El Mundo

Los demócratas iniciaron el juicio político a Trump

Aunque no lograrán destituirlo, sí podrán vetarlo para cargos públicos y dejarlo sin candidatura para 2024

Lunes 11 de Enero de 2021

El Partido Demócrata presentó este lunes la solicitud formal de apertura de juicio político o 'impeachment' contra el presidente Donald Trump, por un único artículo de acusación, el cargo de “incitación a la insurrección” por su apoyo a las movilizaciones que culminaron con el asalto al Capitolio por miles de sus simpatizantes el pasado miércoles 6 de enero.

Los plazos impiden destituir a Trump antes del 20 de enero, cuando tomará posesión Joe Biden, pero sí permitirían inhabilitarlo para ejercer cargos públicos y presentarse a la reelección en 2024.

Los miembros de la Cámara de Representantes por el Partido Demócrata, que domina esa ala del Congreso, David Cicilline, Ted Lieu y Jamie Raskin suscriben la solicitud de apertura del proceso de destitución contra Trump por “incitar premeditadamente a la violencia contra el Gobierno de Estados Unidos”.

La moción para la tramitación de urgencia de la solicitud ha sido recurrida por los republicanos, pero el proceso de juicio político contra Trump está ya formalmente abierto.

Ahora los demócratas esperan que la Comisión del Reglamento de la Cámara de Representantes se reúna este martes para aprobar un marco procedimental para que el pleno de la Cámara debata una iniciativa amparada por la 25a. enmienda de la Constitución, por la que en caso de inhabilitación del presidente, el vicepresidente asume las competencias presidenciales.

El presidente de la Comisión del Reglamento de la Cámara, Jim McGovern, indicó que probablemente la Comisión se reunirá de nuevo el miércoles para aprobar la norma que habilitará la resolución de destitución. La votación en el pleno de la Cámara dependerá de todos estos trámites, pero podría ser este miércoles o quizá el jueves. Por el momento, uno de los impulsores del juicio político, David Cicilline, ha asegurado que 210 de los 435 miembros del Congreso apoyan la iniciativa.

“Amenazó el sistema democrático”

El texto presentado sostiene que Trump repitió afirmaciones falsas sobre su supuesta victoria en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre y arengó a sus seguidores en un discurso retransmitido el 6 de enero. Poco después se producía el asalto al Congreso, en un hecho traumático para la democracia estadounidense, ya que los asaltantes lograron tomar el edificio. En los incidentes murieron 5 personas.

Igualmente menciona la llamada telefónica de Trump al secretario de Estado de Georgia para presionarlo para que le “buscara” miles de votos para dar vuelta el resultado en ese territorio.

“Con todo ello, el presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno”, señala la resolución, a la que ha tenido acceso la CNN. “Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió en la pacífica transición de poderes y puso en peligro el equilibrio de poderes del Gobierno. Por consiguiente, traicionó su confianza como presidente”, añade. En el sistema constitucional estadounidense, el Congreso se considera una rama de Gobierno, dado el enorme peso que tiene en la gestión del país.

Trump se convertirá con este proceso en el primer presidente de Estados Unidos en ser sometido a dos procesos de destitución después de que en febrero de 2020 fuera absuelto tras ser acusado de abuso del poder presidencial y obstrucción al Congreso por presionar a dirigentes de Ucrania para que investigaran a su rival político, Joe Biden, y a su hijo Hunter Biden por sus actividades empresariales. La acucasión no prosperó y fue rápidamente archivada por el Senado, dominado por los republicanos. Aunque ahora el dominio republicano de la Cámara alta se termina, dado que los demócratas ganaron dos bancas que se disputaron el pasado 5 de enero en Georgia, con lo que logran el empate en 50 senadores por partido, y con la vicepresidente electa Kamala Harris con el voto decisivo de desempate.

Proceso de destitución

El proceso para juzgar un presidente está dispuesto en detalle en la Constitución, y arranca en la Cámara de Representantes, que es la acusadora. En una primera fase, en la Comisión de Justicia y, a continuación, en el pleno. Una mayoría simple es necesaria para iniciar el proceso, por lo que los demócratas se bastan para impulsar el juicio político.

En la historia de Estados Unidos sólo en tres ocasiones la Cámara de Representantes ha dado 'luz verde' al juicio y en los tres casos -Andrew Johnson, en 1868; Bill Clinton, en 1998, y el propio Donald Trump, en 2019- el color político de la Cámara Baja era diferente al de la Casa Blanca. Richard Nixon se salvó en 1974 de un proceso en ciernes al presentar su dimisión por el caso Watergate.

En caso de que la Cámara de Representantes avale el 'impeachment', la pelota pasa al Senado, al que corresponde el desarrollo del juicio político.

Llegados a este punto, al presidente acusado sólo le quedan dos escenarios posibles: la absolución, como le ocurrió a Johnson, Clinton y al propio Trump, o el cese, para lo cual es necesario que dos terceras partes del Senado --67 escaños- voten a favor. Estados Unidos nunca ha visto caer a un presidente por este sistema.

Sin embargo, la mayoría simple que tendrán los demócratas en cuanto la vicepresidenta Kamala Harris tome posesión bastaría para inhabilitar a Trump para ejercer cargos públicos e impedir así que se presente a las elecciones presidenciales de 2024.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS