El Mundo

Duelo de conciertos en la frontera de Venezuela por la ayuda humanitaria

El millonario británico Richard Branson organizó el megarecital al estilo Live Aid, en Colombia. El chavismo promovió otro evento

Sábado 23 de Febrero de 2019

Miles de venezolanos, incluidos algunos que lograron cruzar la frontera, se unieron a migrantes en la vecina Colombia para asistir a un concierto en el que varias celebridades se reunieron para apoyar a la oposición de Venezuela y presionar al gobierno de Nicolás Maduro para que permita el ingreso de ayuda humanitaria al país. A su vez, el chavismo puso en marcha el llamado "Concierto de la Paz", un evento de tres días de duración en el puente binacional de Tienditas, en el límite con Colombia, con el que los seguidores de Maduro pretenden dar respuesta al recital organizado del otro lado de la frontera —con artistas internacionales— en apoyo al ingreso de toneladas de ayuda humanitaria.

La situación se volvió más dramática más tarde, cuando el líder opositor Juan Guaidó hizo una aparición sorpresa en Cúcuta desafiando las órdenes que le prohibían viajar fuera del país.

Aun cuando miles dejaron su hogar, muchos de los que se quedan deben ingeniárselas para acceder a bienes básicos como alimentos y medicinas, pero Maduro insiste en que los esfuerzos del líder opositor Juan Guaidó para ingresar ayuda sólo son pretextos para sacarlo del poder. De cara a este escenario, el concierto al estilo Live Aid inició en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta y no pudo enmascarar las tensiones un día antes de que los oponentes del gobierno busquen implementar una riesgosa estrategia para retar al gobierno chavista e ingresar al país la ayuda que se juntó en tres fronteras venezolanas.

Grave incidente

Horas antes, a miles de kilómetros de ahí, un destacamento del ejército venezolano abrió fuego contra un grupo de civiles que pretendían mantener abierto un paso fronterizo entre Venezuela y Brasil para la entrada de ayuda humanitaria. Dos personas resultaron muertas y al menos otras doce fueron heridas, cuatro de ellas graves, en el primer incidente con víctimas mortales debido a la operación humanitaria que pretende introducir hoy toneladas de medicamentos, comida y suministros a Venezuela. El tiroteo ocurrió hacia las 6.30 de la mañana de ayer cuando un convoy militar del régimen de Maduro llegó a un puesto de control establecido por una comunidad indígena de la etnia Pemón en Kumarakapay, cerca del principal paso fronterizo entre Venezuela y Brasil. El enfrentamiento ocurrió un día después de que el gobierno de Maduro ordenara el cierre de la frontera con Brasil.

El concierto del antichavismo fue patrocinado por el multimillonario británico Richard Branson y desplegó a decenas de músicos, incluyendo el astro colombiano Juanes, el argentino Diego Torres, el venezolano José Luis "El Puma" Rodríguez y la mexicana Paulina Rubio, entre otros. "Si podemos llevar a la gente al espacio, ¿por qué es tan difícil sacar a la gente de la pobreza?", dijo Branson al inicio del concierto en Cúcuta. Desoyendo la orden del Tribunal Supremo de no salir del país, Guaidó asistió al concierto en Cúcuta, a la vez que los presidentes de Colombia, Iván Duque; el de Paraguay, Mario Abdo y el de Chile Sebastián Piñera. Aunque Maduro niega que haya una crisis humanitaria, el plan de la oposición para llevar ayuda a los venezolanos es el más ambicioso que intentó desde que Guaidó, el líder del Parlamento, se autodeclaró presidente interino el 23 de enero.

Para llegar al concierto, miles de venezolanos cruzaron hacia Colombia por una zona llena de arbustos y un arroyo, lejos del punto fronterizo regular. En el área no había soldados ni policías que impidieran su paso. "Este concierto pasa una vez en la vida. Pobrecita la gente que se asolea, sin comida, sin trabajo. Tantas cosas que sufren, y ahora por fin tienen una alegría", dijo Shirlet Durán, una venezolana de 19 años. Reymar Perdomo, una migrante venezolana que se hizo famosa por la canción "Me fui", que se volvió el himno no oficial de los venezolanos que huyeron de su país por la crisis económica.

Mientras el torbellino político venezolano se prolonga, los aliados de Guaidó, que fue reconocido por medio centenar de países como el presidente legítimo del país, esperan que el concierto masivo y el esfuerzo por ingresar la ayuda marquen un punto de inflexión en el que se consolide un gobierno de transición. No obstante, Maduro no mostró indicios de ceder. "Pienso que uno de los objetivos del gobierno es confundir la situación, posiblemente crear algún tipo de caos que haga ver mal a la oposición", dijo Phil Gunson, un analista del Crisis Group con sede en Caracas, sobre el concierto rival de Maduro. "Es una guerra de propaganda".

Branson aceptó respaldar el concierto este mes tras ser contactado por Guaidó, Leopoldo López —un líder opositor bajo arresto domiciliario— y otros. Branson se fijó como objetivo recaudar 100 millones de dólares en 60 días, siguiendo el ejemplo del concierto Live Aid de 1985, que recaudó fondos para aliviar una hambruna en Etiopía.

Unas 600 toneladas de ayuda, en su mayor parte proveniente de Estados Unidos, se encuentran desde hace dos semanas en un depósito en el llamado popularmente Puente Internacional Tienditas.

Operación ayuda. Miles de venezolanos se reunieron en Cúcuta para ver y escuchar a cantantes internacionales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});