Escenario

Humor con acento uruguayo

El capocómico Alvaro Navia, junto a Vanina y Silvina Escudero, se presenta el sábado en el teatro Broadway.

Domingo 28 de Julio de 2019

Alvaro Navia, el actor uruguayo que repasa la actualidad con humor en "Polémica en el bar" con su personaje de Albertito, regresa a Rosario para ofrecer su show "Albertito espectacular". Acompañado por Vanina, su mujer, y Silvina Escudero, y el ballet de Pecky Land, quien es directora del espectáculo, Navia adelantó que aparecerán en escena sus imitaciones de Goyeneche, María Marta Serra Lima, Paravotti, Charly García y Fito Páez, entre otros referentes de la música de diferentes géneros. Aunque adelantó que en esta ocasión dejaría de lado sus canciones con letras cambiadas que refieren a la política, durante la charla con Escenario dio su mirada sobre Argentina, un país al que considera "el más lindo del mundo". La función será el sábado 3 de agosto, a las 21.30, en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223).

—¿Cómo te llegó la propuesta?

—Ya habíamos trabajado con Pecky hace un par de años. Primero convocó a Vanina, después a mí y la verdad es que quedamos enamorados de la manera que trabaja y de sus espectáculos. Manteníamos una comunicación y hará tres meses que me convocó porque le gusta lo que hago en "Polémica en el bar" y dijo que quería que encabece el espectáculo.

—¿Cómo es el show?

—El hilo conductor es que Albertito va apareciendo durante todo el show haciendo distintas imitaciones, también hago otros personajes que hago en televisión. Hago un homenaje a Goyeneche, a María Marta Serra Lima, Paravotti, Charly García, Fito Páez, serán 12 personajes, una parte de folclore en la que hago el Chaqueño Palavecino con todo el ballet que hacen zapateo, malambo.

—¿Qué te llama la atención para que hagas su imitación?

—En el caso de mi trabajo en "Polémica en bar", todos los días me levanto, miro las noticias del día y empiezo a hacer un juego a ver qué noticia me dispara una canción o un cantante. Eso en cuanto al trabajo en televisión que tengo que hacer un cantante distinto todos los días. Para el teatro tiene que ver con la propuesta, con el público. En este espectáculo hago cantantes distintos y referentes de diferentes géneros.

—¿Habrá humor político?

—Político no, pero sí habrá un personaje que hago en "Polémica..." que es un pasante de periodismo que se llama Pastichetti y le voy a hacer una pequeña nota a Vanina y a Silvina. Muchos de los personajes que hago con Albertito en "Polémica..." no los hago con la letra cambiada. Ahí la gente ya sabe que va a escuchar una letra que habla de política o de la actualidad, pero me parece que el teatro no es el lugar o por lo menos no es lo que la gente va a ver.

—¿Tuviste algún reclamo por ese trabajo en televisión?

—Nunca tuve una queja, nunca nadie me dijo nada, ni en las redes sociales, ni los trolls. Nunca me pasó. Algunas son letras muy fuertes que se han viralizado y nunca nadie me dijo nada. Lo que pasa es que le canto a la actualidad. Un día le canté a los cuadernos y eran los cuadernos de Cristina y el gobierno kirchnerista, y otro día era que no alcanza la plata y que están cerrando empresas. Yo canto lo que está pasando. Yo le pongo vos a las noticias, pero no opino. Me parece que es un poco lo que debería ser. Nosotros tenemos que comunicar lo que pasa y después la gente interpreta o toma partido. Nosotros somos intermediarios.

—¿Cómo percibís el humor cotidiano en esta época de elecciones?

—Hoy hay poco humor en televisión, en radio. Además pasan dos cosas: uno tiene que ser cuidadoso porque el humor cuando deja de ser humor se vuelve un bumerán. La gente hoy está muy susceptible. Todos estamos susceptibles. El humor es parte de todo eso. Creo que lo que tiene que hacer el humor es descomprimir y no ayudar a sumar presión a la olla. Prefiero que la gente diga "mirá la pelotudez que está haciendo este" o que se rían de eso, colaborar con el afloje y no con la tensión. Creo que el humor hoy tiene que ir por ese lado porque todo está tenso desde que salís a la calle hasta que volvés a tu casa, prendés la televisión y la radio y está tenso. Y nosotros somos los que tenemos que aflojar eso. Eso es lo que trato de hacer en "Polémica...", sacar un poco el pie del acelerador y que la gente se relaje un poco.

—¿Ser uruguayo te ayuda a ver la realidad argentina?

—La única distancia que puedo tomar me parece que es la misma que toma cualquiera que se aleja un poquito o que viene de afuera, y es pensar cómo puede ser que este país, que es el más lindo del mundo y que tiene todo, no pueda funcionar. Pero después yo siento, vivo y sufro y disfruto como cualquiera. Puedo llegar a tener una mirada distinta en el sentido de pensar que no se dan cuenta de lo que tienen o por ahí no valoran este país que es tan maravilloso. Lo único que me separa de un argentino es que trato de ser todos los días muy respetuoso con la realidad y con todo lo que pasa porque no es el país donde nací, pero es el país donde elijo vivir, donde tengo a mis hijos y a mi mujer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario