El Mundo

Piñera y Guillier cerraron sus campañas con actos masivos

Ex presidentes latinoamericanos, grupos de cumbia nacionales y ex candidatos electorales fueron algunas de las sorpresas de los actos

Viernes 15 de Diciembre de 2017

Chicanas, apoyos de última hora y cruces picantes marcaron el tramo final de las campañas que cerraron anoche Alejandro Guillier, candidato de la oficialista Nueva Mayoría (NM), y Sebastián Piñera, de la coalición de centroderecha Chile Vamos, para el ballottage que el domingo definirá al próximo presidente chileno. La paridad en los sondeos y la dispersión de las fuerzas de centroizquierda que aspira a captar el postulante oficialista amplificaron algunos apoyos de última hora a Guillier, mientras Piñera busca pescar en las contradicciones ajenas para aumentar el caudal electoral que le permitió ganar la primera vuelta con el 36,6 por ciento. Las encuestas vaticinan un final cerrado entre ambos candidatos presidenciales.

En las filas de Guillier, que encarna la continuidad del gobierno de Michelle Bachelet, las últimas horas de campaña oficial estuvieron signadas por la participación estelar del ex presidente uruguayo José "Pepe" Mujica —ícono de la democracia entre los jóvenes chilenos— y por el apoyo explícito de figuras emblemáticas del izquierdista Frente Amplio (FA), sorpresa de la primera vuelta electoral al salir en tercer lugar. Mujica fue la sorpresa de un acto de Guillier el miércoles en la ciudad de Valparaiso, ya que se había anunciado que el uruguayo participaría sólo del mitín central previsto para ayer en el Paseo Bulnes, a metros del Palacio de La Moneda, zona de gran simbolismo político para los chilenos, donde el periodista había cerrado su campaña en la primera vuelta.

Votos esquivos

La probable apuesta de Guillier es que el magnetismo de Mujica arrastre votos esquivos entre los jóvenes y simpatizantes del FA, aún no convencidos de apoyar al candidato de Nueva Mayoría, a quien identifican con el "duopolio" que se repartió el poder político desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Otro empujón desde la izquierda vino con el apoyo explícito de figuras emblemáticas del FA, hasta hace poco renuentes a hacerlo, como los diputados Giorgio Jackson, del partido Revolución Democrática (RD), Gabriel Boric del Movimiento Autonomista (MA), y Alejandro Mayol, que en agosto perdió la primaria frente a la lider del movimiento, Beatriz Sánchez. "Soy hombre, heterosexual, blanco, chileno y diputado. No soy yo quien sufriría las consecuencias de una derecha profundamente retardataria. Con la profunda convicción de que el FA es la mejor alternativa para cambiar Chile, este domingo votaré contra Piñera, marcando mi voto por Alejandro Guillier", escribió Boric en su cuenta de Twitter, un mensaje que fue retuiteado miles de veces.

Piñera, en tanto, se solaza con los cruces y contradicciones surgidas en el seno del comando contrario ya que el propio Guillier abrió un nuevo flanco de cuestionamientos en torno a su propuesta de gratuidad educativa, al anunciar la condonación de la deuda del Crédito con Aval del Estado (CAE), que toman los jóvenes para poder estudiar. Esto, luego de que el martes el propio candidato diera un giro respecto de su anuncio inicial y confirmara que se trata de una condonación permanente para el 40 por ciento de los deudores de menores recursos y no una suspensión temporal del pago.

Guillier y su equipo volvieron a contradecirse sobre cómo costearán dicha condonación para el 40 por ciento de menores ingresos. El tema de la gratuidad de la educación superior, está en el centro de la agenda política y electoral luego de las multitudinarias manifestaciones protagonizadas por jóvenes chilenos en los últimos años, un fenómeno conocido como la "Revolución de los Pingüinos", Piñera realizó su acto de cierre con la actuación del grupo de cumbia chileno "Noche de Brujas" en el céntrico Teatro Caupolicán en Santiago, donde Cecilia Morel, esposa del candidato opositor, prologó el discurso final de su marido, poco antes de que a unas 8 cuadras de allí lo hiciera Guillier.

Desde el comando del ex presidente anunciaron que a diferencia del tono áspero y los ataques cruzados que caracterizaron los últimos días de campaña, Piñera buscará ser más conciliador.

Atmósfera picante

El miércoles, sin embargo, aún en la atmósfera picante de la campaña, Piñera apuntó directo contra su contendiente en el punto más débil que mostró estos días y dijo que "nadie sabe" en su comando "cuánto cuesta su programa". "Guillier un día dice una cosa y al siguiente, otra. Yo le quiero pedir que haga un programa serio, no engañen a la gente. El programa que ellos han insinuado es un compendio y significaría que Chile tendría que meterles la mano a pequeños y medianos empresarios con una megarreforma tributaria", aseguró.

El ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, utilizó la sorna para responder los ataques y le deseó al asesor económico de Piñera, Rodrigo Vergara, un "muy buen futuro como comentarista deportivo".

Después de fuertes cruces y acusaciones en las primeras semanas tras la elección de noviembre —Piñera llegó a sembrar dudas de un supuesto fraude— en los últimos días, tras el debate en el que se enfrentaron el lunes por televisión, el clima parece un poco más amable. Ambos candidatos tienen claro que todavía no está todo dicho, y cada paso en falso puede hacerles perder un puñado de votos en las urnas que será decisivo.

a Todo o nada. Piñera intenta aumentar su caudal electoral que le permitió ganar en primera vuelta con el 36 por ciento

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario