Educación

Rosario se lee en las escuelas secundarias

Se trata de una colección literaria pensada para difundir a las escritoras y a los escritores más cercanos.

Sábado 03 de Marzo de 2018

Una colección de libros de autores rosarinos llega a las escuelas secundarias de la ciudad. Se trata de Rosario Se Lee (Casagrande Ediciones), antologías pensadas para difundir la literatura local en las aulas y formar lectores que disfruten de la palabra más cercana.

Rosario Se Lee fue pensada y concretada por los escritores Nicolás Manzi y Federico Ferroggiaro. La conforman tres antologías: La imposible realidad, Variaciones del fantástico y Los Reinos de Poesía, esta última realizada por Rosana Guardalá.

La colección —tres bellos libros diseñados por Adriana La Sala— reúne autores como Beatriz Vallejos, Aldo Oliva, Jorge Isaías, José Pedroni, Mateo Booz, Osvaldo Aguirre, Vanesa Gómez, Florencia Moscato, Javier Núñez y Daniel Basilio, entre muchos otros. Escritoras y escritores locales, de la región pero que han hecho territorio en la ciudad y por eso han sido elegidos. Rosario Se Lee es un ambicioso y necesario proyecto literario y educativo posible por el apoyo del Espacio Santafesino y el Ministerio de Innovación y Cultura provincial, además de otras instituciones.

"Como en toda antología buscamos autores que son de calidad, que nos gustan. También juegan mucho la estética, los recursos que ofrecen, la posibilidad que tiene ese texto de poder ser disfrutado y leído sin necesidad de adaptación, solo con el acompañamiento del docente en la lectura", dicen Ferroggiaro y Manzi respecto de la selección de cuentos y poesías.

Y reconocen que al ser una selección, estas antologías están caracterizadas "por la injusticia y lo caprichoso". "Caprichoso —expresan— porque están atravesadas por la subjetividad de quien arma esta antología; y es injusta porque deja afuera a un montón de personas que escriben una barbaridad".

Formar lectores

Rosario Se Lee se gesta con una fuerte convicción: la necesidad de difundir la literatura local, los autores y las autoras que han hecho pie en la ciudad, que no siempre son conocidos o no tienen asegurada la difusión de sus trabajos en las editoriales más comerciales; y si de escuela se habla, no aparecen en los manuales de estudio que mayormente se editan en Buenos Aires.

Manzi y Ferroggiaro resaltan una y otra vez la calidad de las producciones literarias que habitan Rosario, y sin embargo no llegan siempre a las escuelas, a sus docentes y a mano de los adolescentes. "Uno de los objetivos —señalan— es generar un lector, una lectora, de escritores rosarinos, que estén en la escuela junto a los autores consagrados y en pie de igualdad. Es una forma de empezar a generar en los alumnos la necesidad de que conozcan que existe gente en su ciudad que escribe, produce y vive de la literatura".

En la presentación de las antologías se explayan sobre este objetivo de acercar lo local: "Lo que nos importa es que, con estos escritos, estamos acercando a los docentes y alumnos una pequeña, pero significativa, imagen de aquello que crean personas que viven o han vivido, que sueñan, piensan, caminan, sienten las mismas calles y paisajes que ellos, ustedes, nosotros recorremos, observamos y respiramos a diario".

La selección de los textos y sus autores, de reunirlos en volúmenes —realismo, ficción y poesía— responde a la clasificación más nombrada de los géneros literarios. Una manera de facilitar un marco de trabajo conocido en las escuelas secundarias, alrededor de la enseñanza de la materia lengua y literatura. El desafío es el de ofrecer una propuesta diferente de tomar estas disciplinas: "A pesar de que sostenemos este ordenamiento teórico, queremos ofrecer un abordaje creativo, interesante, dinámico, que facilite la apropiación y el disfrute de los cuentos y poemas que se incluyen en los libros".

casagrande1.jpg

Actividades para el aula

Cada antología es acompañada por una serie de actividades, pensadas como sugerencias para profundizar en los textos propuestos. No se trata de las invitaciones conocidas que abundan en los manuales, para medir la comprensión de lo leído. Son ideas pensadas por profesoras y profesores que están en las aulas, que trabajan en las escuelas secundarias, que tienen la intención de abrirse a otras lecturas.

"También son una manera de visibilizar al docente como productor de contenidos, de mostrar su trabajo, sobre todo en un momento en que se somete su función a un permanente bastardeo", apuntan y subrayan que las actividades presentadas son orientativas, para ser recreadas. Ideas que motivan posibles relaciones con otros lenguajes y disciplina, además de "lecturas complementarias que ensanchen los horizontes y propuestas de trabajo que vinculen la teoría con los textos".

Presentación

Manzi y Ferroggiaro definen a Rosario Se Lee como una oportunidad de conocer la literatura más próxima, la vida de sus autores. "Esperamos y deseamos —argumentan en la presentación de las antologías— que los textos encuentren a sus lectores; que los jóvenes de Rosario y la región conozcan un poco más sobre las creaciones de sus vecinos: los escritores de esta zona; que disfruten de ellos, que se encuentren, que aprecien el vigor, la actualidad, la cercanía de estas palabras, de estos versos, de estas historias; y que se sientan invitados a habitar el maravilloso universo de la literatura".

La primera edición de esta colección es de mil ejemplares (por cada antología). En poco tiempo estará disponible, a un precio más que accesible, en las librerías de sello local. Los editores preparan para fines de marzo la presentación de Rosario Se Lee, donde estarán presentes quienes han trabajado en estas obras, además de escritores. Para más información escribir al correo: rosarioselee@gmail.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario