El Mundo

El Pentágono publicó un informe oficial sobre Ovnis

Las agencias de inteligencia admitieron 144 episodios, de los cuales pueden explicar apenas uno. Pero la sospecha apunta a drones chinos o rusos, no a naves aliens

Sábado 26 de Junio de 2021

El Pentágono y la comunidad de inteligencia de EE.UU. publicaron un esperado informe sobre lo que sabe acerca de una serie de misteriosos objetos voladores que han sido vistos moviéndose a través del espacio aéreo militar restringido durante las últimas décadas. Algunas de las imágenes, tomadas por las cámaras de infrarrojos de cazas que persiguieron a los presuntos Ovnis, se han hecho muy conocidas en estos años.

En resumen, la respuesta, según el informe, es muy poca, pero la publicación del documento no clasificado de la comunidad de inteligencia marca una de las primeras veces que el gobierno de EE.UU. ha reconocido públicamente que estos extraños avistamientos aéreos de los pilotos de la Marina y otros son dignos de un escrutinio legítimo.

El informe examinó 144 informes de lo que el gobierno denomina "fenómeno aéreo no identificado", de los cuales sólo uno pudo ser explicado por los investigadores al final del estudio. Los investigadores no encontraron pruebas de que los avistamientos representaran vida extraterrestre o un gran avance tecnológico de un adversario extranjero como Rusia o China, pero reconocen que es una posible explicación.

"Pudimos identificar un Fenónemo Aéreo No Identificado (FANI) reportado con alta confianza. En ese caso, identificamos el objeto como un gran globo que se desinfla. Los demás siguen sin explicación", dice el informe, utilizando la terminología del Pentágono para los que el público y los medios llaman ovnis.

"De los 144 informes que estamos tratando aquí, no tenemos indicios claros de que haya una explicación no terrestre para ellos, pero iremos donde los datos nos lleven", dijo un alto funcionario estadounidense.

Pero los investigadores también están convencidos de que la mayoría de los avistamientos eran "objetos físicos", dijo el funcionario a los periodistas el viernes.

"Creemos absolutamente que lo que estamos viendo no son simples creaciones o artefactos de los sensores. Son cosas que existen físicamente", dijo el funcionario, señalando que 80 de los incidentes reportados incluían datos de múltiples sensores. En 11 casos, los pilotos declararon haber estado a punto de colisionar con estos extraños objetos.

No obstante, el informe de nueve páginas deja claro que hay que seguir trabajando para identificar estos objetos, ya que "la escasa cantidad de informes de alta calidad sobre Fenómenos Aéreos No Identificados (FANI) dificulta nuestra capacidad para sacar conclusiones firmes sobre la naturaleza o la intención de los FANI".

Los investigadores se vieron especialmente obstaculizados por un número limitado de incidentes en los que los Ovnis parecían mostrar "características de vuelo inusuales", según el informe, que señala que estas observaciones "podrían ser el resultado de errores de los sensores, de la suplantación de identidad o de la percepción errónea de los observadores y requieren un análisis riguroso adicional."

"Algunos FANI parecían permanecer inmóviles en los vientos en altura, moverse en contra del viento, maniobrar bruscamente o moverse a una velocidad considerable, sin medios de propulsión discernibles. En un pequeño número de casos, los sistemas de las aeronaves militares procesaron la energía de radiofrecuencia (RF) asociada a los avistamientos de FANI", dice el informe. Esto podría indicar que estaban ante un "drone" avanzado, tal vez de una potencia adversaria.

Pero, a pesar de este reto, el informe concluye que estos objetos "plantean claramente un problema de seguridad de vuelo y pueden suponer un reto para la seguridad nacional de Estados Unidos".

"Las preocupaciones de seguridad se centran principalmente en los aviadores que se enfrentan a un dominio aéreo cada vez más saturado. Los Ovnis también representarían un desafío para la seguridad nacional si son plataformas de recolección de adversarios extranjeros o proporcionan evidencia de que un adversario potencial ha desarrollado una tecnología innovadora o disruptiva", dice el informe. Como se observa, la comunidad de inteligencia estadounidense apunta a drones de alta tecnología que harían espionaje en los cielos estadounidenses.

Pero el informe gubernamental sobre los Ovnis es el resultado de años de disputas militares sobre si se deben tomar en serio los avistamientos.

UFOreport.jpg
Imagen de la cámara de infrarrojos de un caza naval de un posible Ovni. 

Imagen de la cámara de infrarrojos de un caza naval de un posible Ovni.

Para los profesionales de la seguridad nacional, el informe también revela que los avistamientos están "agrupados" en torno a los campos de entrenamiento y pruebas de Estados Unidos. "Esto puede ser el resultado de un sesgo en la recolección como resultado de una atención focalizada, un mayor número de sensores de última generación operando en esas áreas, expectativas de las unidades y orientación para reportar anomalías".

Aun así, el Pentágono dijo en un comunicado tras la publicación del informe que tiene previsto formalizar el estudio de los ovnis.

Un memorando de la subsecretaria Kathleen Hicks dio instrucciones a la Oficina del Subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad para crear una misión formal para el trabajo que actualmente realiza el Grupo de Trabajo sobre Ovnis.

Hicks lo enmarcó como una cuestión de seguridad nacional, diciendo: "Es fundamental que Estados Unidos mantenga la seguridad de las operaciones y la seguridad en los campos de tiro del Departamento de Defensa", señalando que muchas de las observaciones se han producido cerca de zonas militares. Hicks pidió que los informes sobre las observaciones de los FANI estén listos en un plazo de dos semanas desde que se produzcan u observen.

Después de años de luchas internas en Washington, incluyendo batallas burocráticas dentro del Pentágono y la presión de ciertos miembros del Congreso, el gobierno de EE.UU. finalmente parece estar tomando en serio lo que durante tanto tiempo ha sido considerado un tema marginal.

Para los legisladores y el personal de inteligencia y militar que trabaja en fenómenos aéreos inexplicables, la mayor preocupación con los episodios no es que la vida extraterrestre esté visitando la Tierra, sino que un adversario extranjero como Rusia o China pueda estar desplegando algún tipo de tecnología de última generación en el espacio aéreo estadounidense que Estados Unidos desconoce.

Esta es una de las razones por las que este informe no clasificado probablemente decepcionará a los "Ovninólogos" que esperaban que ofreciera una prueba definitiva de que el gobierno estadounidense ha hecho contacto con vida extraterrestre.

"Durante años, los hombres y mujeres en los que confiamos para defender a nuestro país informaron de encuentros con aeronaves no identificadas que tenían capacidades superiores, y durante años sus preocupaciones fueron a menudo ignoradas y ridiculizadas", dijo en un comunicado el senador republicano Marco Rubio, de Florida, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado. "Este informe es un primer paso importante para catalogar estos incidentes, pero es sólo un primer paso. El Departamento de Defensa y la Comunidad de Inteligencia tienen mucho trabajo que hacer antes de que podamos entender realmente si estas amenazas aéreas representan una seria preocupación para la seguridad nacional."

Si los avistamientos fueran el resultado de la tecnología china o rusa -ya sea algún tipo de aeronave desconocida o un sistema tecnológico capaz de burlar el radar estadounidense y otros sistemas de vigilancia y reconocimiento-, la comunidad de inteligencia no querría revelar lo que sabe y lo que no sabe.

"Son muy sensibles, si se trata de un adversario, quieren ser muy cuidadosos a la hora de decir 'sabemos esto y no sabemos aquello'", dijo el representante Jim Himes, demócrata del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, que recibió una sesión informativa sobre el asunto por parte de funcionarios de la Marina y del FBI la semana pasada. "El informe va a ser un poco insatisfactorio por esa razón y sólo por esa razón", dijo.

Sin embargo, el hecho de que la comunidad de inteligencia esté elaborando informes sobre lo que el Pentágono ha denominado FANI (Fenómeno Aéreo No Identificado) es en sí mismo extraordinario, destacó la CNN.

Incluso cuando los avistamientos de objetos inexplicables se elevaron a cientos, los funcionarios del Pentágono lucharon con la escasa cantidad de tiempo y recursos que debían dedicar a investigarlos.

La mayoría de los 144 avistamientos incluidos en el informe fueron registrados por pilotos de la Marina de los Estados Unidos, aunque hubo algunos informes de otras fuentes del gobierno de los Estados Unidos_ un claro "sesgo de información" en el conjunto de datos que los investigadores examinaron, dijo un funcionario.

Los investigadores trataron de clasificar los 144 avistamientos en cinco categorías: objetos aéreos, como pájaros o globos meteorológicos, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo del gobierno o de la industria de EE.UU., sistemas de adversarios extranjeros y un atractivo cajón de sastre: "Otros".

"Hay una amplia gama de fenómenos que observamos y que finalmente incluimos en la categoría", dijo el funcionario. "No hay una única explicación de los FANI".

Pero en los 143 casos inexplicables los investigadores simplemente carecían de los datos necesarios para clasificar el avistamiento. Algunos informes no incluían ningún dato técnico para que los ingenieros lo examinaran, sino que eran únicamente recuerdos verbales de los pilotos. El informe no incluye videos ni avistamientos de Ovnis. Plantea más preguntas que respuestas

Fuentes del Congreso que han visto la versión clasificada del informe ya han expresado su decepción por el hecho de que no haya más explicaciones sobre los episodios.

Las entrevistas previas con media docena de funcionarios, así como documentos revisados por la CNN, describen una comunidad militar y de inteligencia estadounidense que ha luchado por sacar el tema del ámbito de la ciencia ficción y considerar sus implicaciones reales para la seguridad nacional.

Incluso ahora, según dijeron múltiples fuentes a la CNN, es casi seguro que el gobierno no se habría movido para producir el informe sin la presión pública de los legisladores clave, ya que tanto los republicanos como los demócratas se han interesado en el asunto.

Mientras que ex altos funcionarios de defensa con conocimiento de las investigaciones del Departamento dicen que el Pentágono se lo tomó en serio, algunos pilotos y ex funcionarios encargados de investigar el asunto dicen que los altos dirigentes del Pentágono minimizaron o ignoraron la amenaza.

Borrar el estigma que rodea a un debate serio sobre los Ovnis fue también el objetivo de los legisladores en 2020 cuando aprobaron la legislación que requiere que el Pentágono y la comunidad de inteligencia proporcionen más información sobre estos encuentros con Ovnis, detalles que, hasta hace poco, han permanecido en gran parte envueltos en el secreto.

Exigir la producción del próximo informe sobre los OVNIs fue una forma en que los legisladoresmostaron su intención de utilizar su autoridad de supervisión para garantizar la coordinación entre las agencias involucradas, dijeron fuentes a CNN.

"Obliga a la coordinación real dentro de las agencias y deja claro que el Congreso se toma realmente en serio su función de supervisión y que va a haber un mayor escrutinio en el camino", dijo entonces un asesor del Congreso. "Parte de esto es producto de conseguir que las agencias se tomen el asunto más en serio y de intentar ayudar a deshacerse del estigma que lo rodea".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario