El Mundo

Bolsonaro publicó un video obsceno criticando el carnaval y desató la furia

Crecen los pedidos de impeachment contra el presidente brasileño tras la difusión de un tuit. La izquierda reclama un examen mental.

Jueves 07 de Marzo de 2019

Jair Bolsonaro salió herido de su primer carnaval en la Presidencia de Brasil, el país donde esta celebración pagana es una "institución" popular. Es que el mandatario publicó un video escatológico para repudiar a las comparsas callejeras luego de resultar insultado en varias ellas por multitudes que marchaban.

El presidente publicó una grabación realizada durante una de las comparsas callejeras ("blocos") en San Pablo, en la que se ve a dos hombres semidesnudos subidos al techo de una parada de taxis; mientras uno de ellos baila, el otro orina sobre su cabeza. Los organizadores del cortejo, llamado BloCu, confirmaron que la escena ocurrió, pero resaltaron que se trató de un hecho aislado durante el recorrido por el centro de la ciudad, y que el comportamiento fue reprobado por la multitud.

Bolsonaro escribió: "No me siento cómodo en mostrarlo, pero tenemos que exponer la verdad para que la población tenga conocimiento y siempre tome sus prioridades. Esto es lo que se han vuelto muchas comparsas callejeras en el Carnaval brasileño. Comenten y saquen sus conclusiones". Ese fue su comentario junto al video subido a su cuenta de Twitter, que tiene 3,5 millones de seguidores, y es la misma que usa para difundir las noticias oficiales de su gobierno de ultraderecha.

Embed

En la tarde de ayer, con el escándalo en la cima de la ola, crecieron los pedidos de impeachment contra el mandatario por su falta de decoro, mientras que la oposición consideraba anoche pedirle que se someta a un examen para constatar su salud mental.

Muchos conservadores del país detestan el festejo de carnaval por considerarlo una fiesta pagana. Pero el tuit del mandatario indignó a miles de ciudadanos. En todo el día de ayer el tuit recibió decenas de miles de comentarios. "Necesitas ayuda médica urgentemente", tuiteó el periodista Fabio Pannunzio, quien dijo que su nieta de seis años y otros niños vieron el tuit.

Hasta en las propias filas de la derecha, Bolsonaro fue condenado. "Nada justifica que el presidente comparta pornografía por Twitter", opinó el diputado Kim Kataguiri, del derechista partido Demócratas (DEM), y uno de los fundadores del Movimiento Brasil Libre (MBL).

En tanto, desde la oposición de izquierda se buscó sacar rédito de la controversia con Bolsonaro para cuestionar la salud mental del presidente, que en apenas dos meses de gobierno ya enfrentó escándalos por denuncias de corrupción de su hijo mayor, el senador Flavio Bolsonaro, vinculado también a las milicias de Río, y de desvío de fondos públicos durante la campaña electoral dentro de su agrupación, el Partido Social Liberal (PSL).

"No podemos descartar la posibilidad de solicitar un examen de salud mental. El país puede estar en mando de una banda involucrada en corrupción y en milicias parapoliciales liderada por un psicópata que nos llevará al caos. La cuenta debe ser bloqueada de inmediato por Twitter", señaló el diputado Paulo Pimenta, líder de la bancada del Partido de los Trabajadores (PT), en la Cámara baja.

""Los tuits de Bolsonaro son incompatibles con el cargo que ocupa. Un presidente tiene la obligación de actuar con un mínimo de decoro. Él demuestra no tener postura o responsabilidad. Totalmente sin noción. Es increíble", resaltó el diputado Alessandro Molon, del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Otras personas defendieron a Bolsonaro, argumentando que el presidente solo estaba mostrando el nivel de inmoralidad al que ha llegado la celebración del carnaval. Otros usuarios dijeron que iban a denunciar el tuit del presidente por presuntamente violar las regulaciones de Twitter, pero el tuit siguió activo. Twitter no respondió de inmediato a un mensaje que se le envió en busca de comentarios.

Bolsonaro fue víctima de insultos en por lo menos 27 blocos callejeros (como se les llama a las comparsas barriales) en Río de Janeiro, Sao Paulo, Belo Horizonte, Salvador y Recife.

Bolsonaro y las acusaciones de usar testaferros de sus hijos para sostenerse por 20 años en la vida política marcaron el tono de muchos desfiles con personas vestidas de naranja. En Brasil se les dice 'laranja' a los testaferros.

Sambódromo

En el sambódromo de Río de Janeiro hubo gritos y mensajes contra Bolsonaro durante el desfile de las escuelas de samba Mangueira y Paraíso de Tuiutí.

La primera evocó a los "héroes olvidados" de Brasil y puso entre los asesinos de la historia del país a los dictadores que reivindica Bolsonaro y al patrono del Ejército, el Duque de Caxias, sindicado como genocida en la Guerra de la Triple Alianza.

Tuiutí, por su parte, hizo referencias a la trayectoria de Lula y parte del sambódromo cantó a favor de "Lula libre", la consigna que pide la excarcelación del ex presidente.

Justamente el fin de semana de carnaval estuvo marcado por la primera salida de Lula en 330 días de cárcel por corrupción, al entierro de su nieto muerto por meningitis.

Bolsonaro también se dedicó el fin de semana de Carnaval a criticar a dos pesos pesados del arte popular y del cancionero brasilero y sudamericano, como Daniela Mercury y Caetano Veloso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});