Edición Impresa

Un empresario porteño murió jugando al fútbol

Horacio Mazza, de 47 años, marido de la conductora Dolores Cahen D’Anvers, se descompensó en una canchita de barrio Parque.  

Miércoles 24 de Septiembre de 2014

El arquitecto Horacio Mazza, esposo de la conductora Dolores Cahen D’Anvers, murió a los 47 años como consecuencia de un ataque cardíaco. El dueño de la empresa Simple SRL & Horacio Mazza sufrió la crisis fatal en la noche del lunes mientras jugaba al fútbol en barrio Parque, en las canchitas de la calle Ocampo de la ciudad de Buenos Aires.

Mazza, al sufrir una severa descompensación, fue llevado con premura al hospital Fernández, donde fue sometido a una cirugía de emergencia de la cual no sobrevivió.

Dolores Cahen D’Anvers es conduce el programa Red Salud, por la TV Pública, de lunes a viernes, a las 10. Además, se ocupa de la crianza de sus hijos Simón, Isidro y Rufino, que tuvo con Mazza, su marido desde hace 17 años.

Mazza se metió de lleno en el mundo de la construcción a los 25 años, a poco de haberse recibido, con un estudio de arquitectura, decoración y servicios de reparación que fue el germen inicial de su empresa Simple & Horacio Mazza.

A los 33 años se convirtió en un emprendedor con gran proyección. En 2000 fundó la compañía Simple, que en su origen apuntaba a ofrecer soluciones sencillas para la construcción de casas. “Ofrecemos casas para llevar”, decía Mazza en una de sus primeras notas periodísticas. “Tenemos cuatro modelos de viviendas diferentes y le evitamos a la gente todas las molestias que anteceden al inicio de una obra. Además, le ayudamos a reducir los costos en un cincuenta por ciento. Nosotros cobramos la mitad que un estudio de arquitectura tradicional y les damos más servicios”, explicó en esa oportunidad sobre su flamante empresa.

Se casó con Dolores, periodista, sobrina de Mónica Cahen D’Anvers y hermana de la diseñadora Paula Cahen D’Anvers, en 1997. Dos años y medio después llegó su primer hijo, Simón y tres años después, los mellizos Isidro y Rufino.

Se trata de un nuevo caso donde un persona muere mientras realizaba una actividad física en forma recreativa. El pasado miércoles 10, un joven de 22 años murió cuando participaba de una clase de boxeo en un gimnasio del barrio Libertad, de Mar del Plata. El joven participaba sin sobresaltos de una clase de boxeo hasta que sufrió una descompensación, cayó al suelo desmayado y murió mientras era trasladado en una ambulancia a un hospital .

A fines de julio pasado, otro joven murió en un gimnasio en momentos en que participaba de una clase de CrossFit, en el barrio porteño de Recoleta.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario