jóvenes correntinos.
  El hecho en Canasvieiras ocurrió las 0.53 de ayer, cuando Baldo llegó con su esposa de 40 años y sus hijos al balneario de la localidad, uno de los más concurridos por los argentinos de la isla de Florianópolis, en el sur de Brasil.
  “Venían de Córdoba a pasar sus vacaciones y llegaron un poco tarde, sobre la medianoche”, relató el cónsul, quien está realizando junto con la esposa de Baldo, una maestra de 40 años, los trámites para repatriar el cadáver.
  Al llegar a Canasvieiras, el hombre detuvo su auto, un Volkswagen Fox, sobre la calle Rudolf Hickel frente a una posada. “Mientras la mujer bajó para ver si había lugar en una posada, el marido y los dos hijos fueron hasta la playa”, recordó el cónsul Coto.
  En momentos en que se hallaban en la playa, Baldo observó a un hombre que entraba a su auto, por lo que regresó corriendo a reclamarle que se bajara.
  “Hubo una pequeña discusión, pero fue todo muy rápido, muy breve. El delincuente extrajo un arma de fuego y le disparó un balazo a la cabeza a Baldo y lo mató en el acto”, explicó Coto.
  Una vez que Baldo cayó al piso en el medio de los gritos de sus hijos y su esposa, el asaltante se subió al vehículo, arrancó y huyó a toda velocidad.

Se fue con todo. “El ladrón se fue con el vehículo, las valijas y todas las pertenencias de la familia”, dijo el cónsul, quien agregó que Baldo sólo había intentado decirle al agresor “que se bajara, que era su auto”, pero éste le disparó.
  El cuerpo de Baldo fue trasladado al Instituto Médico Legal, donde su esposa se hallaba realizando el reconocimiento del cadáver y los trámites necesarios para repatriarlo hacia la provincia de Córdoba.
  El hecho ocurrió a 200 metros de un puesto de la Policía Militar brasileña, dijeron las fuentes consultadas, quienes relataron que ayer por la tarde fue encontrado el vehículo de Baldo abandonado en una playa a 10 kilómetros de la isla de Florianópolis.
  “Todavía no sabemos en qué condiciones está el auto y si tiene las pertenencias robadas a la familia. La policía está trabajando sobre el vehículo tratando de levantar huellas del homicida”, explicó el cónsul.
  Por su parte, el padre del hombre asesinado, Raúl Baldo, contó ayer que era la tercer vez que su hijo con su familia viajaban a Brasil para veranear y que, en general, ellos no tenían destino fijo. “Cuando veían un lugar que les gustara, se quedaban”, relató el hombre desde Santa Rosa de Calamuchita.
  Confirmó que su familia tiene un parentesco con el flamante jefe de la policía federal, Enrique Capdevila. “Es hijo de mi prima”, explicó el padre de la víctima. l (Télam, DyN y DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario