El Mundo

Perú: Keiko Fujimori y Pedro Castillo están en empate técnico

El primer sondeo a boca de urna dio una leve ventaja a la postulante derechista. El país define qué modelo económico seguir

Domingo 06 de Junio de 2021

Los primeros resultados a boca de urna de las elecciones de segunda vuelta presidencial en Perú daban un empate técnico entre la derechista Keiko Fujimori y el izquierdista Pedro Castillo. Los resultados oficiales se conocerán durante el transcurso de la madrugada. Todo prenuncia un escrutinio muy tenso con diferencias mínimas entre los dos postulantes. Estaban convocados a votar unos 24 millones de ciudadanos.

 De acuerdo al boca de urna de la consultora Ipsos Perú/América TV, la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori lograba un 50,3% y el candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, un 49,7% de votos. Alfredo Torres, presidente de Ipsos Perú, manifestó que era un “empate técnico muy ajustado”. Añadió que el margen de error es +- 3,3% y que había que “esperar el conteo rápido” que se conocería más tarde. Mientras el boca de urna se basa en el testimonio de votantes a la salida de la mesa, el conteo rápido es un instrumento de medición que se basa en el resultado de la votación. El nivel de muestra es amplio, se da a nivel nacional y recopila la información recogida del acta electoral publicada al final del escrutinio.Hay un margen de error pequeño. Además, toma en cuenta los procesos electorales anteriores, por eso es muy confiable y bastante próximo a los resultados finales.

Leer más: Boca de urna favorece a Keiko Fujimori por mínimo margen

Hasta la 23.30 (1.30 de Argentina) no se publicarán los primeros resultados parciales de parte de las autoridades electorales. En Perú se vota con boleta de papel y existen muchas localidades del interior que son de difícil acceso y comunicación. El ganador iniciará su gobierno el 28 de julio.

Los peruanos votaron ayer sin mayores contratiempos entre dos opciones presidenciales populistas, pero opuestas en ideología que difieren sobre las bondades del modelo económico, muy golpeado por la pandemia.

keikocastillo.jpg
Keiko Fujimori y Pedro Castillo durante uno de sus debates electorales. Representan modelos socioeconómicos opuestos.

Keiko Fujimori y Pedro Castillo durante uno de sus debates electorales. Representan modelos socioeconómicos opuestos.

El maestro rural y gremialista de izquierda Pedro Castillo y la exlegisladora derechista Keiko Fujimori invitaron durante la jornada a los peruanos a participar en el proceso electoral. Este se cerró a las 19, hora local. Un total de 83.048 mesas funcionaron en todo el país para recabar más de 24 millones de votos, incluyendo los cinco continentes.

Las tensiones son muchas, dada la enorme polarización que vive Perú luego de una sucesión de crisis políticas que implicaron la renuncia del último presidente salido de las urnas, Pedro Pablo Kuczynski, en 2018. El ex mandatario está bajo arresto domiciliario dentro del caso “Lava Jato” u Odebrecht, la constructora brasileña que practicó sobornos de manera sistemática en Perú desde hace años y con los sucesivos gobiernos. El sucesor de Kuczynski, Martín Vizcarra, surgido del Congreso, también fue destituido por el Legislativo en noviembre de 2020. Así es como llegó a la primera magistratura de manera interina el actual presidente, Francisco Sagasti.

Los sufragios se realizaron en todo el territorio. Incluso, en San Miguel del Ene, una aldea remota en una zona productora de cocaína donde hace dos semanas el grupo terrorista Sendero Luminoso cometió una matanza con 16 víctimas. El grupo armado amenazó de muerte a quienes votasen por Keiko Fujimori.

Castillo fue temprano a su centro de votación en Tacabamba. Antes ingresó a una Iglesia católica donde rezó y colocó velas. Tras votar, caminó junto a su esposa, la profesora Lilia Paredes, por las calles del pueblo seguido por cientos de personas que lo saludaban levantando en sus manos los sombreros de ala ancha que usan los campesinos.

Keiko Fujimori sufragó por la tarde en un suburbio popular de Lima, adonde arribó rodeada de cientos de simpatizantes. Al salir algunos se tomaron fotos con ella, mientras se escuchaban gritos de “vamos Keiko’’.

Ambos prometen vacunar contra el coronavirus a toda la población. La hija de Fujimori promete 2.500 dólares a cada familia con al menos un muerto por Covid-19. Asegura que repartirá 40% de un impuesto por la extracción de minerales, petróleo o gas a familias que viven cerca de esas áreas extractivas.

Castillo ofrece renegociar los contratos con las multinacionales que extraen minerales, gas y petróleo en busca de más ingresos estatales. También asegura que cobrará deudas al fisco de poderosos grupos empresariales que suman más de 2.400 millones de dólares.

Ambos candidatos son conservadores en temas sociales. Se oponen al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo. El campo de batalla entre los dos candidatos radica en el modelo económico.

El modelo económico, agrietado

Perú se enorgullecía de ser la estrella económica regional por sus buenos datos macroeconómicos en los últimos 20 años. El modelo de economía abierta de mercado lo instauró el padre de Keiko, el presidente Alberto Fujimori, en el decenio en que gobernó con mano de hierro (1990-2000). En 1992 dio un autogolpe de Estado y disolvió el Congreso. Pero el modelo peruano, que fue respetado por todos los que ocuparon la Presidencia desde 2001 a hoy, es acompañado de una informalidad laboral mayor a 70% y de pésimos servicios públicos en salud y educación. Estos dos aspectos negativos quedaron en evidencia durante la pandemia.

El país lleva así casi tres décadas de gobiernos partidarios del libre mercado. La Constitución fue promulgada en 1993 bajo el gobierno de Alberto Fujimori. Keiko busca mantener el mismo sistema, mientras Castillo promete reescribir la Constitución para modificar el sistema económico y darle un rol central al Estado y que este logre grandes ganancias de los recursos naturales.

Pero así como Keiko es vista con fundadas sospechas como una demócrata de dudosos pergaminos, a Castillo se lo vincula con el brazo político del grupo terrorista Sendero Luminoso, Movadef. Este llamó a votar contra Fujimori. El brazo político de Sendero Luminoso apoya el llamado a una asamblea constituyente de Castillo.

 “El Perú es un caso de éxito en crecimiento económico, pero, a su vez, de no éxito de un crecimiento social e incluyente’’, dijo al diario limeño El Comercio Santiago Levy, ex vicepresidente del Banco Interamericano de Finanzas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario