El Mundo

Líbano: al menos 17 muertos por un atentado con bomba en un micro

Una poderosa bomba colocada en la parada de un ómnibus público de la ciudad de Trípoli, provocó al menos 17 muertos y 40 heridos, pocas horas antes del inicio de una histórica visita de dos días a Siria del presidente libanés, Michel Suleiman.

Miércoles 13 de Agosto de 2008

Beirut- Una poderosa bomba colocada en la parada de un ómnibus público de la ciudad de Trípoli, provocó al menos 17 muertos y 40 heridos, pocas horas antes del inicio de una histórica visita de dos días a Siria del presidente libanés, Michel Suleiman.

El comando del Ejército libanés explicó que la bomba estaba escondida en un buzón situado cerca de una parada de autobús y calificó el ataque como un “acto terrorista” contra el Ejército y la coexistencia pacífica en el Líbano.

En el autobús viajaban tanto civiles como miembros del ejército y entre las víctimas se encuentran una niña de 5 años de edad y 9 soldados.

Trípoli, una ciudad portuaria ubicada al norte y la segunda en importancia del Líbano, fue escenario en las últimas semanas de enfrentamientos sectarios que dejaron decenas de muertos o heridos.

Cerca de la ciudad se encuentra el campo de refugiados palestinos Nahr el Bared, donde se produjeron el año pasado choques diarios entre tropas libanesas y miembros del grupo extremista Fatah al Islam, supuestamente vinculado a la red terrorista Al Qaeda.

Algunas fuentes de la seguridad apuntaron a miembros de este grupo dirigido por el fugitivo líder palestino Shaker al Abssi, quien había advertido al Ejército libanés que pagaría caro la expulsión de sus milicianos del campo de refugiados el año pasado.

La explosión tuvo lugar durante la hora pico matutina en una calle del barrio de Tal donde también hay muchos bancos y cuando el autobús estaba recogiendo pasajeros antes de partir a la capital libanesa Beirut.

La bomba fue colocada cerca de la parada del autobús y detonada por control remoto, explicó un funcionario de la seguridad, según informa la agencia de noticias DPA.

“La mayoría de los muertos y heridos proceden del distrito norteño libanés de Akkar”, dijo una fuente hospitalaria en Trípoli.

Las fuerzas de seguridad libanesas acordonaron completamente el área alrededor del lugar del atentado. Testigos contaron que funcionarios del Ejército arrestaron a un sospechoso que llevaba su cabeza cubierta con una bolsa de nylon.

El presidente Suleiman, poco antes de partir hacia Siria, condenó el ataque y dijo que las fuerzas de seguridad libanesas “no se plegarán a ningún ataque terrorista”.

Damasco también se apresuró a condenar el ataque y denunció “el acto criminal en el que murieron muchos ciudadanos inocentes”, según un comunicado del Ministerio de Exteriores sirio, que presentó sus condolencias a las familias de las víctimas y aseguró su apoyo al Líbano para enfrentar las amenazas a su seguridad.

Suleiman realizará una visita dos días a Siria, la primera de un jefe de Estado libanés desde la retirada de las tropas sirias del país en 2005 tras el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri.

Se prevé que el establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países centre sus conversaciones con su homólogo sirio, Bashar al Assad.

La Comisión Europea también condenó el “atroz” ataque y pidió que sus autores sean perseguidos y llevados ante un tribunal, dijo la comisaria de Exteriores Benita Ferro-Waldner en un comunicado difundido en Bruselas.

Por su parte, el primer ministro libanés, Fuad Siniora, dijo con duras palabras que ningún “terrorista se entrometerá en cuestiones internas libanesas”.

La explosión se produce un día después de que el gabinete ganara un voto de confianza en el Parlamento, tras 18 meses de tensiones con la oposición liderada por Hezbollah. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario