Edición Impresa

Una explosión de gas derrumbó dos edificios en Nueva York: dos muertos

Hay varias personas desaparecidas y dos internadas. Los inmuebles eran de cinco pisos, en el Spanish Harlem de Manhattan.

Jueves 13 de Marzo de 2014

Dos edificios de departamentos se derrumbaron ayer a la mañana en el norte de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, tras una explosión provocada por una fuga de gas, dejando al menos dos muertos y 22 heridos y provocando momentos de pánico en el barrio latino de Harlem.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, describió al hecho como "una tragedia de la peor clase", explicando que la policía y los bomberos buscaban aún a un número no determinado de personas.

La fuerte explosión se produjo en la intersección de la avenida Park y la calle 116, en el East Harlem, en Nueva York, donde testigos describieron un estremecimiento como si se hubiera tratado de un terremoto que recordó a algunos el horror de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

De Blasio señaló que un escape de gas fue el responsable de la explosión. "Aproximadamente a las 9.30 ocurrió la gran explosión que destruyó dos edificios; fue causada por una fuga de gas", dijo.

"Un edificio tenía nueve departamentos y el otro seis", precisó el alcalde en una conferencia de prensa cerca del lugar, en pleno Spanish Harlem, un histórico barrio de Manhattan, de mayoría latina.

"Dos personas murieron, dos fueron hospitalizadas en estado crítico, cinco tenían heridas de gravedad y otras 15 heridas leves", señaló a la AFP un vocero de la policía en un nuevo balance que podría agravarse con el correr de las horas.

Los dos inmuebles destruidos, los números 1644 y 1646 de la avenida Park, eran edificios de apartamentos de ladrillo de cinco pisos. Uno tenía una tienda de pianos en el primer piso, el otro una iglesia.

Las veredas de cuadras a la redonda quedaron llenas de vidrios y ventanas rotas. Los testigos dijeron que la explosión fue tan poderosa que tumbó los productos de los estantes en los negocios cercanos.

"Se sintió como si un terremoto hubiera sacudido todo mi edificio", dijo Waldemar Infante, de 24 años, un portero de un edificio residencial cercano que estaba trabajando en el sótano cuando ocurrió la explosión.

"Había pedazos de vidrio por todas partes y todas las tiendas tenían sus ventanas rotas", dijo.

Según el portavoz de la empresa proveedora de gas Con Edison, Bob McGee, fue un residente de un edificio adyacente a los dos que colapsaron quien denunció a las 9.13 que olió gas dentro de su departamento, pero pensó que podía provenir del exterior. Añadió que la empresa de servicios públicos envió dos cuadrillas poco después de las 9.15 pero llegaron poco después de la explosión.

El vocero no quiso hacer otras especulaciones. "Estamos trabajando con los bomberos y revisando las líneas de gas", dijo Mc Gee. "Estamos trabajando para aislar cualquier fuga y asegurar el área".

El vecindario de East Harlem se paralizó mientras la policía montaba barricadas para mantener a los residentes lejos del edificio que todavía arrojaba al aire un humo espeso e irritante para los ojos.

Algunas personas llevaban mascarillas quirúrgicas, mientras otras se cubrían las caras con bufandas o con sus propias manos.

Auxilio. Un portavoz policial explicó que la primera llamada de emergencia reportando la explosión fue recibida a las 9.34.

El departamento de bomberos informó que unas 44 unidades y 168 efectivos acudieron al lugar. Horas después de la explosión una gran columna de humo blanco continuaba elevándose hacia el cielo.

El alcalde De Blasio fue muy medido a la hora de referirse a las personas desaparecidas, explicando que quizás podrían simplemente estar en otro lugar. La ciudad de Nueva York es muy sensible a este tipo de explosiones desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas del World Trade Center que dejaron unos tres mil muertos.

De Blasio, en el lugar del derrumbe, se ubicó al lado de una cascada de metal retorcido y quemado que bloqueaba la acera y cubría autos estacionados.

Concurrió acompañado por el jefe de la policía, Bill Bratton; el comisionado del cuerpo de bomberos, Salvatore Cassano, y la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito.

Puertorriqueña, Mark-Viverito se dirigió a la prensa en español para pedir a los vecinos que no tengan miedo de ponerse en contacto con las autoridades para pedir ayuda.

"No podemos dar un número específico de desaparecidos pero le pedimos a la gente que se comunique con el número de emergencias 311 para reportarse", dijo Mark-Viverito.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS