El Mundo

La oposición reclama reactivar el diálogo

La oposición venezolana denunció que el gobierno chavista de Nicolás Maduro no ha dado el visto bueno a los cancilleres de seis países que actuarán como facilitadores del renovado proceso de diálogo para buscar salidas a la crisis, lo que pone en "suspenso" una nueva ronda de conversaciones en República Dominicana.

Domingo 12 de Noviembre de 2017

La oposición venezolana denunció que el gobierno chavista de Nicolás Maduro no ha dado el visto bueno a los cancilleres de seis países que actuarán como facilitadores del renovado proceso de diálogo para buscar salidas a la crisis, lo que pone en "suspenso" una nueva ronda de conversaciones en República Dominicana.

La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) dijo en una declaración que la nueva cita, prevista para el 15 de noviembre en Santo Domingo, quedó en "suspenso" debido a que el gobierno no ha dado el visto bueno a la presencia de cancilleres de los países que acompañarán el proceso de negociación.

"Nuestra agenda en esta nueva ronda de negociaciones con el Gobierno tiene como meta lograr condiciones electorales justas para (elecciones) presidenciales 2018 y materializar la urgente apertura de un canal humanitario de alimentos y medicinas para el país", dijo.

Agregó que los cancilleres de México, Chile, Paraguay, como facilitadores del lado de la oposición, y Bolivia, Nicaragua y un tercero por nombrarse, por parte del gobierno chavista, serán garantes del cumplimiento de los acuerdos que se logren, "razón por la cual no deben ser vistos con incomodidad por parte de ninguna de las delegaciones".

"Recibimos con preocupación que los representantes del Gobierno, hasta el momento, no hayan confirmado presencia en reunión por acompañamiento de los cancilleres. El país clama por una solución a la crisis generalizada que existe en este momento y el compromiso con Venezuela debe ser de todos los factores. Exigimos seriedad y cumplimiento en estos difíciles momentos para el país", recalcó.

El gobierno ya había aceptado públicamente la realización de la nueva cita en Santo Domingo. Las conversaciones han pasado por varios intentos desde el año pasado, sin resultados. El más reciente fue en septiembre, también en Santo Domingo, que se disolvió ante la negativa del gobierno a aceptar las condiciones de la oposición. La MUD había exigido un cronograma electoral, el respeto a la Asamblea Nacional (Congreso) , la liberación de cientos de presos políticos y una solución a la crisis de escasez de alimentos y medicinas. Ahora agregó la renovación del ultraoficialista Consejo Nacional Electoral (CNE), como paso para unas presidenciales libres y transparentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario