Edición Impresa

Un venezolano causó pánico en Palermo disparando desde un duodécimo piso

Bajo los efectos del alcohol o psicofármacos, un hombre tiró 15 balazos nueve milímetros desde su departamento. Estuvo atrincherado dos horas hasta que lo detuvo la policía.  

Sábado 01 de Noviembre de 2014

Un hombre de nacionalidad venezolana efectuó ayer 15 disparos desde su departamento del barrio porteño de Palermo, en la zona de Las Cañitas, y permaneció atrincherado durante dos horas hasta que se entregó al irrumpir el grupo táctico de la Policía Federal (PFA).

El tirador se encontraba en un aparente brote psicótico y bajo los efectos de alcohol y psicofármacos y se investiga si todo el episodio estuvo motivado por una pelea que tuvo con su novia o esposa, que lo abandonó.

Angel, el encargado del edificio, graficó a la prensa que al ser detenido el hombre "no sabía lo que decía" y sólo gritaba "que le gustaba Charly García".

Todo comenzó alrededor de las 9.30 cuando se escucharon las primeras detonaciones desde el departamento 12 B de un edificio ubicado en la avenida Luis María Campos 86, frente al Regimiento de Patricios, del Ejército.

El hecho generó una gran conmoción en esa manzana triangular del barrio de Palermo donde Luis María Campos nace de la bifurcación de la avenida Santa Fe y está delimitada por la calle Emilio Ravignani.

Varios llamados al 911 alertaron a la Policía Federal; y los efectivos de la comisaría 31ª, con jurisdicción en la zona, fueron los primeros en llegar para cortar el tránsito e iniciar un diálogo con el sospechoso.

El comisario inspector Jorge Baldo, del Departamento de Comunicación Social de la PFA, explicó a la prensa que con "directivas del secretario de Seguridad, Sergio Berni, se desplegaron los protocolos de seguridad para la reducción de este tipo de personas".

El tirador fue identificado por la PFA como Javier Del Valle Valerio, de 47 años, un ciudadano venezolano que estaba solo en su departamento y, según Baldo, dijo ser comerciante y estar radicado en el país "hace poco tiempo".

Según las fuentes, primero, Del Valle Valerio efectuó entre siete y ocho disparos en la puerta de su propio departamento y, luego, vació el cargador de su pistola Taurus calibre 9 milímetros tirando hacia el exterior desde un ventanal o del balcón terraza de su departamento.

"No se ha producido una desgracia de casualidad porque varios de esos disparos, que fueron aproximadamente quince, salieron por la puerta del inmueble como también por la ventana, aunque afortunadamente no hubo heridos", contó el comisario inspector Baldo.

La PFA realizó un amplio operativo en la cuadra y en el edificio del tirador donde, a través del portero eléctrico o tocando puerta por puerta, le advirtió a los vecinos que no salieran de sus casas por precaución.

Un vecino de otro edificio alcanzó a fotografiar con su teléfono celular al tirador y difundió la imagen en las redes sociales, cuando éste salió a la terraza.

Al lugar llegaron los especialistas del Grupo Especial de Operaciones Federales (Geof) con un negociador que intentó convencer al hombre para que se entregara.

"Estaba muy alterado. Bajo los efectos del alcohol o alguna droga y no podía mantener un diálogo coherente", dijo un jefe policial.

Al principio el hombre le dijo a la Policía que iba a abrir pero estaba tan mal que no le embocaba a la cerradura y se le caían las llaves de la mano.

Si bien en un principio se informó que el hombre había discutido con su pareja y había empezado a disparar cuando ella se fue, esto no fue confirmado. Baldo explicó que "estaba solo en su departamento" y que "lo que él dijo, pero hay que confirmar, es que su novia o esposa se había ido de viaje a Miami".

La fiscal de la causa, Viviana Fein, dijo que "el agresor comenzó a disparar luego de un supuesto abandono por parte de su novia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario