Miradas

Tonucci y las claves de una buena escuela para la cuarentena

"Hemos tenido campeones, los niños y las niñas", sintetizó el pedagogo e ilustrador Francesco Tonucci para describir el momento de crisis global que vive la humanidad a causa de la pandemia.

Sábado 02 de Mayo de 2020

"Hemos tenido héroes, los médicos y enfermeros que han dado sus vidas. Hemos tenido víctimas, nosotros los viejos. Y hemos tenido campeones, los niños y las niñas", sintetizó el maestro, pedagogo e ilustrador Francesco Tonucci para describir el momento de crisis global que vive la humanidad a causa de la pandemia.

"Por una buena escuela en tiempo de coronavirus" es el nombre que tuvo su conferencia virtual realizada el 25 de abril, en la que Frato interpeló a una audiencia de miles de docentes y estudiantes sobre la oportunidad histórica que ofrece la crisis para hacer un verdadero trabajo de liberación de la escuela en favor de las infancias. La charla se puede encontrar en YouTube.

Tonucci inauguró su elocución explicando que ese día, 25 de abril, se conmemora la liberación del pueblo italiano del fascismo, y como un homenaje a ese suceso histórico, a lo largo de dos horas su discurso transitó en torno a la palabra "liberación". El pedagogo reflexionó sobre la situación de la cuarentena, sobre el encierro, y planteó que el momento vivido es una preciosa ocasión para repensar esos cambios que creemos necesarios para cuando pase la crisis. ¿Qué haremos con la escuela cuando todo esto termine? ¿Así como funcionaba era adecuada? ¿Todo continuará como antes o tendremos que cambiarla? En el día de la "liberación", Frato hizo un llamado al progreso, a liberar la escuela y a rediseñarla.

Francesco Tonucci - Un premio para los niños, los campeones en esta pandemia

¿Pero cómo pensar la escuela hoy, en esta situación excepcional de aislamiento y de no presencialidad? ¿Cómo pensar la escuela en cuarentena? Para el pedagogo italiano, la respuesta es sencilla, pero para quienes están aún desorientados ofreció un recordatorio de la legislación vigente: "Tal como establece la Convención de los Derechos del Niño, el objetivo del sistema escolar no es cumplir con los programas establecidos sino dotar a los niños y niñas de las herramientas para el desarrollo pleno de sus capacidades". Agregó además que es lo que un adulto no debe perder de vista jamás si lo que quiere es respetar la integridad de los más pequeños: el derecho y el deber de jugar, el derecho a tener autonomía y a ser protagonistas.

"Si queremos desde la familia y la escuela ayudar a los más pequeños a transitar el aislamiento, hoy más que nunca hay que tener presente la necesidad de cumplimiento de estos derechos de las infancias. El valor del juego como principal actividad, la autonomía, en muchas ocasiones perdida por el temor de los adultos, y el protagonismo, materializado en el derecho de expresarse, opinar y ser escuchados por parte de sus padres y maestros", dijo.

"cuando esto termine, el primer día las ciudades sean regaladas a los niños, liberadas sólo para ellos"

Además, no se privó de ofrecer a sus oyentes una amplia variedad de propuestas pedagógicas para seguir haciendo escuela a la distancia. ¿De qué modo? Desde el pequeño mundo que habita cada niño.

"Si la escuela —apuntó Tonucci— quiere ser una buena escuela debería ayudar a los niños a vivir esta extraña experiencia de aislamiento, conociendo este pequeño mundo en el que habita cada niño". Si el hogar hoy es el espacio que lo contiene, Tonucci propuso el concepto de "casa laboratorio", donde los pequeños no dejen de deslumbrase con nuevos descubrimientos, y donde las actividades cotidianas abran las puertas a nuevos aprendizajes, el docente guíe y los padres acompañen.

A lo largo de su discurso, ofreció una usina de propuestas e ideas para el aprendizaje en casa, desde la cocina como taller de ciencias, una producción cinematográfica casera, hasta el montaje de un gran teatro familiar a través de la lectura en voz alta. Aconsejó hacerle regalos a los niños y niñas, ofrecerles momentos familiares, espacios placenteros, y abstenerse de evaluar y de pedir consignas de tarea. Y sobre el final propuso que cuando esta tragedia termine se ofrezca un premio a los niños y las niñas: "Ellos son campeones porque son la generación que resistió más y mejor al virus, con valentía, por eso pido que cuando esto termine, el primer día las ciudades sean regaladas a ellos, liberadas sólo para ellos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS