El Mundo

Trump sugirió la idea de armar a los profesores para frenar los tiroteos en escuelas

El presidente esbozó una propuesta polémica ante estudiantes sobrevivientes del ataque en la escuela de Parkland la semana pasada.

Jueves 22 de Febrero de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que valora positivamente la idea de permitir que maestros y profesores porten armas de forma encubierta como posible respuesta a eventuales ataques en escuelas.

"Vamos a analizar eso con rigor. Mucha gente estará en contra y pienso que mucha gente estará a favor, pero lo bueno es que habrá mucha gente del lado de esa idea", sostuvo el mandatario en una reunión en la Casa Blanca con sobrevivientes y familiares de las víctimas de la matanza en la escuela de Parkland, Florida.

Trump también les prometió a las personas reunidas, entre quienes había estudiantes, padres y docentes, que impulsará controles más rigurosos de antecedentes para quienes quieran comprar un arma.

Las autoridades serán "más fuertes en los chequeos de antecedentes, pondremos más énfasis en la salud mental, y vamos a hacer muchas otras cosas", afirmó el presidente estadounidense. "Es una situación de largo plazo que tenemos que resolver, y vamos a resolverlo juntos", agregó.

Dirigiéndose directamente a los familiares de víctimas, Trump señaló: "Ustedes están pasando por un enorme dolor y no queremos que otras personas pasen por el mismo dolor".

Con narraciones estrujantes de vidas perdidas y seguridad robada, estudiantes con voz quebrada y padres temblando de ira exhortaron a Trump a que deje a un lado la política y proteja a los alumnos estadounidenses del azote de la violencia con armas. El mandatario escuchó atentamente mientras las emociones se hacían sentir en la Casa Blanca, una semana después del tiroteo en Parkland, Florida, en el que murieron 17 personas y tras el cual se desató un creciente clamor por un mayor control de las armas de fuego.

Frente a él estaban familias dolientes que intentaban hallar respuestas. Pocos hicieron sugerencias concretas, pero algunos hablaron en favor de elevar la edad mínima para poder adquirir armas de asalto.

Samuel Zeif, estudiante en Parkland, dijo que ha oído de jóvenes de 15 años que adquieren fusiles. Cary Gruber, padre de un alumno de la misma ciudad, le rogó a Trump: "No es cuestión de izquierda o derecha", y añadió: "Si no puedes comprar una cerveza, no deberías poder adquirir un arma de fuego".

Trump, firme partidario del derecho a poseer y portar armas, de todas formas ha dado indicios en los últimos días de estar dispuesto a sopesar ideas que no se ajustan a la ortodoxia de la National Rifle Association —organización que defiende los derechos respecto a las armas—, incluidas las restricciones de edad para adquirir armas de asalto. Los propietarios de armas forman una parte crucial de su base de seguidores.

Más de 40 personas se reunieron en el Comedor de Estado. Entre el grupo había seis estudiantes de Parkland, incluida la presidenta de la sociedad de alumnos, acompañados por sus padres. También estaban Darrell y Sandra Scott, cuya hija fue asesinada en Columbine, Colorado, y Nicole Hockley y Mark Barden, que perdieron hijos en el ataque contra la primaria de Sandy Hook, Connecticut. También había alumnos y padres del área de Washington.

Julia Cordover, presidenta de la sociedad de alumnos en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, le dijo entre lágrimas a Trump que fue "lo suficientemente afortunada de poder llegar a casa desde la escuela". "Confío en que usted hará lo correcto", agregó.

No todos los estudiantes afectados por la balacera acudieron a la Casa Blanca. David Hogg, que ha sido uno de los alumnos que ha pedido activamente la implementación de un control de armas, fue invitado pero declinó, dijo su madre Rebecca Boldrick.

"Su argumento fue que (Trump) necesita venir a Parkland; nosotros no vamos a ir para allá", señaló.

En Estados Unidos se sabe que Trump recibió donaciones por 30 millones de dólares de la influyente Asociación del Rifle (NRA) para su campaña electoral. Su respuesta inicial al tiroteo de Parkland la basó en el problema de salud mental del país y no en las armas. Luego, ante la presión, apoyó prohibir la venta de dispositivos que otorgan repetición a las armas semiautomáticas.


Miles marcharon en Florida

Miles de estudiantes estadounidenses, entre ellos sobrevivientes de la masacre que dejó 17 muertos en Parkland, confluyeron ayer en la capital de Florida desde varios puntos del estado para reclamar a los legisladores mayores restricciones a la venta de armas, en un anticipo de una gran marcha en Washington. Con carteles que decían “Nunca Más” y “Sean Adultos, Hagan Algo”, y al frente de una incipiente movimiento generacional que empieza a captar gran atención, alumnos de la escuela Marjory Stoneman Douglas se manifestaron frente al edificio de la Legislatura de Florida, en la capital, Tallahassee.

“Estoy aquí para exigir un cambio a mi gobierno”, dijo el estudiante Lorenzo Prado en un discurso ante la multitud reunida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario