El Mundo

Cuba: ¿llegó la hora de un diálogo nacional con la sociedad civil?

Mientras el país vuelve a la "normalidad" luego de las masivas protestas del domingo, analistas de la realidad cubana proponen abrir un canal de negociación con los distintos sectores

Jueves 15 de Julio de 2021

Luego de las históricas manifestaciones del domingo 11 de julio en más de 60 ciudades de Cuba, este jueves la situación parecía estabilizada. Continuaba la masiva presencia policial en las calles, la represión "casa por casa", así como la incierta situación de cientos de detenidos, muchos de ellos en condición de "desaparecidos" porque oficialmente no están reconocidos. Los celulares han recuperado la señal, cortada el domingo, pero sigue bloqueado el acceso a redes sociales, que fueron clave para multplicar la protesta popular del domingo.

Dentro de este panorama de "vuelta a la normalidad" a la cubana, surge el debate sobre qué puede ocurrir de ahora en más en Cuba. ¿Puede darse algo similar a una transición a la democracia? Para el canal alemán estatal DW, "aunque hablar de transición a la democracia en Cuba parezca hoy ilusorio, la sociedad civil cubana está mejor preparada de lo que se cree. Pero para alcanzar la etapa de la concertación, es necesario sentar las bases del diálogo."

"En Cuba urge meter el dedo en la llaga, sin excepciones”, le dice a DW Ofunshi Oba Koso, antropólogo de la Universidad de la Habana, porque "la crisis en Cuba se debe tanto a los errores del gobierno como al embargo” de EEUU denominado "bloqueo" por el régimen.

Leer más: Cuba anunció cambios en las importaciones y los salarios

Oba Koso insta, primero, al presidente Miguel Díaz-Canel a "aprovechar esta oportunidad para rectificar, en vez de romper la comunicación entre las familias con los cortes de Internet”. Y, segundo, pide a quienes dicen importarles Cuba y los cubanos "derogar las 243 sanciones impuestas por Trump”. Este cubano en el exilio estadounidense pide, por lo menos, "la oportunidad de ayudar a sus familias con el envío de remesas y medicamentos”.

Una de las raíces del problema en Cuba, según el antropólogo, es que durante décadas el mismo gobierno le ha arrebatado a la gente su derecho al trabajo, su poder de decisión, la oportunidad de que cada uno construya su propia vida. "La gente se gradúa y al final no tiene trabajo”, apunta Ofunshi, y recuerda que hasta el día de hoy "mientras Cuba tiene que importar para poder comer, Vietnam no sufre estos problemas, tenga el gobierno que tenga”. Vietnam, como Cuba, tiene una dictadura comunista de partido único, pero a diferencia del castrismo cubano, imitó hace tiempo a su gran vecina, China, y realizó profundas reformas económicas de mercado. Hoy Vietnam tiene una economía relativamente floreciente, con ingresos muy por encima de los que tenía bajo el modelo comunista ortodoxo.

Leer más: El gobierno bloqueó internet y celulares

Oba Koso asegura que "lo que afecta a Cuba no es solo el bloqueo externo, sino el interno”. Y explica que "mientras un extranjero puede invertir en Cuba, un ciudadano cubano no lo puede hacer sino a través de terceros”, vedando así a su propio pueblo la posibilidad de generar empresas y empleo.

"Cuba”, concluye Ofunshi, "es también una economía fallida”. Y el "histórico estallido social” del 11 de julio, a su juicio, es el producto del descontento "cuando la gente ve que solo puede comer si tiene dólares. Además, muchos cuestionan: ¿En dónde están los éxitos del sistema de salud si Cuba fabrica una vacuna y no tiene jeringas para aplicarlas? ¿Por qué el gobierno construye hoteles, cuando los hospitales están derruidos?”.

El rumbo que tomen las protestas y la reacción del régimen cubano son absolutamente impredecibles. Oba Koso, mediador social y cultural, propone convocar a un "Diálogo Nacional". "Un diálogo en el que todos estemos, quienes viven en la isla y quienes estamos en el exilio, incluidos los extremistas del sur de la Florida”.

cuba01.jpg
Un arresto violento durante las históricas manifestaciones del 11 de julio. El gobierno debería "abrir un diálogo nacional", según piden analistas cubanos independientes.

Un arresto violento durante las históricas manifestaciones del 11 de julio. El gobierno debería "abrir un diálogo nacional", según piden analistas cubanos independientes.

Pero un "Diálogo Nacional" requeriría la existencia de una sociedad civil más o menos organizada que represente los intereses de la gente y exprese sus peticiones en Cuba. ¿La hay? "Las hay, y de dos tipos”, dice a DW Christina M. Fetterhoff, directora de Programas Jurídicos del Instituto Internacional sobre la Raza, la Igualdad y los Derechos Humanos, con sede en Washington, y explica que "en Cuba existen organizaciones que se autodenominan ‘sociedad civil', pero que realmente son afines al gobierno, como la Federación de Mujeres Cubanas, por ejemplo”. Ella trabaja con la "sociedad civil independiente”, agrega Fetterhoff, abogada de la American University de Washington. Raza&Igualdad dice "fortalecer en América Latina a las organizaciones de base para que se conviertan en actores políticos y promuevan cambios estructurales”. La ONG aboga, especialmente, por la liberación de las mujeres presas políticas.

En Cuba, agrega la jurista estadounidense, "a pesar de que el gobierno cubano no lo reconoce, existe todo un movimiento civil que promueve el respeto por los derechos civiles y políticos, contra el racismo y por la igualdad de género, que busca cambios”. Un Diálogo Nacional para salir de la crisis, como el propuesto por Ofunshi Oba Koso, "debería sentar a la mesa al gobierno con la sociedad civil independiente, así como al Consejo para la Transición Democrática de Cuba”. Dicho consejo, agrega la abogada Fetterhoff "está compuesto por la Unión Patriótica de Cuba, una organización presente en toda la isla, el movimiento cultural San Isidro, del cual varios miembros son ahora presos políticos, y el Comité Ciudadano por la Integración Racial”. Fetterhoff incluye también a la Alianza Cubana Manos. Todos estos representantes de la sociedad civil independiente, agrega, "acogen la Declaración Universal de Derechos Humanos, a cuyo respeto el Estado cubano está realmente obligado”.

La base de la sociedad civil en Cuba es "grande, fuerte y de largo aliento”, pero ¿qué tanto poder de convocatoria tiene, en caso de un Diálogo Nacional? "Su potencial es grande y cuenta con los instrumentos para hacerlo; sus representantes son altamente calificados y mantienen el diálogo con Naciones Unidas y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El problema sería el gobierno de Díaz-Canel, que ha instado al pueblo a luchar contra su mismo pueblo”, responde la jurista de Raza&Igualdad.

Los políticos pueden cambiar de parecer, pero ¿qué tantas garantías ofrece la última versión de la Constitución de Cuba para la creación de una plataforma de diálogo? La respuesta de la jurista es certera: "Ninguna, porque la versión inicial fue aguada”.

Vigilancia y represión

Mientras, la situación interna en Cuba se ha aplacado, pero el gobierno lo hizo en gran medida en base a represión. Hizo intervenir desde el domingo a las temidas "boinas negras" de las fuerzas especiales, especializadas en reprimir manifestaciones.

Este jueves, según el portal disidente 14 y medio, la policía detenía a quienes veía grabando con el teléfono celular. Revisan las grabaciones y si son sobre la represión o sobre la oposición, el dueño es detenido."Lo menos que hacen es poner multas de 2.000 pesos solo por mirar", cuenta un testigo. "Si ven que alguien grita 'Patria y vida', va preso", agregó un testigo en Santiago de Cuba. En esta importante ciudad cubana se registraba una "demostración de fuerza" de las unidades policiales cubanas más temidas. Las fuerzas del Ministerio del Interior hicieron una caravana formada por "caballitos" (policía motorizada), jeeps con los temidos "Boinas Negras" equipados con fusiles AKM y camiones repletos de guardias armados, sonando las sirenas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario