Edición Impresa

Villa G. Gálvez: Procesaron a un albañil por un homicidio ocurrido en una gresca

Un albañil de 26 años fue procesado como presunto autor material del crimen de Adolfo Antonio Ortega, un hombre de 49 años que ocho meses atrás recibió un escopetazo fatal en medio de...

Viernes 03 de Mayo de 2013

Un albañil de 26 años fue procesado como presunto autor material del crimen de Adolfo Antonio Ortega, un hombre de 49 años que ocho meses atrás recibió un escopetazo fatal en medio de una gresca en Villa Gobernador Gálvez. La medida del juez de Instrucción Juan Carlos Vienna alcanzó a Claudio Rubén Avalos, quien quedó imputado con prisión preventiva de homicidio simple agravado por el uso de armas de fuego.

A su vez Blanca Raquel González, la esposa de Ortega, fue sobreseída del delito de lesiones graves (ver aparte) ya que el juez valoró que actuó para defender a su marido y a su hijo. Es que el albañil procesado fue acuchillado en la espalda durante la reyerta y debió ser hospitalizado.

Discusión fatal. El crimen ocurrió el 9 de septiembre de 2012 en San Lorenzo y el pasaje 5 de Villa Gobernador Gálvez, como desenlace de una discusión entre una hija de Ortega y una mujer identificada como E. F. Al ser indagado Avalos prefirió no declarar y proclamó su inocencia.

Quien sí brindó su testimonio fue Blanca González. Según contó, ese día recibió un llamado telefónico de su hija Romina quien le pidió que la fueran a buscar a la casa de una clienta de ella porque E. F. la había agredido y tenía "miedo de volverse sola". La mujer fue por su hija junto con su esposo y los otros hijos de la pareja, Pablo y Rocío.

"Cuando volvíamos a mi casa Avalos apareció en una moto y nos dijo «por qué no dejan que (las mujeres) se agarren a piñas y se arregla el problema de una vez por todas». Entonces mi marido le dijo: «No compadre, la vinimos a buscar a ella y ya nos vamos». El muchacho insistió diciendo «bueno, entonces la quieren arreglar conmigo». Pero seguimos caminando y al llegar a San Lorenzo doblamos hacia nuestra casa. Recorrimos unas dos cuadras y Avalos apareció nuevamente en la moto acompañado por un tipo canoso que la manejaba. Estaba armado con una escopeta y le dijo a mi hijo: «Vení hijo de puta, que te voy a matar» y le disparó a los pies. Pablo alcanzó a saltar la zanja hacia la vereda. Mi marido le tomó el arma para evitar que disparara y trató de sacársela. Cuando forcejeaban escuché una explosión. Mi marido cayó porque le pegó un tiro en la panza", relató González.

La mujer negó haber apuñalado a Avalos (ver aparte). "Nunca tuve el cuchillo en mis manos. No recuerdo si en algún momento lo golpeé con la escopeta porque estaba desesperada para evitar que cargara el arma porque iba a matarlos a todos".

Provocación. Para imputar a Avalos, Vienna valoró los dichos de los testigos. "Ortega cayó al suelo a raíz de un tiro disparado por Avalos, aunque los testigos difieran sobre los motivos de la gresca", sostuvo. Y agregó que "hubo una provocación del imputado al hijo del hombre fallecido y a éste".

Para el juez, estos dichos contradicen la versión de la testigo M. A. F. que dijo que todo empezó cuando un hombre le exigió la moto a Avalos. "La intención de hacerlo aparecer como una tentativa de robo se cae ante la falta de pruebas. Sobre todo por los dichos del imputado, quien se negó a declarar y a denunciar el supuesto atraco. El testimonio (de M. A. F.) tiene una total falta de

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS