El Mundo

Fuerte retroceso del gobernante PP en las elecciones locales españolas

Cambio de equilibrios en la política española. Aunque mantuvo el primer puesto a nivel nacional, el partido de Rajoy perdió 11 puntos respecto del voto de 2011.

Lunes 25 de Mayo de 2015

El gobernante Partido Popular (PP) de España sufrió un fuerte retroceso en las elecciones regionales y municipales de ayer. Los votantes castigaron al presidente del gobierno Mariano Rajoy por cuatro años de duros ajustes y una serie de escándalos de corrupción. Pero igualmente el PP sigue siendo el primer partido de España, aunque con un caudal de votos esencialmente menor al de las anteriores elecciones locales de 2011. A su vez, la izquierda pudo alzarse con la ciudad de Barcelona. Ayer se elegían autoridades en 13 comunidades autónomas (regiones) y más de 8.000 gobiernos municipales. El PP mantuvo su primer lugar en 11 comunidades, pero en ninguna de ellas logró mayoría absoluta, marcando un fuerte retroceso respecto a las elecciones de 2011. Otra revelación fue el partido centrista Ciudadanos, que quedó tercero a nivel nacional, arrebatando ese lugar a Podemos. En cuanto al socialismo del PSOE, mantuvo su segundo puesto a nivel nacional y le ganó varias comunidades al PP.

Madrid. El PP mantuvo su primer puesto en la ciudad de Madrid, aunque anoche aún no estaba claro si una coalición entre Podemos y otros partidos podría arrebatarle el municipio madrileño. Resultados oficiales con un 97 por ciento de votos escrutados mostraron que el PP ganó en Madrid. La candidata del PP a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, ganó con 34,4 por ciento de los votos y 21 concejales, pero sólo dos puntos y medio y un concejal por encima de la candidata de Ahora Madrid (Podemos), Manuela Carmena (31,9 por ciento). Esta gobernaría si la apoya el PSOE. En la comunidad (región) de Madrid, en cambio, el PP ganó con mayor holgura (ver gráfico) y gobernaría en coalición con Ciudadanos.

En suma y en lo que parece un anticipo de las elecciones generales de noviembre, el PP sufrió su peor resultado electoral en más de 20 años, pese a mantenerse primero. El panorama es mucho más fragmentado que hace cuatro años.

El nuevo partido centrista Ciudadanos y Podemos mostraron un desempeño fuerte, acabando con un sistema bipartidista en el que el PP y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se alternaron en el poder. Pero tampoco parece que tengan capacidad para sustituirlos."Es una dura derrota para el PP. El factor del miedo no entró en juego y la gente votó por Podemos y por Ciudadanos", consideró José Pablo Ferrandiz, de la empresa Metroscopia, agregando que los resultados anunciaban una nueva era de acuerdos en la política española.

Si bien el PP obtuvo más votos que cualquier otro partido, esta agrupación y el PSOE no logran hacerse con las mayorías absolutas en la mayor parte de las comunidades. Por esto, los dos principales partidos del país deberán entrar ahora en un peróodo de coaliciones obligadas en las 13 de las 17 regiones de España que votaron ayer. Algo similar ocurriría en los 8.000 pueblos y ciudades que eligieron miles de concejales.

Para el diario El Mundo, "España ha quedado en manos de los pactos de izquierdas. No hay mayorías absolutas. Los datos que han arrojado las urnas vaticinan un vuelco en prácticamente todo el país a costa de la derecha de Rajoy". Según el diario madrileño, "las urnas han repartido las papeletas entre cuatro: el PP, que ha cosechado un auténtico batacazo (golpe) electoral; el PSOE, que mantiene mal que bien el tipo, y dos partidos emergentes Podemos y sus marcas municipales y Ciudadanos, que se estrenan en parlamentos y ayuntamientos con una fuerza, sobre todo el primero, sin precedentes". Lo cierto y concreto es que los "populares" han sido los más votados, pero su caída respecto a 2011 es muy fuerte: perdieron 11 puntos y casi 2,5 millones de votos. En elecciones municipales ha sido su peor resultado desde 1991.

 

Barcelona.PUNCTUATION_SPACEEn Barcelona, otra alianza de izquierda, encabezada por la activista social Ada Colau y solo respaldada por Podemos, ganó a los partidos independentistas centristas Convergència i Unió (CiU, gobierna la región) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), en un revés al movimiento separatista catalán. CiU sufrió un duro golpe. Esta formación revalidó su victoria en número de votos y en concejales en la región, pero fracasó en sus objetivos. Perdió por sorpresa la ciudad de Barcelona y fue borrada del mapa en casi toda el área metropolitana de la gran ciudad catalana. Ada Colau y su "Barcelona en Comú" derrotó al candidato de CiU, Xavier Trias, y sufrió la debacle en el llamado "cinturón rojo" de Barcelona.

Llamado a acordar.El Partido Popular se mostró anoche dispuesto a "alcanzar acuerdos" con otras fuerzas políticas ante la caída que registró en los comicios municipales y regionales y la pérdida de la mayoría absoluta en casi todas las regiones que disputaba. "Somos muy conscientes de que la próxima legislatura será la del diálogo y la de los acuerdos, y el Partido Popular tiene acreditada en su historia la capacidad para ambas cosas: para el diálogo, para los pactos y para los acuerdos", dijo tras conocer los resultados el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano.

La formación conservadora gobernaba hasta ahora en 10 de las 13 regiones que celebraron elecciones sobre las 17 de España: faltaron Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco. El PP perdió Extremadura, que pasó de nuevo a manos del PSOE tras cuatro años de gestión del PP. La región se suma a Asturias, Canarias y Navarra, las tres únicas que no gobernó el PP los últimos cuatro años, que de nuevo son lideradas por el PSOE, el partido nacionalista Coalición Canaria y por Unión del Pueblo Navarro (UPN), respectivamente. El partido de Rajoy ha perdido la mayoría absoluta en casi todas las regiones del país. En la mayoría de ellas entraron con fuerza los dos partidos emergentes que han marcado estos comicios: Podemos y Ciudadanos.

El PP se desplomó en Castilla La Mancha, región que arrebató en 2011 al PSOE, y en sus feudos de la Comunidad Valenciana y Madrid, donde a pesar de la caída sigue siendo la fuerza más votada. También lo es en La Rioja, en Murcia y en Castilla-León. En estas dos últimas se quedó a un diputado de la mayoría absoluta.La situación se repetía en Aragón, en el archipiélago de Baleares y Cantabria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS